Congreso Podemos

Pablo Iglesias, reelegido como líder de Podemos con el 92,19% de apoyos

El partido cierra su congreso estatal con un 11% de participación de sus inscritos

Pablo Iglesias, el pasado miércoles en el Congreso.
Pablo Iglesias, el pasado miércoles en el Congreso.Ballesteros / Europa Press

Nuevos viejos tiempos para Podemos. Pablo Iglesias, el único líder que conoce el partido desde que nació hace seis años, fue reelegido este jueves secretario general en el congreso estatal de la formación con el 92,19% de los apoyos. El actual vicepresidente segundo obtuvo 53.167 votos de los 59.201 inscritos que participaron en la votación. Podemos tiene actualmente más de medio millón de personas con derecho a voto, por lo que la participación apenas superó el 11%.

No hubo sorpresa, ni se la esperaba. Iglesias, en su mejor momento político desde su entrada en el Gobierno de coalición, no tiene rival ni sectores críticos dentro del partido tras la marcha de los Anticapitalistas, el último reducto contestario al líder que anunció su salida el pasado mes de febrero.

La Tercera Asamblea Estatal, conocida como Vistalegre 3, tampoco ha sido un congreso al uso. La pandemia obligó a posponer su celebración a finales de marzo y, tras retomarse de forma telemática hace una semana, se ha cerrado sin acto presencial ni ningún tipo de debate. No hacía falta, Iglesias tenía el camino despejado hacia un tercer mandato. El único candidato que logró reunir los avales para enfrentarse a él, Fernando Barredo, es un viejo conocido de la formación con escasos apoyos y que sumó 4.503 votos.

Se cierra así un congreso muy diferente al último en la memoria, celebrado en 2017, en el que la lucha cainita entre Iglesias y su hasta entonces amigo y también fundador de Podemos Iñigo Errejón amenazó con romper en dos la formación. Pero hasta ahora nada ni nadie ha podido con el líder. Los críticos han ido desfilando hacia la salida en los últimos años hasta convertir a Podemos en un remanso de paz alrededor del ya vicepresidente.

Fue poco después de cerrar el acuerdo de coalición con el PSOE cuando Iglesias convocó por sorpresa el congreso un año antes de finalizar su segundo mandato. No había un momento mejor y, pese a la inesperada crisis sanitaria por el coronavirus, que ha obligado a alargar la cita, el proceso ha sido rápido y discreto. Iglesias vuelve a ganar tiempo con otros cuatro años de secretaría general por delante, una dirección afín y unos estatutos adaptados a las nuevas necesidades de un liderazgo al que aún no se le atisba final.

Con su candidatura, han sido aprobados unos estatutos a medida que dejan atrás algunas de las banderas que más agitaron los mismos que hoy las abandonan. Ya no habrá limitación en los cargos públicos, que podrán prolongarse indefinidamente previa consulta a las bases, y se prescindirá de la limitación salarial a tres salarios mínimos interprofesionales (SMI). En su lugar, se establecerá una donación a todos sus cargos públicos que irá del 5% al 30% del salario.


Más información

Lo más visto en...

Top 50