Un cartel en la manifestación antirracista celebrada este domingo en la Puerta del Sol, en Madrid, muestra el lema "I can't breathe" (No puedo respirar), las últimas palabras de George Floyd.
Un cartel en la manifestación antirracista celebrada este domingo en la Puerta del Sol, en Madrid, muestra el lema "I can't breathe" (No puedo respirar), las últimas palabras de George Floyd.Rodrigo Jiménez / EFE
George Floyd

Vox pide que se investiguen las “manifestaciones ilegales” contra el racismo

El partido ultra lanza una campaña de “consumo patriótico” para comprar solo productos españoles

El portavoz de Vox, Jorge Buxadé, ha pedido este lunes que se abra una investigación sobre las “manifestaciones ilegales” celebradas este fin de semana en Madrid y Barcelona en homenaje al ciudadano afroamericano George Floyd, asfixiado por un policía en Minneapolis (Estados Unidos).

Buxadé ha asegurado que la manifestación de Madrid desbordó la autorización que tenía concedida (concentración de 200 personas ante la Embajada estadounidense) y se ha quejado de que los medios de comunicación no hayan destacado el incumplimiento de las normas de distanciamiento social, al contrario de lo que sucedió con la marcha en vehículos convocada por Vox el pasado 23 de mayo.

Lo cierto es que en las marchas antirracistas no se cumplieron las recomendaciones para evitar contagios, como reconocieron el presidente Pedro Sánchez y el ministro de Sanidad, Salvador Illa. “Lo que pido para una manifestación lo exijo para otras. Que se cumpla con la distancia social y no pongamos en riesgo la salud de todos”, dijo el presidente. ”Desde el más profundo respeto a toda reivindicación democrática, quiero recordar que el virus está ahí”, remachó el ministro.

Aunque Buxadé ha asegurado lo contrario, tampoco se respetaron las distancias en la marcha de Vox en Madrid ya que, ante el monumental atasco que se generó, los manifestantes se bajaron de los vehículos y se relacionaron entre sí; ni tampoco en las caceroladas en la calle que se han repetido en muchos barrios a las 21.00 de cada día. Hasta ahora no se ha investigado el incumplimiento de las normas sanitarias en ninguna de esas concentraciones.

El portavoz de Vox, Jorge Buxadé. En vídeo, Buxadé carga este lunes contra las manifestaciones antirracistas en España.EP

Vox asegura que las marchas antirracistas que se han extendido por todo el mundo forman parte de una “guerra global” en la que el partido ultra se alinea con el presidente Donald Trump en su defensa de “la libertad, la propiedad privada y el orden”. Y ha acusado al expresidente José Luis Rodríguez Zapatero de “llamar a una rebelión que produzca una ruptura del orden social en Estados Unidos” porque, en una intervención ante el Grupo de Puebla, que agrupa a líderes de la izquierda latinoamericana, pidió que China y la UE se coordinen para "poner a Estados Unidos en una situación imposible” que le obligue a volver a las instituciones multilaterales (Naciones Unidas, Organización Mundial de la Salud, Organización Mundial de Comercio, etcétera) a las que ha dado la espalda.

El partido ultra ha lanzado este fin de semana una campaña de “consumo patriótico”, bajo el lema “Lo nuestro primero” (copia del American First de Trump), que llama a consumir productos y servicios españoles y a hacer turismo sin salir de España. Buxadé ha asegurado que Vox ha lanzado esta campaña ante la “dejación” del Gobierno, al que correspondería hacerlo. En realidad, el Gobierno difícilmente podría pedir que se consuman productos españoles, y no de los socios europeos, en un momento en que Europa debe aprobar la concesión a España de 140.000 millones de euros en subvenciones y créditos blandos con el argumento de salvaguardar el mercado único europeo y evitar su fragmentación en mercados nacionales.

Buxadé ha calificado de “escándalo” la decisión de la Fiscalía de rebajar la petición de pena a Josep Lluis Trapero, exjefe de los Mossos d’ Esquadra, pero no ha querido opinar sobre la apertura de una investigación en torno al supuesto cobro de comisiones del AVE a La Meca por parte del Rey emérito, alegando que las actuaciones del ministerio público están bajo sospecha por la injerencia del Gobierno.

Más información

Lo más visto en...

Top 50