elecciones autonómicas

La crisis del coronavirus altera la campaña en País Vasco y Galicia

El Gobierno vasco ordena la compra de 24.000 pares de guantes para proteger a los miembros de las mesas electorales y el PP gallego suspende actos multitudinarios

El lehendakari, Iñigo Urkullu, junto a la consejera de Salud, Nekane Murga, este martes durante una reunión sobre el coronavirus.
El lehendakari, Iñigo Urkullu, junto a la consejera de Salud, Nekane Murga, este martes durante una reunión sobre el coronavirus.L. RICO

El avance del coronavirus en España ha sumido en la incertidumbre las inminentes citas electorales en País Vasco y Galicia. El Gobierno vasco ha ordenado la compra de 24.000 pares de guantes para proteger a los miembros de las mesas de votación el 5-A y el PP gallego ha suspendido una multitudinaria romería que pretendía celebrar el próximo sábado en O Pino (A Coruña) con 4.500 asistentes. El presidente de la Xunta y candidato a la reelección por el PP, Alberto Núñez Feijóo, anunció este martes que su partido se plantea suprimir más actos programados para la campaña que arrancará la próxima semana.

La emergencia sanitaria alterará seguro la campaña de las elecciones vascas y gallegas pero la posibilidad de que se retrasen las votaciones previstas para el 5 de abril es de momento solo una especulación ante la incierta evolución de la epidemia. Suspender unos comicios ya convocados no tiene precedentes en España, pero tampoco la celebración de una cita electoral sin mítines. El Gobierno sostiene que analizará posibles medidas “cuando llegue el momento”. “Si de aquí a que llegue el 5 de abril se ha producido otra situación que aconseje la no celebración de ningún tipo de evento, así se hará saber", esgrimió la ministra portavoz, María Jesús Montero, tras el Consejo de Ministros.

En Euskadi, una de las comunidades más afectadas por la crisis, los partidos políticos mantienen por ahora su plan de campaña sin variaciones, aunque todos están dispuestos a modificar los actos previstos si así lo aconsejan las autoridades sanitarias. El Gobierno vasco tampoco contempla “hoy por hoy”, aseguró este martes su portavoz, Josu Erkoreka, suspender o aplazar la convocatoria electoral pese a que los expertos estiman que el pico de la epidemia podría darse esa misma semana.

Todo queda a expensas de cómo pueda evolucionar la enfermedad. “De momento, mantenemos los planes de campaña, pero estamos atentos a las indicaciones de las autoridades sanitarias”, aseguran fuentes del PNV. Otro tanto en el PSE: “A estas alturas, ningún cambio de momento”. En Podemos: “No estamos contemplando cambiar la campaña, pero somos conscientes de que es probable que haya que adaptarse a la situación”. El PP tiene “todo en estudio”: “Estamos atentos a las últimas novedades”, advierte un portavoz. EH Bildu es partidaria de dejar la campaña en un “segundo plano” y vería “normal” retrasar los comicios. “¿Cómo vamos a llenar de votantes e interventores los colegios que ahora hemos vaciado de estudiantes?”, afirmó este martes Arnaldo Otegi.

Ante un eventual empeoramiento de la situación, el Gobierno vasco ya ha decidido aprovisionarse con 24.000 pares de guantes para distribuirlos entre los miembros de las mesas electorales. No se contemplan otras medidas excepcionales con vistas a la cita electoral. Ahora bien, fuentes del Departamento vasco de Seguridad aseguran que van a permanecer “muy atentos” a cómo va a discurrir la celebración de las elecciones municipales en Francia este domingo.

Los mítines de los partidos siguen en pie en Euskadi, pero podrían sufrir cambios de última hora “en función de las indicaciones del Gobierno de España y el vasco”, señalan los socialistas. Las restricciones que ha marcado el Ejecutivo de Urkullu afectan a eventos públicos previstos en Vitoria con la asistencia de más de 5.000 personas y en aquellos con más de 500 se recomienda una separación de un metro entre cada miembro del público. “En ninguno de nuestros actos se supera ese aforo”, remarca el PNV. No es el caso de EH Bildu, que ha programado su gran mitin de campaña el día 28 de marzo en el Bilbao Exhibition Centre (BEC) de Barakaldo: “No sería razonable meter a 8.000 personas ese día en el BEC”, admitió Otegi. “En estas circunstancias, ¿es posible llevar a cabo una campaña electoral? La prioridad no deben ser las elecciones, sino preservar la salud pública”.

Pese a que Galicia se encuentra entre las comunidades con menos contagios, Feijóo anunció este martes en Lugo que su partido se plantea ya rediseñar su agenda electoral suprimiendo ciertos actos. "En los próximos días vamos a ir viendo cuál es la evolución en el País Vasco y cómo puede influirnos aquí. El comité de campaña [del PP] valorará qué actos no tienen problema y podemos seguir manteniendo y qué actos podemos valorar si continúan o no”, explicó.

El presidente gallego, que lleva días volcado en la precampaña con actos diarios mañana y tarde en distintos puntos de la comunidad, reconoce que Galicia es uno de los territorios con menor incidencia pero advierte de que "eso no significa que en los próximos días no pueda haber un repunte como han tenido otros territorios que hace unas semanas no tenían mayor preocupación". “Tenemos que estar igual de activados que si estuviésemos en la situación de otras comunidades autónomas”, señaló.

El resto de partidos que concurren a las elecciones gallegas aseguran que antes de tomar una decisión sobre la campaña esperarán instrucciones de las autoridades. Sus candidatos ya han recibido la llamada del consejero de Sanidad de la Xunta, Jesús Vázquez Almuiña, para abrir una línea de comunicación continua por lo que pueda pasar. El cabeza de cartel del PSdeG-PSOE, Gonzalo Caballero, aboga por “estar atentos y seguir con preocupación el proceso sin caer en alarmismos”, porque “las Administraciones están tomando las decisiones de acuerdo a los datos técnicos”.

Fuentes de la candidatura Galicia en Común-Anova Mareas también aguardarán y apoyarán “las decisiones que tomen las autoridades” y critican que el candidato del PP anuncie unas medidas en su partido que debería dictar la Administración para todos en función de criterios técnicos. El BNG coincide en “no avanzar acontecimientos y seguir lo que determinen las autoridades competentes”.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50