Presupuestos País Vasco

PNV y PSE-EE sacan adelante el primer presupuesto de la legislatura sin incorporar ni una enmienda de la oposición

La cuentas diseñadas para luchar contra la pandemia triplican la deuda y elevan el déficit al 2,2%

L. RICO

El Parlamento vasco ha aprobado los primeros presupuestos de la XII legislatura con la mayoría absoluta de los dos partidos que sustentan al Gobierno, PNV y PSE-EE y los votos en contra de la oposición. Se trata de los presupuestos más elevados de la historia con 12.442 millones de euros gracias al déficit y al endeudamiento que incorporan en un contexto de caída de los ingresos debido a la pandemia, y a la crisis económica que ha generado. Los mismos partidos que rechazaron las cuatro enmiendas a la totalidad, le han dado este jueves al Ejecutivo la principal herramienta para luchar contra las consecuencias de la pandemia, en medio de las críticas de EH Bildu, Elkarrekin Podemos-IU, PP+Cs y Vox, que lo consideran insuficiente, por razones en ocasiones opuestas. Todos han criticado además la falta de voluntad negociadora de los peneuvistas, que se puede comprobar porque el texto aprobado hoy es el mismo que salió del Gobierno. No ha sido admitida ni una sola de las 1.300 enmiendas parciales. El presupuesto es un 5,7% superior al de 2020; eleva el gasto real en 770 millones de euros (+7,1%) gracias a la relajación del déficit hasta el 2,2% y al aumento del endeudamiento, que prácticamente se triplica al autorizar emisiones por 1.784 millones de euros.

“Gana el Gobierno pero pierde la gente” ha criticado el principal partido de la oposición EH Bildu. Su portavoz, Josu Estarrona, ha dicho que los presupuestos “son insuficientes en diciembre, obsoletos en enero y caducados en febrero” y ha explicado que las necesidades de la ciudadanía no entran en el mercado presupuestario de este Gobierno. “Es necesaria una tasa Covid extraordinaria” que eleve los tipos impositivos a personas y empresas con mayor poder adquisitivo, en el marco de una reforma fiscal más progresiva y equitativa ante una crisis” que está poniendo en juego no solo el presente sino “también el futuro”, ha dicho.

Desde Elkarrekin Podemos-IU, su portavoz, Miren Gorrotxategi, ha calificado de “simulacro” la negociación abierta por el Gobierno Vasco y ha denunciado que los presupuestos no refuerzan el sector público, especialmente en sanidad y educación, ni la RGI ni el ámbito de los cuidados cuando ahora más que nunca se requiere inversión en estos ámbitos. Su compañero de grupo Jon Hernández también ha reprochado que las cuentas no sirvan para combatir la pérdida de empleo, ni para reducir la temporalidad en el sector público y ha vuelto a reivindicar una reforma fiscal para que paguen más quienes más tienen.

Luis Gordillo (PP+Cs) ha culpado al Gobierno de haber perdido la oportunidad para reactivar la economía y el empleo, y ha acusado a PNV y PSE y al Ejecutivo de “soberbia política” y de aplicar el rodillo. Ha hecho una defensa de ayudas directas a los hosteleros y otros autónomos, de más inversión en Osakidetza y de defensa de la educación concertada, aunque ha vuelto a tender la mano al Ejecutivo “para salvar vidas, empleos y reactivar la economía”. La única parlamentaria del partido de extrema derecha Vox, Amaia Martínez, ha tachado los presupuestos de “propaganda ideológica”.

PNV y PSE-EE los han defendido. Itxaso Berrojalbiz (PNV) ha argumentado que el Gobierno vasco va a dedicar todos sus esfuerzos para proteger a la ciudadanía e impulsar la economía. “Quien no quiera ver esto no está actuando con honestidad” ha dicho, al tiempo que ha valorado la predisposición de Elkarrekin Podemos-IU a negociar, en contra de la postura del resto de los grupos. Sonia Pérez, del PSE, ha incidido en que el Ejecutivo va a utilizar todos los instrumentos del autogobierno para reforzar las estructuras económicas y la cohesión social.


Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50