La crisis del coronavirus

El PP se descuelga del pacto económico del Congreso pese a la presión de La Moncloa y la patronal

Los populares reprochan al Gobierno que no aceptó sus principales enmiendas ni fijar ya una senda de estabilidad presupuestaria

Plenario de la comisión de reconstrucción económica y social del Congreso.
Plenario de la comisión de reconstrucción económica y social del Congreso.Congreso de los Diputados

Habrá pactos este viernes en la comisión de reconstrucción en el Congreso, pero no hay acuerdo entre el Gobierno y el PP sobre las medidas de reactivación económica. Los populares se quejan de que el Ejecutivo nunca ha querido debatir sus principales recetas para salir de esta crisis, en particular la fijación de una senda de estabilidad presupuestaria “bien sustentada” en el plazo más breve posible. El PSOE acusa al PP de encastillarse en posiciones muy ideologizadas cuando Bruselas aún no ha dado la más mínima indicación sobre el ajuste que pedirá en 2021.

El miércoles a última hora de la tarde, cuando los grupos de trabajo en los que se dividió la comisión de reconstrucción del Congreso daban los coletazos finales al jeroglífico de la transacción de cientos de enmiendas ya casi sin tiempo para debates, el portavoz económico del PSOE, Pedro Casares, se dirigió a su homóloga del PP, Elvira Rodríguez, y le concedió que iban a aceptarle seis propuestas más a la única hasta entonces asumida para que no pudiera argumentar que no tenían buena disposición para negociar. El PP había registrado 69 enmiendas al texto económico previamente pactado por el PSOE y Unidas Podemos, lleno de posiciones más bien generales para evitar en teoría encontronazos ideológicos imposibles de salvar. Ese gesto tampoco sirvió de mucho.

Las divergencias entre la coalición de Gobierno y el PP son notables y están lejos aún de acuerdos globales, sobre todo en política fiscal. El dictamen del PSOE y Podemos aboga por reducir la brecha fiscal con relación a la media europea, siete puntos de PIB que equivalen a 80.000 millones al año y abrir la puerta a subidas de impuestos.

Para los populares, todo lo que suene a incrementos fiscales sigue siendo anatema. En un mitin en Ourense, Pablo Casado insistió ayer en la necesidad de rebajar impuestos —pese a que el déficit tras la pandemia puede irse por encima del 10% del PIB y la deuda al 120%— y concluyó tras criticar las malas cifras de paro: “No vamos en la buena dirección”. Por contra, el presidente Pedro Sánchez reiteró que ve inevitable una reforma fiscal con subidas en los tramos más altos del IRPF y en los tributos que pagan las grandes empresas.

Sánchez convocará hoy en La Moncloa a los agentes sociales —para visualizar su buen entendimiento— mientras se celebra la sesión de la comisión de reconstrucción en la que quedará en evidencia el desmarque del PP.

Los populares esgrimen que no pueden aceptar esa afirmación genérica sobre reducir la brecha fiscal con la UE “sin precisar ni cómo ni dónde” y sostienen que ni con la tasa Google (sobre las empresas digitales) ni con la tasa Tobin (sobre las transacciones financieras) ni con el llamado impuesto a los ricos (la subida a las rentas más altas del IRPF que promueve el PSOE, o la nueva figura para grandes patrimonios de Podemos) se podrá recortar esa diferencia impositiva con Europa. La popular Elvira Rodríguez defiende que cuestionar esa idea no es ideológico ni de derechas, como le reprochó el PSOE para rechazar su planteamiento cuando requirió “en el plazo más breve posible una senda de estabilidad presupuestaria bien sustentada”. La senda de estabilidad marca el camino para los Presupuestos. El Gobierno está a la espera de conocer cuáles serán los ajustes que reclamará Bruselas para 2021 y argumenta que sin esa clave no es posible fijar una senda creíble.

Al PP tampoco le han gustado las formas en esta negociación, ni la presión de La Moncloa ni la coincidencia de la sesión en el Congreso de esta comisión con el pacto con los agentes sociales. Los populares creen que no ha habido oportunidad de discutir realmente sus posiciones y que los datos de las enmiendas aceptadas por PSOE y Podemos demuestran cuáles son sus preferencias. La coalición ha asumido 11 de las 28 enmiendas de Teruel Existe; cuatro de las 21 de Coalición Canaria; ocho de 17 de Compromís; seis de 45 de ERC; 13 de 36 de Ciudadanos; 13 de 40 de Junts; 17 de 58 del PNV; ninguna de Bildu; 13 de 35 de Más País. Y solo siete de 69 del PP.

Los responsables en la comisión de reconstrucción del PP, Ana Pastor y Guillermo Mariscal, se citaron ayer a última hora con una delegación del PSOE (Adriana Lastra y Rafael Simancas) y de Moncloa (Félix Bolaños y José Antonio Montilla) para un último intento de acuerdo global sobre los cuatro documentos en discusión. No hubo ocasión pese al acercamiento. El PP no aceptó ninguno. El PSOE lamentó con frustración ese bloqueo. Fuentes de la dirección popular matizaron que no dan por roto nada, que los canales siguen abiertos y continuarán con los contactos no solo hasta la comisión de hoy sino incluso hasta el debate del texto final en pleno tras las elecciones del 12-J que podría celebrarse sobre el 20 de julio.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

Más información

Lo más visto en...

Top 50