Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los colores de México

Este es un país en el que todo se vive con una intensidad inaudita. Quizá por eso me gusta tanto. En este vídeo de apenas tres minutos resumo todos los colores, olores y experiencias de mis últimos viajes por un destino cargado de estereotipos

Los colores de México.

Adoro México. Puede que sea por razones muy diversas, pero si tuviera que elegir una me quedaría con que es el país donde todo se vive con una intensa desmedida. La vida y la muerte. La fiesta y el llanto. El amor, la amistad, el odio, la comida, el baile, una boda en Oaxaca, una callejonada en Guanajuato o la pasión por el picante, que le añaden hasta a la fruta. En este lugar todo se hace a la tremenda, como si no existiera un mañana. Y luego están los colores. Los colores que pintan México no se ven en ninguna otra parte del mundo.

No llevo la cuenta, pero posiblemente México sea uno de los países que más veces he visitado en mi vida. He viajado en vagones de segunda en el Chepe, el tren que une Los Mochis con Chihuahua. He buceado en la bahía de La Paz y en los arrecifes de Cozumel. He brindado con mezcal en la plaza Garibaldi y he visto ballenas grises en Baja California. Comí peyote en Real de Catorce y bebí más micheladas de las que debía en fiestas muy locas con las muxes de Juchitán. Volé en globo sobre San Miguel de Allende y conviví con los insurgentes zapatistas en Chiapas en el alzamiento de 1994. Cabalgué hasta las profundidades de las barrancas del Cobre con vaqueros de mirada adusta y palabras esquivas. Me sentí honrado con la hospitalidad de Ángeles Mastreta y fui a Comala en busca de un secreto, como el hijo de Pedro Páramo.

Sé que a veces no es un país fácil y que muchos turistas le tienen miedo por su fama de violento. Pero a mi México siempre me devolvió ciento por uno de las expectativas con las que había llegado. Este país de contrastes nunca decepciona. Quizá porque más que un país es un continente, tan enorme que siempre encuentras lo que buscas. Desde Tijuana a Ciudad de México hay 2.300 kilómetros. De Ciudad de México a la selva Lacandona —es decir, de los restaurantes de lujo de Reforma a una aldea de Ocosingo hay otros mil kilómetros de distancia y mil años en el tiempo. México es un país tan enorme y extremadamente diverso que es imposible conocerlo y comprenderlo en una vida.

El vídeo que acompaña estas palabras es un resumen de tres minutos de varios viajes por México. Tres minutos en los que cabe, comprimida, una tremenda paleta de colores y sensaciones. Espero que os guste.

Los colores de México

Sígueme también en Spotify, Instagram, Youtube y Twitter. Me puedes escuchar todos los viernes, a las 19.00, con Carles Francino en "La Ventana", de cadena SER

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información