Juan Carlos I

Pedro Sánchez defiende a la Casa del Rey: “Aquí no se juzga a instituciones, se juzga a personas”

El presidente del Gobierno se muestra satisfecho por las medidas tomadas por Felipe VI: “España necesita estabilidad e instituciones robustas”

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este mediodía en el Palacio de la Moncloa. En vídeo, sus declaraciones sobre Juan Carlos I: "Se juzga a las personas, no a las instituciones".OLMO CALVO (VÍDEO: EPV)
Anabel Diez

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se opondrá rotundamente a quienes planteen abrir el debate sobre monarquía o república al calor de las irregularidades financieras de Juan Carlos I y su salida de España. El jefe del Ejecutivo apela a mantener la fortaleza de las instituciones, y singularmente la Corona, en medio de la crisis de la covid-19. Frente a sus socios de gobierno de Podemos, que han elevado sus críticas a la monarquía tras la marcha del rey emérito, Sánchez proclamó este martes que “el pacto constitucional está plenamente vigente” y en él está “la monarquía constitucional”.

La salida de España de Juan Carlos I tras el escándalo de sus supuestas irregularidades financieras, investigadas por la justicia en España y Suiza, ha abierto una nueva fisura entre las fuerzas políticas. Los partidos independentistas y Unidas Podemos ven en este episodio la oportunidad de abrir el debate de la forma de Estado. El auge del republicanismo ya planeó en 2012, cuando, en plena crisis económica, se conoció la estancia del anterior rey en Botsuana junto a su amiga Corinna Larsen, en una cacería de elefantes. Su reputación ya no se enderezó y abdicó en junio de 2014, en una operación en la que el PP y el PSOE estuvieron en primera línea de defensa de la institución.

Entonces gobernaba el PP, ahora el PSOE, en coalición con Unidas Podemos. Pero a pesar de la postura de sus socios de Ejecutivo, la defensa de la monarquía por parte de Sánchez no deja lugar a dudas. Este martes, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros para despedir el curso político, el presidente alabó la decisión de Felipe VI de “distanciarse” de las “supuestas conductas cuestionables y reprobables” de su padre. No hay debate para Sánchez, que considera “plenamente vigente” el pacto constitucional de 1978, del que forma parte “la monarquía constitucional”. Si hay hechos delictivos o irregulares afectarán a Juan Carlos de Borbón, no a la Corona como institución. “Se juzgan personas, no instituciones”, proclamó Sánchez.

Su balance de siete meses de Gobierno quedó sepultado ante el interés de conocer detalles sobre la salida del rey emérito. Sánchez se amparó en el carácter confidencial de las reuniones entre el jefe del Estado y el presidente del Gobierno y esquivó las preguntas sobre a qué país ha decidido trasladarse Juan Carlos I o quién pagará su servicio de seguridad y otros gastos. El interés de Sánchez era lanzar un mensaje claro en defensa de la monarquía constitucional, porque, según él, no existen motivos para ponerla en jaque y, hacerlo, además, generaría una inestabilidad indeseable en plena crisis sanitaria y económica por la pandemia.

“España necesita estabilidad e instituciones robustas”, afirmó Sánchez, que consideró “adecuada” la línea emprendida por el Rey. “Felipe VI está tomando medidas de transparencia y ejemplaridad que todos los españoles deben valorar”, señaló. “Siempre he defendido que para que haya una democracia fuerte, sus instituciones tienen que ser robustas y las decisiones del Rey van en esa dirección”, insistió.

El presidente y el Monarca han hablado de cómo actuar ante las nuevas revelaciones sobre sociedades y cantidades millonarias ajenas al fisco español de Juan Carlos I. Pero ahora están exclusivamente centrados en vencer el desapego hacia la Corona que pueda haber en la opinión pública. Los partidos republicanos ya lo manifiestan a las claras. Sánchez expresó el “absoluto respeto” del Gobierno por las decisiones de la Casa Real sobre el rey emérito. A la aceptación —o quizá la sugerencia— de don Felipe de la salida de España de Juan Carlos I, se suma la decisión del Monarca de renunciar a la herencia de su padre, lo que supone dar por bueno que tiene dinero obtenido de forma dudosa, y retirarle su asignación económica. .

La situación no es fácil para el presidente del Gobierno, por cuanto su defensa de la monarquía choca con la posición de sus socios en el Ejecutivo, beligerantes siempre con la institución real y mucho más con la actuación presuntamente irregular del anterior monarca. Pero, hoy por hoy, como ocurre desde hace 40 años, la cúpula del PSOE defiende la monarquía constitucional.

Frente a la posición del sector mayoritario del Gobierno, los partidos nacionalistas e independentistas que consintieron la investidura de Sánchez y sus propios socios en el Ejecutivo, encabezados por el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y la ministra de Igualdad, Irene Montero, consideran “indigna” la “huida” de España del anterior monarca. “El secreto y la confidencialidad” de los despachos con el Rey fueron esgrimidos varias veces por Sánchez para justificar que no tiene por qué dar a conocer ni a sus socios ni a nadie lo que ambos tratan. Y es que el presidente del Gobierno no informó ni a Unidas Podemos ni al PP ni a Ciudadanos de que el rey emérito iba a abandonar España.

Pablo Iglesias, vicepresidente y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, durante una rueda de prensa. En vídeo, Iglesias critica la salida de España del Rey Juan Carlos I. FOTO: EUROPA PRESS / VÍDEO: ATLAS

La jornada de este martes era la prevista para que Sánchez diera cuenta del balance de sus siete meses de Gobierno de coalición, pero se cruzaron la cuestión real y los enfrentamientos con Unidas Podemos, estos últimos por varias razones, entre ellas, la Monarquía y la relación que el PSOE cultiva con Ciudadanos. El sector de Podemos en el Gobierno se desvinculó de los contactos entre el Ejecutivo y la Casa del Rey para la salida de España de Juan Carlos I. Esa decisión, afirmó este martes Irene Montero, “no la ha tomado” el Gobierno de coalición: “Puede ser que haya sido el PSOE desde La Moncloa”, apostilló la ministra en la Cadena SER. Iglesias remachó las críticas en otra entrevista en Tele 5. Reconoció que en el Parlamento no hay apoyo suficiente para cambiar la forma de Estado, pero profetizó: “Tarde o temprano, los jóvenes impulsarán una república en España”.

Estos días van a proliferar iniciativas parlamentarias sobre Juan Carlos I y Felipe VI, sobre empresas que pudieron premiar al primero por supuestas gestiones, además de la reclamación a la Fiscalía para que se mantengan las investigaciones. Unidas Podemos coincidirá con algunas de ellas y se producirá la situación de que el PSOE votará contra las propuestas de sus aliados. Sánchez acoge estas divergencias con aparente naturalidad. “Somos dos fuerzas diferentes, con posiciones dispares en muchos temas”, recordó. En ese punto, Iglesias sí que se expresó en términos parecidos. Señaló que “a nadie puede sorprender que haya discrepancias” entre dos partidos diferentes, pero apostilló que “el Gobierno de coalición tiene muchos años por delante”. “Cuando en el marco de la coalición hay una situación molesta”, apuntó el vicepresidente segundo, “eso lo resolvemos Pedro Sánchez y yo”.


Más información

Lo más visto en...

Top 50