la crisis del coronavirus

La protesta de Vox en Madrid acaba en un monumental atasco que incumple las medidas sanitarias

6.000 coches y motos colapsan el centro de la capital convocados por el partido ultra

Vehículos que participan en la manifestación convocada por Vox, este sábado en la plaza de Cibeles de Madrid. En vídeo, imágenes de la protesta. JAIME VILLANUEVA / ATLAS

Para caminar por el barrio de Salamanca esta mañana era imprescindible la mascarilla. Y no solo porque resultaba imposible mantener la distancia social de dos metros, sino por el fuerte olor a gasolina que impregnaba el ambiente. Al llegar a la Puerta de Alcalá, motoristas con banderas de España hacían bramar a máxima potencia sus máquinas de gran cilindrada y algunos viandantes aplaudían.

Como era previsible, la denominada “caravana de la libertad” convocada por Vox en la capital para pedir la dimisión de Pedro Sánchez ha provocado un monumental atasco. La Delegación del Gobierno ha estimado en 6.000 el número de vehículos (15.000 manifestantes a 2,5 ocupantes de media), pero este cálculo se refiere solo a la zona autorizada, cuya capacidad máxima era de 2.820 turismos, sin contar todos los que se quedaron fuera.

Desde una hora antes del inicio de la marcha, los coches se agolpaban en la plaza de Cibeles. Los había de todas clases, pero abundaban los de gama alta: BMW, Mercedes y 4x4, entre otros. A la hora prevista para ponerse en marcha, una señora avisaba: “Ya está atascada la calle Serrano, de aquí no nos movemos un metro”. En efecto, desde el principio hasta el final del trayecto autorizado por la Delegación del Gobierno (1,5 kilómetros) era ya un tapón.

En teoría, la concentración se había convocado a bordo de vehículos, porque así se evitaba que la aglomeración de personas propiciara un rebrote de la pandemia. Pero con más de 30 grados y a pleno sol no hay quien aguante dentro del coche; salvo los afortunados que iban en descapotable, que eran unos cuantos. Así que la gente empezó a bajar de su vehículo y a platicar con el vecino, saltándose las medidas de seguridad sanitaria. Los guardias municipales que había en la zona les pedían que se pusieran la mascarilla.

En la plaza de Colón, desde lo alto de un autobús de dos pisos sin techo, saludaron juntos los máximos dirigentes de Vox: el presidente, Santiago Abascal; el secretario general, Javier Ortega Smith; el portavoz parlamentario, Iván Espinosa de los Monteros; la líder regional, Rocío Monasterio; y la secretaria general del grupo parlamentario, Macarena Olona. A su lado, se lanzaron botes de humo con los colores de la bandera de España, a imitación de la que dibujan en el cielo los reactores de la Patrulla Águila.

Hostigado un equipo de TVE y agredido un fotógrafo de ‘La Razón’ por manifestantes

Detrás, cientos de motos, miles de coches y apenas unas pocas bicicletas. Una chica dominicana presumía de ser la única que pedaleaba. No era verdad, aunque no pasaban de la decena. La imagen parecía más propia de una manifestación en favor de la libre quema de combustibles fósiles.

Abascal hizo una arenga a sus seguidores trasmitida en directo por EsRadio, la emisora de Federico de Jiménez Losantos, y El Toro TV, el canal oficioso del partido ultra. El líder de Vox arremetió contra el vicepresidente Pablo Iglesias, al que calificó de “nuevo comunista de coleta larga y entendimiento corto” y llamó a sus partidarios a “permanecer en la calle”, manteniendo las protestas diarias contra el Gobierno, pese a la amenaza de “multas ilegales”, aunque agregó manteniendo todas las medidas de seguridad como hasta ahora.

Aunque muchos vehículos tenían sintonizada la emisora, la arenga de Abascal apenas resultó audible, pues en ningún momento cesó el tronar de los cláxones. La Puerta de Alcalá, punto final de la marcha, luce un gran crespón negro por los más de 28.000 muertos que se ha cobrado hasta ahora la pandemia en España, pero el ambiente no era de luto, sino de júbilo. “Esto es impresionante, lo más parecido que he visto a esto es cuando ganamos la copa del mundo. Gente por la calle, cívicamente, expresando con toda alegría su derecho a protestar”, en palabras de Espinosa de los Monteros. Hora y media después de comenzada la marcha, un puñado de coches seguía dando vueltas a un improvisado circuito entre la Puerta de Alcalá y la fuente de Cibeles.

La concentración de Vox ha sido escenario de varios actos de hostilidad hacia los periodistas. Un reportero gráfico que trabaja para La Razón ha sido agredido por la espalda sin mediar palabra por dos individuos que le han tirado la cámara al suelo, rompiéndole el objetivo. Posteriormente, ha recibido varios golpes que le han causado lesiones leves que ha denunciado a la policía. Por su parte, un equipo de TVE ha sido hostigado y acosado por parte de varios manifestantes mientras intentaba emitir un directo. Vox aún no se ha pronunciado sobre estos ataques a la libertad de información.

No solo Madrid, sino todas las capitales de provincia, además de Ceuta y Melilla, fueron escenario de las llamadas “marchas de la libertad” de Vox, después de que los tribunales levantaran las prohibiciones que pesaban sobre las convocadas en Castilla y León y Cataluña.

Unos 4.500 vehículos, según la Subdelegación del Gobierno, participaron en la caravana de Sevilla. A las 13.15, cuando la cabecera llego al puente de La Barqueta, dónde terminaba la concentración, todavía había vehículos que no habían salido del punto de partida, la explanada del estadio del Betis, informa Margot Molina.

Además de los vehículos (los coches adornados con banderas españolas y los motoristas luciéndola a modo de capa), muchas personas a pie han saludado a la caravana, algunas con una camiseta con la leyenda #veteyasanchez.

El ambiente —bastante caluroso, con los 37° que marcaban los termómetros— ha estado animado por la megafonía desde la que Vox llamaba a los manifestantes a hacer sonar sus cláxones al ritmo de temas como Que viva España, de Manolo Escobar, o Libre, de Nino Bravo. La policía investiga a un hombre que realizó varios disparos con una escopeta de aire comprimido, sin alcanzarlo, contra uno de los coches que participaban en la marcha de Jaén.

Unos 400 vehículos y 80 motos, según fuentes policiales, participaron en la caravana de Barcelona, que comenzó en la plaza de Francesc Macià y llegó hasta la Delegación del Gobierno, cruzando la Diagonal y el paseo de Sant Joan. Las autoridades no reportaron incidentes, pero se pudo apreciar cómo se vulneraban claramente muchas de las normas de distanciamiento físico por parte de los participantes, informa Camilo S. Baquero.

Al grito de “Gobierno, dimisión” y “Fuera Sánchez”, decenas de personas aplaudieron el paso de la caravana, en la que se pudieron ver coches de alta gama, descapotables con la bandera española, algún toro de Osborne y hasta alguna senyera, la bandera oficial de la Cataluña. “Nos están empujando a la quiebra”, gritó una participante, cacerola en mano y protegida con una pantalla facial.

La manifestación solo ocupó dos de los carriles de la Diagonal y la Guardia Urbana no cortó la circulación en las vías que la cruzan, por lo que el tráfico no se vio colapsado. Pese al entusiasmo de algunos vecinos en el punto de partida y algunas personas agitando banderas desde balcones, los apoyos se fueron disolviendo a medida que la marcha llegaba al paseo de Gràcia. En el resto de Cataluña también hubo caravanas, aunque con una participación incluso más modesta. En Lleida, salieron una veintena de vehículos; en Tarragona medio centenar y en Girona unos 20, informaron fuentes policiales.

Centenares de coches han participado en la protesta por el centro de Valencia. Portando banderas de España, haciendo sonar la bocina y pidiendo la dimisión del Gobierno, han circulado desde el paseo de la Alameda hasta la plaza de San Agustín. Desde un balcón se han oído gritos de fascistas, pero la marcha ha transcurrido sin incidentes, informa Ferrán Bono.

En Bilbao, grupos de jóvenes han imprecado desde las aceras a la veintena de coches participantes en la caravana. Uno de ellos ha sido detenido por intentar agredir a dos policías municipales que intentaban identificarlo. La portavoz de Vox en Bizkaia, Nerea Alzola, se ha congratulado de poder manifestarse en Bilbao, una ciudad “llena de patriotas”, informa Pedro Gorospe.


Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La desescalada por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Lo más visto en...

Top 50