crisis del coronavirus

El ejercicio al aire libre, un desahogo para los niños y la nueva organización del horario escolar

La actividad física es necesaria en todas las etapas de la vida y debe estar presente en la rutina diaria de todos los alumnos

Un niño juega con su balón.
Un niño juega con su balón. Unsplash

Más información

Los aros de las instalaciones deportivas de los colegios dejaron de anotar las canastas de sus estudiantes el pasado 12 de marzo, cuando el Gobierno recomendó suspender la actividad lectiva en todos los colegios del territorio nacional a causa del coronavirus. Nada de fútbol, patinaje, atletismo, badminton o hockey... Los patios y las puertas de los gimnasios se clausuraron. Las actividades deportivas cesaron de practicarse en los colegios y 9,8 millones de alumnos dejaron de disfrutar de la práctica de la Educación Física tal y como hasta ahora la conocían. Pero si el confinamiento ha tenido algo “positivo” es que el ingenio de los equipos directivos de los centros educativos se agudizó, aprovechando el uso de las nuevas tecnologías como Twitter, Instagram, Tik Tok, etc, para que los alumnos y alumnas siguieran desarrollando la asignatura de Educación Física desde casa. Retos, pruebas, desafíos, “challenge”… Un sinfín de actividades con las que niños y niñas de todas las etapas educativas han permanecido activos durante todas estas semanas.

Después de casi doce semanas de reclusión y a falta previsiblemente tan solo de una para que finalice el estado de alarma y se haga un hueco en nuestras vidas la “nueva normalidad”, los colegios están a la espera de que el Ministerio de Educación y Formación Profesional y las Comunidades Autónomas (CCAA) establezcan protocolos que favorezcan que los estudiantes puedan o no seguir practicando la asignatura de Educación Física con la mayor de las garantías sanitarias a su vuelta a las aulas. Una cuestión que para los expertos consultados resulta un poco complicado de pronosticar en estos momentos. El catedrático de Actividad Física y Salud de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Casajús, indica que el establecimiento de protocolos es difícil de fijar en estos momentos, pero sostiene que hay que tener dos cosas claras para los próximos meses en la “nueva normalidad” de los coles: “la primera, que el virus va a seguir estando en la calle y, la segunda, que es necesario realizar Educación Física. Por eso, es imprescindible buscar fórmulas que compaginen ambos elementos. No son incompatibles”. Para lograrlo, José Antonio Casajús apuesta por incrementar el número de espacios o bien el número de grupos para poder realizar Educación Física de una forma segura, dado que “la actividad física es necesaria en todas las etapas de la vida y debe estar presente en la vida diaria de todos si queremos tener unos patrones, unas ganancias, un mantenimiento de nuestra salud que sea compatible con el poder disfrutar, dentro de nuestras medidas, de lo que es la vida en su totalidad. Por lo tanto, no hay ninguna etapa en la que se pueda prescindir de la actividad física o de las clases de Educación Física”.

Augusto García Zapico, Profesor Contratado Doctor, Facultad de Educación-UCM y miembro Grupo Investigación ImFINE-UPM, admite que todavía es demasiado pronto para aventurar la situación en la que nos encontraremos en septiembre, pero sostiene que, “con los datos actuales de contagios por grupo de población y las características de las mismas, creo que hay que diferenciar lo que se podría hacer en Primaria y en Secundaria”. En ambos casos, en el peor de los escenarios, García Zapico mantiene que “la EF al aire libre puede suponer un desahogo para la organización del resto de la jornada en el centro. Para ello, además de la utilización del patio escolar, sería interesante poder salir al entorno natural cercano (parques) e incluso poder usar instalaciones deportivas municipales cercanas. Garantizar protocolos de higiene de manos y limpieza de material deportivo que se pueda usar de modo individual (en el peor de los escenarios), sería suficiente”.

Además, el miembro del Grupo Investigación ImFINE-UPM asegura que la actividad física es esencial en cada una de las etapas educativas de los estudiantes porque, en su opinión, no se trata solo de actividad física y salud, es mucho más: “educación emocional a través del movimiento -tan necesaria para reponernos de los problemas psicológicos que estar confinados ha provocado-, competencia motriz para la vida, y un largo etc. Muchos de los valores que nos han acompañado estos días se trabajan específicamente en nuestra asignatura: resiliencia, trabajo en equipo, respeto a las normas, empatía, esfuerzo...”.

El Colegio Oficial de Licenciados y Licenciadas en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte del País Vasco (Colcafid País Vasco) apuesta por una Educación Física presencial. Su Junta Directiva afirma que “la materia de EF es más que un “gimnasio”, es una experiencia de aprendizaje integradora e inclusiva, planificada por los/as docentes de EF y que actúa como punto de partida de compromiso con la actividad física y el deporte para toda la vida, permitiendo alfabetizar motrizmente a la sociedad y dotarla de hábitos de vida saludables”. Colcafid País Vasco plantea proporcionar al colectivo un protocolo de actuación que pueda incorporar a sus clases el próximo curso. Este documento, desarrollado desde el Consejo Colef, de la mano de los dos comités asesores en las materias de EF y de Salud, pretende apoyar la labor del profesorado de Educación Física en el aula y el Deporte Escolar y la Actividad Física del alumnado.

María José Lagartos Calvo, miembro de la Comisión Permanente del Consejo Colef, manifiesta que “el documento ayudará, específicamente, a los/as docentes con la toma de decisiones y la implementación de la EF, dando la oportunidad de trabajar la promoción y cuidado de la salud durante el tiempo de clase, y antes, durante y después del día escolar”. Como punto de partida, se ha contemplado la posibilidad de encontrarnos con tres escenarios posibles, descritos por el Ministerio de Educación y Formación Profesional, pues, según señala la Junta Directiva, “a día de hoy no es posible aún poder conocer la situación en la que nos incorporaremos al nuevo curso, ni siquiera si será una situación transitoria/temporal o permanente”. Estos escenarios de regreso a los centros educativos podrán ser: centros abiertos, pero funcionando con un modelo educativo combinado (en el hogar y en la escuela) que permita horarios escalonados, parciales con enseñanza dual; centros abiertos con solo docencia presencial, pero con estrictos protocolos de higiene y distanciamiento físico, en combinación con espacios públicos de la ciudad o pueblo; y centros cerrados y la educación totalmente on-line. Sea como fuere, Colcafid País Vasco señala que “es de vital importancia que los/as docentes y los estudiantes que regresan a los centros perciban un ambiente de aprendizaje seguro y de apoyo, tanto desde el Centro como desde la materia de EF, dándoles habilidades y oportunidades de promoción de la salud y bienestar durante estos tiempos inciertos y difíciles. Reforzar estas habilidades también les ayudará a desarrollar resistencia y habilidades para enfrentar retos futuros”.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50