Ximo Puig: “Necesitamos indicadores objetivos y transparencia. No se pueden cambiar las reglas a mitad de partido”

El presidente de la Generalitat Valenciana pide al Gobierno saber los motivos por los que se excluyó de la fase 1 de desescalada a su comunidad

Ximo Puig, en su despacho de la Generalitat. En vídeo, el presidente valenciano exige que se revise la decisión del Gobierno español. MÒNICA TORRES (VÍDEO: EUROPA PRESS)

Se le nota airado al presidente valenciano, Ximo Puig. Sube el tono conforme alude a la “falta de información” sobre los motivos por los que el Gobierno, presidido por el también socialista Pedro Sánchez, excluyó el pasado viernes de la fase 1 de desescalada a gran parte de la Comunidad Valenciana. “Solo ha habido una serie de comentarios muy difusos de por qué se avanza y por qué no. Necesitamos indicadores objetivos y objetivables, que haya transparencia. No se pueden cambiar las reglas de juego a mitad partido”, ha afirmado este domingo.

“Generar desconfianza por falta de transparencia tiene un alto coste de credibilidad”, asevera Puig, sentado en su despacho del Palau de la Generalitat, tras la conferencia de presidentes convocada por Sánchez. A continuación, se toma una pausa y rebaja un poco el tono para subrayar que no “se trata de buscar la confrontación”, pero tampoco de confundir “lealtad” con “sumisión”.

La decisión de incluir solo a 10 de los 24 departamentos de salud de la Comunidad Valenciana fue recibida como un mazazo que ha tenido sus réplicas durante todo el fin de semana en los cenáculos políticos y en las redes sociales. El Consell, formado por el PSOE, Compromís y Podemos, había manifestado en numerosas ocasiones su convencimiento de que la autonomía formaría parte del grupo avanzado en función de los parámetros solicitados sobre la situación del coronavirus.

¿Y no será que la Generalitat levantó demasiadas expectativas? “En absoluto. El trabajo de los profesionales del sistema público y privado ha sido extraordinario. Los números son claros. Hay una diferencia multiplicada por cuatro a nuestro favor con otras comunidades que han pasado a la fase 1. En la situación de camas UCI solo estamos tres o cuatro puntos por debajo de Alemania. Hay capacidad de respuesta si hay algún rebrote. Los criterios objetivos los hemos cumplido. Ahora bien, si el jueves o el viernes se introducen otros elementos de consideración, entonces ya no sabemos”, responde.

Desde el viernes se ha especulado con la posibilidad de que el Gobierno haya excluido a la Comunidad Valenciana, presidida por el PSOE, para equilibrar el color político de las otras autonomías excluidas totalmente, como la madrileña (PP), o parcialmente, como la andaluza (PP) o la catalana (Junts per Catalunya y Esquerra). También se ha incidido en que la necesidad del Gobierno de contar con el voto del PNV para sacar adelante la prórroga del estado de alarma ha podido influir en el avance de País Vasco. Puig evita entrar en este terreno: “No, no puedo pensar eso. Cualquier planteamiento de esas características responde a una teoría de la conspiración de la que nunca he participado”.

Este domingo por la mañana, el director del Centro de Coordinación de Emergencias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, apuntó que en la Comunidad Valenciana “había un número no desdeñable de casos sospechosos a los que todavía no se les había podido hacer un test diagnóstico”. Un déficit que cree que se corregirá “en los próximos días”, por lo que “será muy posible que toda la Comunitat esté en una situación muy buena para plantearse ese posible nuevo paso”.

Sorpresa

La subdirectora general de Epidemiología de la Consejería de Sanidad, Herme Vanaclocha, salió a contestarle mostrando su “sorpresa” porque se “ha cumplido el protocolo a rajatabla” y se han hecho PCR a quienes tenían síntomas para hospitalización y no a personas con síntomas leves, cuyos análisis debían hacerse a partir de hoy, según marcaba el protocolo nacional.

“Este concepto apareció muy tarde y ni se había planteado”, señala Puig, quien vuelve a proponer a Sánchez, como ya hizo el viernes, que se “estudie de nuevo” el plan de la Generalitat y que “revierta lo más pronto posible” la decisión. “El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha dado muestras de estar abierto”, agrega.

El dirigente de la comunidad autónoma más poblada presidida por un barón socialista considera que se ha avanzado en “una visión federalista” que siempre ha defendido de la organización del Estado, como se pone de manifiesto en las conferencias de presidentes autonómicos. “Necesitamos más articulación, cooperación territorial y multilateralidad, que no excluye la bilateralidad. Yo mismo he felicitado a las autonomías que han pasado a la fase 1. Pero en nuestro caso ha fallado la cogobernanza”.

El presidente valenciano rechaza de plano que la reacción de su Gobierno haya incurrido en el victimismo e insiste: “Lo único que decimos es que pueden tener razón en alguna apreciación, pero lo que no puede ser es que los criterios no sean transparentes”.

Varapalo al pequeño comercio, ya preparado

Muchos bares y restaurantes valencianos ya estaban preparando sus terrazas y habían comprado género con vista a la apertura este lunes, que daban por descontada. Pero solo podrán desplegar sus sillas y mesas en la vía pública y aprovechar ya el buen tiempo los establecimientos de 10 departamentos de salud, que incluyen ciudades tan turísticas como Benidorm, Gandia, Dénia o Xàbia. Las grandes ciudades como Valencia, Alicante, Elche y Castellón se han quedado fuera.

La Confederació del Comerç, Servicis i Autònoms de la Comunitat Valenciana (Confecomerç CV) consideró “inadmisibles” las explicaciones del Gobierno y calificó la decisión de “varapalo” a miles de empresarios del comercio con todo preparado y dispuesto para la apertura, que han realizado un desembolso en inversiones y material, y rescatado personal de los ERTE para recibir la noticia de que finalmente no van a poder abrir esta semana. La patronal puso de relieve que desde un principio el Gobierno autonómico había transmitido “confianza” de que toda la Comunidad Valenciana pasaría a la fase 1. En caso de que el Gobierno no dé todas las explicaciones, apunta el comunicado, se produce “un agravio comparativo con consecuencias económicas importantes para un sector con empresas que llevan ya cerca de dos meses cerradas con una facturación cero, siendo notable las pérdidas desde el inicio de esta crisis”, señala el comunicado.

Puig ha pedido este domingo disculpas a los “miles de empresarios y autónomos valencianos que ya habían adaptado sus negocios a la fase 1 y que tienen motivos para quejarse”.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Lo más visto en...

Top 50