ETA

Interior anuncia el traslado de cuatro presos de ETA a cárceles de Madrid y Zaragoza

La Secretaria General de Instituciones Penitenciarias ha aprobado la clasificación en tercer grado de Urko Labeaga García

Varios manifestantes en el centro de Pamplona reclaman el acercamiento de los presos de ETA a sus lugares de origen
Varios manifestantes en el centro de Pamplona reclaman el acercamiento de los presos de ETA a sus lugares de origenJesús Diges / EFE

Otros cuatro presos de la banda terrorista ETA serán trasladados a cárceles más próximas al País Vasco. Concretamente a la prisión de Daroca (Zaragoza) y a la de Madrid VI (Aranjuez), según ha dispuesto este viernes la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias. Los reclusos, condenados por terrorismo, son Asier Bengoa López de Armentia, Faustino Marcos Álvarez y la pareja formada por Idoia Mendizabal Múgica y Jon González González.

Bengoa López de Armentia, que hasta ahora cumplía sus siete años de condena en la cárcel de Herrera de la Mancha, y que ingresó en prisión en 2019 condenado por el delito de colaboración con banda armada.

Marcos Álvarez, con 12 años por delitos de colaboración con banda armada, tenencia ilícita de armas y falsificación de documento público en el mismo centro de Herrera.

Mendizabal Múgica, con una condena de 25 años por los delitos de pertenencia a banda armada, estragos, atentado, asesinato, incendio y depósito de armas y municiones. En su caso se le mantendrá en el primer grado —el más duro— pero flexibilizado por el artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario, y pasará de Valencia a Madrid.

González González, con otros 25 años de pena desde septiembre de 2011 por delitos de colaboración con banda armada, estragos, asesinato, terrorismo, detención ilegal, robo y hurto de vehículos. También cambiará la prisión de Valencia por la de Madrid.

La institución también ha resuelto la progresión a tercer grado de Urko Labeaga García, que ingresó en 1998 y cumple 25 años en la prisión de Asturias por los delitos de pertenencia a banda armada y estragos. La decisión llega después de que este expresara su rechazo a la violencia y haya lamentado el dolor causado.

Estos últimos traslados se enmarcan en la política penitenciaria del Gobierno de Pedro Sánchez, tras la disolución total de ETA en 2018. Aproximadamente, medio centenar de reclusos etarras han sido acercados a cárceles próximas al País Vasco durante la presidencia de Sánchez. Una política que ha sido criticada por los colectivos de víctimas por considerar que no se trata de traslados “puntuales”, como anunció Interior en su momento, sino “generalizados”.

De hecho, la Asociación de Víctimas del Terrorismo, por su parte, ha mostrado su “absoluto rechazo a esta dinámica de traslados descontrolada” y ha solicitado una reunión con el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Más información

Lo más visto en...

Top 50