la crisis del coronavirus

La dirección del PSOE se fija como objetivo “reforzar” el bloque de partidos de la investidura

Pedro Sánchez insta a evitar el enfrentamiento con otros partidos y a “despolitizar” la emergencia sanitaria causada por el coronavirus.

Pedro Sánchez, en una comparecencia en La Moncloa.
Pedro Sánchez, en una comparecencia en La Moncloa.Moncloa / Europa Press

El apoyo de Ciudadanos a la cuarta prórroga del estado de alarma, desmarcándose del PP, ha provocado una sacudida en la política española. El PSOE celebra la decisión de Inés Arrimadas, que el miércoles pasado sacó provecho a los 10 escaños de su partido en el Congreso. La dirección socialista entiende que sus opciones de tejer acuerdos a izquierda y derecha en el Parlamento han aumentado, dentro del juego de alianzas que en La Moncloa denominan como “geometría variable”. La primera reunión del medio centenar de miembros de la ejecutiva del PSOE en más de dos meses -entre medias ha habido varias reuniones de la dirección permanente, mucho más restringida- ha servido para constatar que una de las prioridades del socio mayoritario del Gobierno es “reforzar” el bloque que hizo posible la investidura de Pedro Sánchez a principios de enero. Así de claro fue José Luis Ábalos, secretario de Organización y ministro de Transportes, según diferentes fuentes que participaron en el encuentro telemático.

La cita dejó otra orden que marcará la hoja de ruta del PSOE las próximas semanas: Pedro Sánchez instó a evitar el enfrentamiento con otros partidos y a “despolitizar” la crisis sanitaria que ha provocado el coronavirus. En definitiva, a la “unidad” en la mayor crisis desde la Guerra Civil. El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE animó a “abrir espacios de diálogo” en un clima social muy polarizado por el número de fallecidos por la covid-19 ―que supera las 26.700 según las cifras oficiales― y un impacto económico y social tremendo. Aunque no se mencionó en el cónclave, hubo quienes vincularon las palabras de Sánchez a la campaña en redes sociales en la que ponía a la Comunidad de Madrid como “ejemplo de gestión ineficaz e irresponsable”. El PSOE lo difundió en su cuenta de Twitter con el hashtag “Protegemos Madrid”. “La vida y la salud de los madrileños y madrileñas es lo primero. Por delante de cálculos partidistas, economistas o propagandistas, está la seguridad”, añadía en un tuit. La presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, se lo echó en cara a Sánchez en la última conferencia de presidentes.

Como se esperaba, la ejecutiva, diseñada por Sánchez tras su reelección al frente de los socialistas en las primarias de mayo de 2017, cerró filas con la gestión de la crisis. En la reunión, de algo más de dos horas, no hubo ninguna crítica, según han coincidido distintos cuadros de la dirección consultados. La docena de intervenciones ―no se dieron todos los turnos de palabra solicitados― no se salió del guion.

El voto en contra de mantener el estado de alarma por parte de ERC, determinante en que se formara el primer Ejecutivo de coalición desde la Segunda República, preocupa y mucho al PSOE. “Sin diálogo no hay investidura”, advirtió el portavoz de Esquerra, Gabriel Rufián, en el debate del miércoles en el Congreso. “Somos un Gobierno progresista y nos entendemos con las posiciones progresistas. No soy quién para decirle a Ciudadanos qué camino seguir. Cuando lleguen los Presupuestos hablaremos con todo el mundo”, manifestó la vicepresidenta Carmen Calvo en una entrevista en EL PAÍS. La dirección del PSOE no dio este lunes por seguro el acercamiento de Ciudadanos. La reflexión es que, siendo bienvenido, fue puntual y no hay que darlo por seguro. Pero sí abre vías de entendimiento.

La dirección socialista también tomó nota del malestar de la práctica totalidad de los partidos que hace cuatro meses votaron a favor de la investidura o la facilitaron con su abstención. “Funciona más la persuasión que el chantaje. Hay que aprender a cuidar el bloque que invistió al Gobierno. Hoy esa mayoría se ha ido agrietando”, señaló Íñigo Errejón (Más País). “Votaremos a favor a pesar de que este Gobierno ha negociado muy poco y muy tarde. Señor Sánchez, recuerde: las flores, incluso las que no están en los floreros, pueden acabar un día marchitándose”, subrayó Joan Baldoví (Compromís). “En vez de dialogar y acordar con las fuerzas soberanistas y de izquierda que los estuvimos apoyando, prefieren hacerlo con quienes estaban en la derecha ultramontana. Ustedes mismos”, dijo Néstor Rego, del BNG. La reflexión del PSOE es que hay que estrechar la relación con los socios habituales del Gobierno. Algo de lo que venían advirtiendo desde hace semanas en la dirección socialista cuando arreciaban las críticas a la unilateralidad del Gobierno. Si algo tienen claro en Ferraz es que la labor de Adriana Lastra, vicesecretaria general y portavoz en el Congreso, es crucial para los éxitos del Ejecutivo.

La ejecutiva del PSOE no abordó de forma explícita el enfado de uno de sus barones, Ximo Puig, después de que la Comunidad Valenciana no avanzara en su totalidad a la fase 1 de la desescalada. La dirección apuntó que en el desconfinamiento influyen “muchas casuísticas” y siempre han de prevalecer “los criterios científicos”.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Más información

Lo más visto en...

Top 50