Coronavirus

La precampaña gallega se suspende y Feijóo insiste en posponer las elecciones

La Junta Electoral Gallega resuelve que el aplazamiento de los comicios requiere del “consenso de todas las fuerzas políticas concurrentes”

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo.
El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo.

El fin de semana no habrá actos ni del PP, del PSOE, del BNG, de Galicia en Común y de Ciudadanos en la precampaña gallega. Los principales partidos suspendieron este jueves los actos previos a la campaña electoral del 5 de abril ante la crisis provocada por la expansión del coronavirus. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, redobló la presión para aplazar los comicios del 5-A. La Junta Electoral Gallega dictaminó que no es la competente para tomar la decisión y que para posponer la convocatoria se necesita el “consenso de todas las fuerzas políticas concurrentes”.

La incertidumbre es total a falta de 23 días para las elecciones que pondrán a prueba la hegemonía del PP en Galicia. En especial para Feijóo, el único de los cinco presidentes autonómicos del PP con mayoría absoluta. Su continuidad al frente de la Xunta depende de que consiga revalidarla. La laguna legal ante una eventual desconvocatoria de las elecciones ya fue objeto de debate en la reunión del miércoles de la Junta Electoral Central. La conclusión fue que no entraba entre sus atribuciones. La Junta Electoral Gallega dejó en manos de los partidos políticos la posibilidad de retrasar la celebración de las elecciones.

“Ante la ausencia de una regulación expresa que autorice cualquier aplazamiento de un proceso electoral ya convocado, son los mecanismos propios del Estado de derecho y el consenso de las candidaturas concurrentes los que deben orientar las decisiones que vengan impuestas, si fuera el caso, por el devenir de la crisis sanitaria”, se pronunció la Junta Electoral Gallega. El organismo rechazó así tener las competencias necesarias para tomar semejante decisión.

Feijóo, al frente de la Xunta desde 2009, encomendó al portavoz parlamentario del PP, Pedro Puy, los contactos con el resto de fuerzas políticas para que también suspendieran sus actos. Antes que el PP, el BNG fue el primer partido que decidió anular su precampaña y el primero en decir que respaldaría todas las medidas de la Xunta. El presidente gallego precisó que se trata de una recomendación, pero que sí ha de cumplirse la limitación de no celebrar actos que reúnan a más de 50 personas.

El PP no realizará “ningún acto” hasta el lunes, cuando Feijóo se reunirá con los líderes de las principales fuerzas gallegas. El asunto central que abordarán será el impacto de la crisis del coronavirus en el desarrollo de la campaña de las autonómicas. “La salud es lo prioritario por encima de cualquier escenario”, expuso el candidato del PSOE, Gonzalo Caballero, que abogó por esperar a ver la evolución del virus para adoptar “las decisiones precisas”, que podrían derivar en la suspensión de las elecciones.

“Las elecciones son absolutamente secundarias, lo único que nos importa es la salud pública”, expresó Feijóo. El presidente de la Xunta manifestó que, a su juicio, el 5-A “solo se puede celebrar” si existen “garantías” de que “todos los gallegos pueden votar con absolutas garantías” y “todos” los miembros de las mesas electorales tienen garantizada su seguridad durante la jornada. La Xunta suspendió las clases en todos los niveles educativos a partir del lunes y por un periodo de 14 días. También se cerrarán los centros sociocomunitarios y se restringirán las visitas a las residencias.

Fuentes de la dirección del PSOE explicaron que, a la espera de la evolución de la pandemia, ya se ha anulado la presencia tanto de Pedro Sánchez como de los ministros socialistas en los mítines en Galicia y el País Vasco. Ferraz y La Moncloa ya tenían cerrado a principios de semana el calendario de eventos electorales del presidente del Gobierno: el domingo iba a compartir cartel con Caballero en Lugo. El siguiente fin de semana, ya en plena campaña, Sánchez se repartiría en sendos actos en Euskadi y en Galicia. En función de la expansión o contención del coronavirus estas citas se celebrarán o anularán. Incluso podría cambiarse de fecha una jornada sobre el final de ETA, en homenaje a Alfredo Pérez Rubalcaba, el 29 de marzo en Bilbao.

La incertidumbre también afecta a la nutrida presencia que iba a haber de ministros socialistas en las dos comunidades desde este fin de semana. La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, presentó la semana pasada en un desayuno informativo en Madrid a Caballero y estaba prevista su participación los próximos días en actos junto al candidato socialista. En Euskadi también contaban con ministros como el del Interior, Fernando Grande-Marlaska, la de Educación, Isabel Celaá, y la de Exteriores, Arancha González Laya. En el PSOE apuntan que sus candidatos sí podrían mantener cierta actividad en los próximos días, visitando por ejemplo agrupaciones de militantes. Pero la dirección federal descarta mítines y actos con importantes concentraciones de personas.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50