En Portugal, siguiendo a Inés de Castro

La dramaturga Ana Zamora viajó al país vecino tras las huellas de la noble gallega que se casó en secreto con el infante Pedro de Portugal en el siglo XIV

La dramaturga Ana Zamora.
La dramaturga Ana Zamora.LISBETH SALAS

Junto a su compañía, Nao d’Amores (naodamores.com), la dramaturga Ana Zamora vuelve al Teatro de La Abadía de Madrid del 1 al 13 de febrero con la obra Nise, la tragedia de Inés de Castro, de Jerónimo Bermúdez, tras haberla representado en diversas ciudades. Para documentarse sobre este personaje y su contexto, la también directora artística del colectivo teatral viajó con dos amigas por Castilla y Portugal en busca de las huellas de Inés de Castro, la noble gallega que se enamoró del infante Pedro de Portugal en el siglo XIV y se casó en secreto con él.

¿Cuál fue la primera parada?

Nos detuvimos en Zamora para ver el Museo Etnográfico de Castilla y León. Nuestro teatro es muy antropológico y nos interesa la revisión de las tradiciones populares. Aquí exponen objetos de uso cotidiano en Castilla que quería ver antes de llegar a la localidad de Braganza, en Portugal.

Zamora se encuentra cerca de la frontera…

En efecto, allí está una mancomunidad de municipios llamada Tierras de Aliste, unos pueblos con mucha tradición teatral y de mascaradas, por ejemplo Abejera o Sarracín de Aliste. También existe esta tradición del otro lado de la frontera, en la portuguesa Trás-os-Montes.

La localidad portuguesa de Braganza.
La localidad portuguesa de Braganza.Sergio Formoso (getty images)

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS

Y, por fin, Braganza.

Una ciudad preciosa donde enseguida visitamos el Museo Ibérico de la Máscara y del Traje, que está junto al castillo. Y su iglesia de San Vicente, que ha sido reconstruida sobre la original donde se casaron Inés y Pedro en 1352. La historia de la pareja se considera el Romeo y Julieta portugués.

Pero su viaje no terminó allí.

Otra misión era visitar Coimbra, la ciudad donde sucede gran parte de la historia. En concreto fuimos a la Quinta das Lágrimas, pues en sus jardines está la famosa Fonte das Lágrimas, cuyas aguas, según la leyenda, brotaron de las lágrimas de Inés. Hoy es un campo de golf y un hotel de lujo, pero los jardines y la fuente se pueden visitar. También paseamos entre las ruinas del monasterio de Santa Clara la Vieja, donde estuvo el palacio en el que vivían. De ahí me llevé muchas imágenes e ideas para la escenografía. Y al regreso pasamos por Alcobaça, en cuyo monasterio están los sepulcros de Inés y Pedro, de estilo gótico.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS