Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tiempos de boda en Silicon Valley para Sheryl Sandberg

La 'numero dos' de Facebook se compromete con el empresario Tom Bernthal cinco años después de quedarse viuda

Sheryl Sandberg
Sheryl Sandberg, en Londres el pasado enero. PA Images via Getty Images

A sus 50 años Sheryl Sandberg tiene costumbres millennials. O quizá se trate simplemente de una cuestión corporativa. Porque la poderosa ejecutiva, número dos de Facebook, ha utilizado la red social Instagram, la más usada por los veinteañeros y treintañeros, para anunciar su compromiso. Casi cinco años después de enviudar, la mano derecha de Mark Zuckerberg vuelve a casarse.

Sandberg ha aceptado gustosamente el anillo de cinco diamantes —en referencia a los cinco hijos en común de ambos— de Tom Bernthal. "Eres mi todo. No te puedo amar más", escribía ella en su perfil de Instagram, para su medio millón largo de seguidores. Con 46 años, Bernthal es desde hace 16 el cofundador y presidente ejecutivo de Kelton Global, una consultora de estrategia e innovación que realiza proyectos en 48 países para grandes empresas como Amazon, Google, Nike, Starbucks o, precisamente, Facebook. Antes trabajó para Bill Clinton en la Casa Blanca y llegó a ganar un premio Emmy como productor. televisivo Nacido en Washington, vive en Venice Beach, California. Será el tercer marido de Sandberg, que se casó a los 24 años (para divorciarse a los 25) y después contrajo matrimonio en 2004 con Dave Goldberg, que falleció en mayo de 2015 a causa de una contusión craneal tras un accidente en una cinta de correr cuando el matrimonio estaba de vacaciones en México.

El celestino de los ahora prometidos fue precisamente Rob Goldberg, cuñado de Sheryl Sandberg y hermano del fallecido Dave. Al parecer, Tom Bernthal es uno de los mejores amigos de Rob. La primera vez que se vio junta a la pareja fue en un concierto del cantante de música country Garth Brooks que tuvo lugar en Boise, Idaho, a finales del pasado julio. Allí cantaron y bailaron mezclados entre el resto del público, para después saludar y fotografiarse con Brooks y su esposa, la también cantante Trisha Yearwood. El country es una de las músicas favoritas de Bernthal, que parece estar animando a su pareja a aficionarse. Según revelaron amigos comunes a la revista People, "ella contó que era el mejor concierto en el que jamás había estado".

Ver esta publicación en Instagram

Engaged!!! @tom_bernthal, you are my everything. I could not love you more.

Una publicación compartida de Sheryl Sandberg (@sherylsandberg) el

En un mundo eminentemente masculino y en el que sigue costando que las mujeres accedan a las cotas más altas del poder, Sandberg se convirtió en toda una rompetechos. Licenciada en Economía en Harvard, con 29 años empezó a trabajar para el Tesoro de Estados Unidos, después pasó por una consultora y luego se fue al Banco Mundial. En 2001 y hasta 2008 trabajó en Google, que transformó en la gran plataforma de publicidad que hoy es y donde llegó a vicepresidenta. Luego dio el salto a Facebook, donde alcanzó poder y visibilidad. 

Una visibilidad que logró, además, por su activismo. Fue de las primeras que abogó porque no se aplicara el término bossy, mandona, para calificar a las mujeres con poder, en una campaña que apoyaron Beyoncé o la ex Secretaria de Estado de EE UU Condoleezza Rice. Pero su gran salto llegó con el libro Lean In, en castellano Vayamos adelante: las mujeres, el trabajo y la voluntad de liderar (Editorial Conecta). En la primavera de 2013 se convirtió en un superventas. En sus 200 páginas contaba cómo, en ocasiones, las mujeres se obstaculizan a sí mismas, se boicotean al pensar que, si dedican tiempo a su familia, perderán fuelle en el trabajo. La obra fue recibida con entusiasmo por parte de quienes veían a una mujer con poder hablar sin tapujos de que no hay que salir del trabajo más allá de las cinco y media de la tarde —llegó a ser portada de la revista Time—, pero con cierto escepticismo por quienes lo tachaban de autoayuda simplista e ingenua mezclada con un feminismo descafeinado por parte de una mujer con mucha ayuda y recursos. En cualquier caso, la multitud de opiniones que generó dejó patente que no pasaba desapercibido.

Su siguiente libro fue una mezcla de loa a su marido fallecido —ya lo dijo un mes después de su muerte: “Dave, para honrar tu memoria y criar a tus hijos como merecen ser criados, prometo hacer todo lo que pueda para sacarle el mayor provecho a la opción b”— con un empujón de autoayuda. Se vino a llamar Opción B (Conecta) y reflexionaba de lo vivido en ese oscuro periodo.

Pero Sandberg no se dejó vencer por la tristeza. Tras la muerte de Goldberg, salió con el empresario del mundo del videojuego y exdirector de Yahoo! Bobby Kotick. Con él ha estado tres años, desde principios de 2016 hasta el pasado 2019. Ahí llegó Tom Bernthal a su vida. El que, después de una ruta de senderismo y un picnic en un rancho de Nuevo México que llevaron a una pedida de mano por sorpresa, se convertirá en su tercer marido.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >