la crisis del coronavirus

Un estudio alerta del aumento de la siniestralidad en la carretera con el fin del confinamiento

De acuerdo con un informe de la Fundación Línea Directa, el auge del turismo nacional tras el fin de la pandemia aumentará los factores de riesgo en las vías interurbanas

La autopista de la M30 durante la desescalada por el Covid-19.
La autopista de la M30 durante la desescalada por el Covid-19.europa press / Europa Press

La crisis de la covid-19 ha producido un menor número de accidentes de tráfico y, por tanto, de muertes en carreteras. Sin embargo, según alerta el estudio Carreteras convencionales: el agujero negro de la seguridad vial de la Fundación Línea Directa, presentado este lunes, la nueva normalidad también podrá suponer nuevos riesgos. De acuerdo con el documento, España está en camino de registrar una disminución del 27% en los fallecidos en carreteras convencionales. Sin embargo, el conteo podría quedarse corto. El fin de las restricciones y la proximidad de las vacaciones de verano puede desajustar las estimaciones de los expertos.

El estudio, elaborado por analistas del Instituto de investigación sobre vehículos Centro Zaragoza, alerta de lo que puede pasar a partir de finales de junio. Según el plan de desconfinamiento del Gobierno, gran parte del país habrá pasado, para ese punto, a la fase 3, donde los movimientos entre provincias se iniciarán. El entusiasmo por viajar podría suponer una especie de “tormenta perfecta”, según describe Francisco Valencia, director general de Fundación Línea Directa: “Se utilizará menos el transporte masivo [después del estado de alarma] y se tenderá a utilizar más el coche”.

Desde que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció el pasado sábado que se permitirá el turismo internacional a partir de julio, ha habido un aluvión en las reservas de hoteles. Las búsquedas para destinos en España aumentaron un 142% en cuestión de horas tras el anuncio del Ejecutivo, según el portal especializado en viajes Destinia, citado por Europa Press.

No solo hay inquietud por lo que pasará una vez terminado el estado de alarma. Los datos que ha dado a conocer la Dirección General de Tráfico (DGT), en un informe del 8 de mayo, sirven como una llamada de atención: entre el 15 de marzo y el 7 de mayo fallecieron en carretera 49 personas, diez de ellas no tenían cinturón de seguridad. Además, ha habido un incremento del 39% en el número de conductores que había superado los límites de velocidad.

La fundación también señala con preocupación que incluso en los meses de confinamiento, los conductores han repetido los principales factores que pueden provocar un accidente: como las distracciones y el exceso de velocidad. De acuerdo con una encuesta realizada por este organismo a más de 1.700 conductores entre el 28 de febrero y el 6 de marzo, 56% de los españoles no conoce los límites según el tipo de vía. Valencia ha recordado que en enero de 2019, la DGT bajó el límite en las carreteras convencionales de 100 a 90 kilómetros por hora, y que, posiblemente “este cambio aún provoca confusión” entre algunos automovilistas.

Además, la posibilidad de que decaiga la inversión en las carreteras secundarias, al no ser una prioridad cuando termine la pandemia, preocupa a los expertos. Esta circunstancia es parte de la “tormenta perfecta” de la que ha alertado Valencia.

Más información

Lo más visto en...

Top 50