OPERACIÓN KITCHEN

El juez interroga a Bárcenas para saber quién del PP le recomendó contratar al chófer que le espió

La declaración se produce dentro de una subpieza secreta en la que el confidente de la policía ha facilitado nueva información

Luis Bárcenas, extesorero del Partido Popular, a su llegada a la Audiencia Nacional en 2016.
Luis Bárcenas, extesorero del Partido Popular, a su llegada a la Audiencia Nacional en 2016.Álvaro García

El juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, instructor del caso Kitchen, toma de nuevo declaración como perjudicado este viernes al extesorero del PP Luis Bárcenas, víctima de la trama policial conocida como “Operación Kitchen” que supuestamente quiso arrebatarle en 2013 la información comprometedora para la formación conservadora que Bárcenas atesoraba tras estallar el escándalo de la caja b.

El extesorero declara por videoconferencia desde la prisión de Soto del Real (Madrid), donde cumple condena por el caso Gürtel, para explicar los detalles sobre la contratación como chófer, en febrero de aquel año, de Sergio Ríos, quien se convirtió poco después en el confidente de los agentes que espiaron de manera ilegal a él y a su entorno, según ha adelantado la cadena SER y ha confirmado EL PAÍS en fuentes jurídicas.

La declaración de Bárcenas se produce dentro de una subpieza del caso Kitchen que está declarada secreta y en la que se investigan los nuevos datos aportados por el propio chófer, quien ha decidido recientemente colaborar con la justicia. En un reciente registro de la vivienda de Ríos, la policía localizó una memoria USB con fotografías de personas a las que la trama policial había detectado en sus seguimientos al entorno de Bárcenas para que el confidente los identificase, así como un disco duro con información supuestamente facilitada por agentes implicados.

Contratación como chófer

Los investigadores sospechan que fueron personas del propio PP las que aconsejaron al extesorero que contratara a Ríos como conductor personal, tras su despido del partido. De hecho, el chófer conocía a uno de los principales implicados, el comisario Andrés Gómez Gordo, quien finalmente lo captó como confidente. Gómez Gordo trabajaba en aquel momento de asesor para la entonces presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal. Para este viernes, también está llamado a declarar Guillermo Bárcenas, hijo del tesorero, que en aquellos meses mantuvo un trato estrecho con Ríos.

Ríos fichó como chófer de Bárcenas en febrero de 2013. El extesorero atravesaba en aquel periodo su peor momento en el partido. La investigación del caso Gürtel había destapado sus cuentas ocultas en Suiza —donde ha llegado a acumular casi 50 millones de euros—, salió a la luz, tras la publicación en EL PAÍS, la contabilidad secreta que durante años había llevado de su puño y letra, y había sido despedido “en diferido” por su partido, como aseguró De Cospedal. Cuatro meses después de aquello, Bárcenas ingresó en prisión y Ríos permaneció al servicio de la mujer del extesorero, Rosalía Iglesias. La trama le pagó durante meses con fondos reservados por su labor de confidente e, incluso, le facilitó después su entrada en la Policía Nacional.

Bárcenas ya declaró como perjudicado ante el juez del caso Kitchen en febrero de 2019. Entonces, el antiguo responsable de las cuentas del PP detalló los seguimientos que supuestamente sufrió en la cárcel de Soto del Real. “Estoy absolutamente convencido de que durante mi estancia en prisión mis conversaciones con Javier Gómez de Liaño [su abogado] se grababan. De todos los locutorios que hay en ese centro hay tres que están preparados para grabar conversaciones y una prueba clarísima de que era así es que yo me iba a otro que no fuese uno de esos tres y un funcionario salía y decía ‘colóquese en este’. Siempre en esos tres”, expuso ante el magistrado.

“Ahora que conocemos la existencia de esta operación”, prosiguió, en alusión a la Operación Kitchen, “no me extrañaría que el ministro del Interior y la institución correspondiente [ordenase] al señor de Instituciones Penitenciarías y él a su vez al que correspondiese para que ese tipo de control se me hiciese”, añadió. Entonces, Bárcenas aseguró que ya intuía en aquel momento que su chófer accedió a su tableta y al móvil. La investigación ha revelado que, efectivamente, Ríos facilitó a la trama Kitchen dos teléfonos para que accedieran a su contenido.

Más información

Lo más visto en...

Top 50