Iñaki Urdangarin

El juez da la razón a Iñaki Urdangarin y le deja a un paso de la semilibertad

El magistrado acepta el recurso del cuñado del Rey, al que clasifica en tercer grado

Iñaki Urdangarin sale del centro en Pozuelo de Alarcón (Madrid), el pasado julio.
Iñaki Urdangarin sale del centro en Pozuelo de Alarcón (Madrid), el pasado julio.GAA / GTRES

Iñaki Urdangarin acaba de lograr una importante victoria en los tribunales y se encuentra cada vez más cerca de quedar en situación de semilibertad. El juez Florencio de Marcos ha aceptado el recurso que presentó contra la decisión de Prisiones de mantenerlo en segundo grado y no clasificarlo en tercero, una condición que permite ir a la cárcel solo a dormir de lunes a jueves. A través de un auto fechado este mismo jueves, el magistrado da la razón al cuñado del rey Felipe VI y ordena que progrese a tercer grado, aunque no podrá disfrutar de ese estatus hasta que la resolución sea firme —la Fiscalía se opuso a esta medida y, por tanto, tiene la posibilidad de recurrir—.

De Marcos recuerda que la junta de tratamiento de la prisión de Brieva (Ávila), donde cumple condena de cinco años y 10 meses por el caso Nóos, acordó por mayoría proponer que Urdangarin pasara a tercer grado al entender que existía una “positiva trayectoria penitenciaria y la existencia de una oferta laboral”. Una medida que después rechazó la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, dependiente del Ministerio del Interior, y que ahora acepta el responsable del juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de Valladolid.

Entre los argumentos esgrimidos para tumbar la resolución de Prisiones, el juez no solo incide en los “factores positivos” subrayados por la junta de tratamiento, sino que apunta que el yerno de Juan Carlos I ha pagado el importe que se le impuso en concepto de responsabilidad. Y además, añade, se encuentra actualmente cumpliendo un régimen de “absoluto aislamiento” en la prisión. “Que se le ha impuesto por razones de seguridad y no como trato de favor”, destaca el magistrado, que ya aprobó el pasado agosto que Urdangarin pudiera disfrutar de un fin de semana de permiso al mes.

“Esta forma de cumplimiento impuesta por la Administración eleva, sin duda, el grado de aflicción de la sanción penal por encima del que le correspondería al recurrente”, prosigue De Marcos, que considera esta situación una de las claves a valorar a la hora de darle la razón al marido de Cristina de Borbón. Además, apostilla, ya lleva dos años y dos meses en la cárcel. “Esto es algo más de un tercio de la condena”.

La resolución judicial recuerda también, a título de ejemplo, el caso de Rafael Vera, el ex secretario de Estado de Seguridad condenado por la guerra sucia del caso GAL, al que se progresó a tercer grado cuando solo llevaba cumplido un año y seis meses de la pena. Es decir, remacha el magistrado, “sin tener cumplida la cuarta parte de la condena siquiera”.

Más información

Lo más visto en...

Top 50