Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Trapicheos en la periferia de Nápoles

Trapicheos en la periferia de Nápoles

9 fotos

La historia de Cristiano Persico, de 30 años y habitante de la periferia de Nápoles, retrata la tormenta que se cierne sobre el sur de Italia tras la devastación originada por el coronavirus.

  • Cristiano Persico, conocido como 'El Polaco', nació en la periferia de Nápoles, en Italia. En la imagen, consumiendo cocaína.
    1Cristiano Persico, conocido como 'El Polaco', nació en la periferia de Nápoles, en Italia. En la imagen, consumiendo cocaína.
  • El pasado noviembre, con su novia embarazada de cinco meses, una pareja de carabinieri llamó a la puerta de casa. La policía se lo dejó claro: o paraba de trapichear o se lo llevaban a la cárcel de Poggioreale, donde ya pasó un par de semanas con 20 años. Le prometió a Giusy que lo haría. También que no volvería a tocar la coca.
    2El pasado noviembre, con su novia embarazada de cinco meses, una pareja de carabinieri llamó a la puerta de casa. La policía se lo dejó claro: o paraba de trapichear o se lo llevaban a la cárcel de Poggioreale, donde ya pasó un par de semanas con 20 años. Le prometió a Giusy que lo haría. También que no volvería a tocar la coca.
  • Cristiano y Giusy tuvieron una niña en plena pandemia. En la imagen, los tres saliendo del hospital.
    3Cristiano y Giusy tuvieron una niña en plena pandemia. En la imagen, los tres saliendo del hospital.
  • A los 20 días del nacimiento de su hija, Giusy abandonó a El Polaco. La razón: seguía abusando de la coca.
    4A los 20 días del nacimiento de su hija, Giusy abandonó a El Polaco. La razón: seguía abusando de la coca.
  • Persico buscó dónde instalarse y encontró un piso ocupado que reservó por 500 euros.
    5Persico buscó dónde instalarse y encontró un piso ocupado que reservó por 500 euros.
  • Durante la reclusión, El Polaco no tuvo problemas, pero volvieron en cuanto regresó a la calle. Una tarde, cinco chicos le dieron una paliza por un asunto pendiente.
    6Durante la reclusión, El Polaco no tuvo problemas, pero volvieron en cuanto regresó a la calle. Una tarde, cinco chicos le dieron una paliza por un asunto pendiente.
  • El Polaco sobrevive con lo que gana como vendedor ambulante en un parque. Allí va con una mesa con dos caballetes donde coloca cacahuetes, ganchitos, gominolas. Complementa esos ingresos con pequeños trapicheos.
    7El Polaco sobrevive con lo que gana como vendedor ambulante en un parque. Allí va con una mesa con dos caballetes donde coloca cacahuetes, ganchitos, gominolas. Complementa esos ingresos con pequeños trapicheos.
  • Ocasionalmente, según cuenta él mismo, guarda armas a algún colega. También afirma que nunca ha disparado una.
    8Ocasionalmente, según cuenta él mismo, guarda armas a algún colega. También afirma que nunca ha disparado una.
  • Cristiano Persico no piensa en el futuro: "Si lo hiciese, me darían ganas de llorar todo el tiempo. ¿En cinco años? Muerto, en la cárcel o en el manicomio”.
    9Cristiano Persico no piensa en el futuro: "Si lo hiciese, me darían ganas de llorar todo el tiempo. ¿En cinco años? Muerto, en la cárcel o en el manicomio”.