Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Calma interior

Calma interior

9 fotos

El ajetreo de la calle no alcanza a las estancias de este piso de Barcelona. Reordenado y con elementos de pino y mármol, sus espacios abiertos, la luz natural y los colores neutros crean un ambiente de confort y calidez.

  • En el salón, la alfombra de lana de merino que rompe la monocromía es de Tapicerías Gancedo, y los sillones, de Cassina. El sofá lo ideó el propio diseñador Marcos Catalán. El sobre de las mesas de centro es de mármol de Thassos. Las lámparas sobre la repisa son de Ingo Maurer y Cini & Nils.
    1En el salón, la alfombra de lana de merino que rompe la monocromía es de Tapicerías Gancedo, y los sillones, de Cassina. El sofá lo ideó el propio diseñador Marcos Catalán. El sobre de las mesas de centro es de mármol de Thassos. Las lámparas sobre la repisa son de Ingo Maurer y Cini & Nils.
  • En el recibidor, la mesa central la ideó el estudio Marcos Catalán. Y la alfombra de cáñamo es de BSB (Barcelona).
    2En el recibidor, la mesa central la ideó el estudio Marcos Catalán. Y la alfombra de cáñamo es de BSB (Barcelona).
  • Las sillas son el modelo Catilina de la empresa Azucena. Y la lámpara lleva el nombre que la familia y Catalán le pusieron a la casa: Celia, y es un diseño del propio interiorista.
    3Las sillas son el modelo Catilina de la empresa Azucena. Y la lámpara lleva el nombre que la familia y Catalán le pusieron a la casa: Celia, y es un diseño del propio interiorista.
  • La bañera junto al dormitorio principal es el modelo Stand de EX.T. La grifería del lavabo es el modelo Vola que ideó A. Jacobsen.
    4La bañera junto al dormitorio principal es el modelo Stand de EX.T. La grifería del lavabo es el modelo Vola que ideó A. Jacobsen.
  • Entre el blanco de la cerámica y la madera de pino nórdico, el dormitorio principal, incluida la mesa de centro con sobre de mármol, fue diseñado por Marcos Catalán. Las butacas, modelo Cité de Jean Prouvé, las produce Vitra.
    5Entre el blanco de la cerámica y la madera de pino nórdico, el dormitorio principal, incluida la mesa de centro con sobre de mármol, fue diseñado por Marcos Catalán. Las butacas, modelo Cité de Jean Prouvé, las produce Vitra.
  • En la cocina, también de mármol blanco y madera de pino del norte, los taburetes son el modelo CH56 de la empresa danesa Carl Hansen. La lámpara sobre la encimera es de Flos. La grifería, de Dornbracht.
    6En la cocina, también de mármol blanco y madera de pino del norte, los taburetes son el modelo CH56 de la empresa danesa Carl Hansen. La lámpara sobre la encimera es de Flos. La grifería, de Dornbracht.
  • Vista del espacio que separa el comedor de la cocina. La combinación de madera de pino nórdico y mármol de Thassos está presente en toda la casa.
    7Vista del espacio que separa el comedor de la cocina. La combinación de madera de pino nórdico y mármol de Thassos está presente en toda la casa.
  • Entre el blanco de la cerámica y la madera de pino nórdico, el dormitorio principal, incluida la mesa de centro con sobre de mármol, fue diseñado por Marcos Catalán. Las butacas, modelo Cité de Jean Prouvé, las produce Vitra.
    8Entre el blanco de la cerámica y la madera de pino nórdico, el dormitorio principal, incluida la mesa de centro con sobre de mármol, fue diseñado por Marcos Catalán. Las butacas, modelo Cité de Jean Prouvé, las produce Vitra.
  •  La chimenea del salón es de mármol de Thassos. De este material también es la mesa del comedor diseñada por Catalán.     Es más fácil asociar la calma a la resta que a la suma. Lo sabe el diseñador Marcos Catalán, que firma este piso barcelonés ensimismado y luminoso: un oasis que busca que la unión entre tranquilidad y familia no se lea como un oxímoron. Construido en un edificio de los años setenta, la reforma pertenece a una familia con cuatro hijos que no quiere vivir de manera convencional. Buscaban un refugio para el descanso “físico y mental”, señalan. Y llamaron a un amigo de la infancia, Marcos Catalán, que reorganizó la distribución de esta vivienda de 300 metros cuadrados eliminando pasillos y dobles circulaciones, y combinó pino y mármol de Thassos. ¿El objetivo? Desmontar una organización del espacio tradicional para buscar la luz, aprovechar los metros cuadrados y evitar el ruido. El resultado habla de la calidez como cobijo. El piso queda aislado de ruidos exteriores con nuevas fachadas sobrepuestas en las que lamas venecianas filtran la luz natural dándole una calidad homogénea y envolvente. En el interior, la serenidad va de la mano de la sobriedad: “En contra de la tendencia de cargar los espacios con muchos muebles y objetos, este piso es esencial: permite que la casa sea un marco, no un escenario, que refleja no las aspiraciones, sino la vida de los habitantes”. 
    9

    La chimenea del salón es de mármol de Thassos. De este material también es la mesa del comedor diseñada por Catalán.


    Es más fácil asociar la calma a la resta que a la suma. Lo sabe el diseñador Marcos Catalán, que firma este piso barcelonés ensimismado y luminoso: un oasis que busca que la unión entre tranquilidad y familia no se lea como un oxímoron. Construido en un edificio de los años setenta, la reforma pertenece a una familia con cuatro hijos que no quiere vivir de manera convencional. Buscaban un refugio para el descanso “físico y mental”, señalan. Y llamaron a un amigo de la infancia, Marcos Catalán, que reorganizó la distribución de esta vivienda de 300 metros cuadrados eliminando pasillos y dobles circulaciones, y combinó pino y mármol de Thassos. ¿El objetivo? Desmontar una organización del espacio tradicional para buscar la luz, aprovechar los metros cuadrados y evitar el ruido. El resultado habla de la calidez como cobijo. El piso queda aislado de ruidos exteriores con nuevas fachadas sobrepuestas en las que lamas venecianas filtran la luz natural dándole una calidad homogénea y envolvente. En el interior, la serenidad va de la mano de la sobriedad: “En contra de la tendencia de cargar los espacios con muchos muebles y objetos, este piso es esencial: permite que la casa sea un marco, no un escenario, que refleja no las aspiraciones, sino la vida de los habitantes”.