Cómo disfrutar de Nueva York en Navidad con niños

De patinar sobre hielo en el Rockefeller Center a los mercadillos navideños de Union Square o Bryant Park y las casas decoradas del barrio de Dyker Heights, en Brooklyn. Divertidos planes familiares para un inolvidable viaje a la Gran Manzana

Decoración navideña en las casas del barrio de Dyker Heights, en Nueva York.
Decoración navideña en las casas del barrio de Dyker Heights, en Nueva York.Adrián Rodríguez

Casi todas las ciudades se visten de gala y se llenan de luces cuando llega la Navidad, pero lo de Nueva York es otro nivel. Ni el propio Grinch ―el gruñón personaje creado por Theodor Seuss Geisel― puede escapar de las garras del espíritu navideño que te invade cuando recorres la ciudad estadounidense en esta época. Tendréis la sonrisa perenne todo el día, y no, no será porque el frío os haya congelado esa mueca feliz, es un efecto secundario de este viaje.

Así que si os estáis planteando visitar la Gran Manzana en Navidad, aquí van una serie de consejos y nuestra lista de sitios imprescindibles. Se nos ocurren cientos de planes que hacer en Navidad en Nueva York, pero como el tiempo en este tipo de viajes es limitado os proponemos los mejores para disfrutar en familia.

Cosas que ver y hacer

• Patinar sobre hielo. Es un plan de lo más divertido y de los mejores para entrar en calor cuando el frío aprieta. Las pistas más famosas, quizá por haber salido más en películas y series de televisión, son las del Rockefeller Center, la de Bryant Park y la de Central Park, pero a menudo también son las más solicitadas, e incluso es conveniente hacer reserva previa en algunas. Por suerte, cada vez hay más pistas para patinar sobre hielo en Nueva York, como la del Brookfield Place o incluso la de Governors Island, que se inauguró el pasado 17 de noviembre.

Pista de patinaje de Bryant Park, una de las más famosas de Nueva York para disfrutar del invierno.
Pista de patinaje de Bryant Park, una de las más famosas de Nueva York para disfrutar del invierno. Adrián Rodríguez

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS

• Mercadillos navideños. Al igual que en Europa, Nueva York tiene sus propios mercadillos navideños. En ellos encontraréis productos con un toque artesanal, ropa, accesorios, chocolate, dulces navideños… Los rollos de canela y la sidra caliente son de nuestras delicias favoritas, sin duda. Entre los más conocidos destacan el de Union Square, el de Bryant Park y otros como el de la esquina suroeste de Central Park o el que se encuentra en el interior en la estación Grand Central.

• Árboles de Navidad. Contando que alguno de los árboles navideños en Nueva York colapsan las calles durante su encendido de luces —el del Rockefeller tiene detrás una ceremonia televisada y es coronado con una estrella de la firma Swarovski—, os podéis imaginar el nivel, ¿no? Además del del Rockefeller Center, otros imprescindibles son el de Bryant Park o el de la Bolsa de Nueva York. También los hay impresionantes en el interior del Museo Metropolitano de Nueva York (MET), de la Biblioteca Pública de Nueva York o el del hotel Plaza, por ejemplo.

El gran abeto de navidad, regalo de Noruega, instalado en el Rockefeller Center de Nueva York.
El gran abeto de navidad, regalo de Noruega, instalado en el Rockefeller Center de Nueva York. Adrián Rodríguez

• Dyker Heights. ¿Queréis pasear por un vecindario al que ni Laponia le hace sombra en Navidad? En ese caso tenéis que saltar de Manhattan a Brooklyn y dejaros llevar por la chispa navideña en el barrio de Dyker Heights. Una auténtica competición vecinal por alzarse con el título de la casa mejor (o más) decorada tiene lugar en sus calles. Así que llevad la cámara preparada, abrigaos y disfrutad de este espectáculo gratuito para los viandantes (no tanto para los dueños de estas casas, que deben pagar facturas de luz astronómicas…).

• The Rockettes. En el distrito de Broadway cualquier espectáculo musical es una delicia, pero si vais en Navidad y con niños, el Christmas Spectacular de The Rockettes es, sin duda, el más importante. Con casi un siglo de antigüedad, estas bailarinas realizan un espectáculo marcado por las coreografías y escenarios en los que solo falta nevar (o quizá no…). Han ido adaptándose al paso del tiempo, incluso introduciendo elementos de realidad virtual en el show. Casi imposible salir de ahí sin cantar el Jingle Bells

El espectáculo 'Christmas Spectacular de The Rockettes', un clásico de la Navidad neoyorquina.
El espectáculo 'Christmas Spectacular de The Rockettes', un clásico de la Navidad neoyorquina. Adrián Rodríguez

• Ruta de escaparates. Tanto si os gusta ir de compras como si no, los centros comerciales son verdaderos creadores de ocio durante la Navidad, por sus escaparates o por los espectáculos que montan. Dos son, para nosotros, los principales: Macy’s viste sus escaparates con verdaderos cuentos de Navidad, pero Saks Fifth Avenue organiza una proyección en toda su fachada de la 5th Avenue que atrae a multitud de peatones cada 10 minutos más o menos, cuando se pone en marcha al caer el sol. Pero estos centros no son los únicos: los cercanos Bergdorf Goodman no se quedan atrás, con un toque extra de clase si cabe, y las tiendas más exclusivas de la zona se visten para la ocasión, con sus mejores galas.

• Iluminación callejera. Además de los escaparates propiamente dichos, en Nueva York podréis encontrar iluminaciones especiales por estas fechas en diversos lugares. No suele fallar el interior del Brookfield Place ni ahora tampoco la zona de Hudson Yards. Por si no fueran suficientes, de un tiempo a esta parte se han venido montando verdaderas exhibiciones de luz con temáticas especiales. Algunas se localizan en el interior de recintos como el Jardín Botánico de Brooklyn. Otras como LuminoCity o Winter Lantern Festival montan verdaderos espectáculos a mayor escala con temáticas especiales.

Iluminación y decoración navideña en una de las calles de Nueva York.
Iluminación y decoración navideña en una de las calles de Nueva York. Adrián Rodríguez

Otro evento que no puede faltar es la maqueta a escala de los sitios emblemáticos de Nueva York, realizada con los restos que se han recogido durante todo el año en el Jardín Botánico del Bronx. Es recorrida por pequeñas locomotoras en miniatura y os garantizo que solo falta el vaso de chocolate en la mano para sumergiros en la Navidad de un auténtico chapuzón.

• Restaurantes navideños. Si bien en la ciudad se pueden encontrar restaurantes de todo tipo, hay algunos que llevan la decoración navideña a extremos insospechados, como por ejemplo el Rolf’s, lleno a partes iguales de curiosos y de instagramers que no paran de hacer fotos en su interior. Eso sí, según nuestro humilde paladar, la calidad no acompaña al precio.

Consejos para visitar Nueva York en navidad con niños

• El primero de todos: paciencia… Como os decíamos en un anterior artículo sobre viajar con niños, la paciencia es la madre de la ciencia y la que os conducirá a tener un viaje más feliz.

• El segundo: ropa de abrigo. En Nueva York, en Navidad, hace mucho frío, así que llevad un buen calzado que proteja de lluvia, nieve o lo que surja, y un buen abrigo o ropa térmica para que nada os pare. Si los niños son frioleros, es buena idea probar los saquitos calienta manos, un inventazo.

• El tercero: no se os pase por la cabeza viajar sin llevar un buen seguro de viaje para Estados Unidos, y menos aún viajando con niños, que saltan, corren, patinan sobre hielo… Allí la sanidad no está al alcance de cualquier bolsillo y las facturas han dado más de un susto gordo.

• El cuarto: fechas y horarios. Importante que os cercioréis de cuándo comienzan las atracciones, los mercadillos, cuándo se iluminan los árboles, las casas… Algunos trayectos son largos y no valdría la pena hacerlos si no encontráis el premio final (y menos con los peques a cuestas).

• El quinto: fin de año en Nueva York. A pesar de lo hollywoodiense que puede parecer pasar el fin de año en Times Square, no pinta como una experiencia muy agradable. Horas de espera, de pie, en un recinto cerrado y pasando frío… Puede agobiar y más si se viaja con niños, así que no os lo recomendamos. Y tened en cuenta que la noche de Fin de Año en Manhattan es de las más caras del planeta, tanto para dormir como para cenar…

• Sexto: Nueva York es una ciudad donde impera el consumismo… Las tiendas de niños de las que os hablábamos en el post de Nueva York con niños os van a poner muy difícil respetar el presupuesto. Advertidos quedáis.

Un plan extra

Dependiendo de la edad de vuestros hijos, tenéis que saber que Papá Noel, más conocido como Santa Claus en esta parte del mundo, se deja ver por ciertos lugares como centros comerciales. Uno de los más visitados es Macy’s, donde se encuentra Santaland. En su pequeña ciudad podréis ir a verlo y darle en persona la carta con las peticiones de regalos navideños. Y si los centros comerciales no os atraen, también podréis hacer un típico brunch estadounidense a bordo de un crucero y con Papá Noel como estrella invitada. Planes para todos los gustos…

Dicho todo esto, aquí os dejamos más ideas para viajar a Nueva York en cualquier época del año. Si dudabais si hacerlo en Navidad y con niños, no lo penséis más, es un viaje con mayúsculas que ojalá todo el mundo pudiera hacer al menos una vez en la vida. Inolvidable por definición.

Suscríbete aquí a la newsletter de El Viajero y encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestras cuentas de Facebook, Twitter e Instagram.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS