Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘acuerdo del siglo’ de Trump es una hoja de ruta hacia el Apartheid 2.0

Hacemos un llamamiento a Europa para que rechace el plan y empiece a tomar medidas serias contra la anexión de Palestina por parte de Israel antes de que sea demasiado tarde

Trump y Netanyahu, este lunes en la Casa Blanca.
Trump y Netanyahu, este lunes en la Casa Blanca. EFE

Como israelíes implicados en conseguir la paz para nuestro país y nuestros vecinos palestinos, declaramos nuestra oposición de principio al plan de acuerdo de paz de la Administración Trump para solucionar el conflicto árabe-israelí.

Este plan no resolverá sino que profundizará el conflicto y lo hará permanente, con un grado de desigualdad que no se había visto desde la época del Apartheid en Sudáfrica. De hecho, este es un Plan Bantustán que confina a los palestinos en porciones de territorio controladas por Israel.

Es revelador que la intención de los autores del plan sea la de imponerlo a los palestinos. El presidente Trump y el primer ministro israelí Netanyahu actúan como dos lobos negociando cómo comerse una oveja. Impulsado por Trump, Netanyahu ya ha declarado su intención de iniciar formalmente la anexión del Valle del Jordán y los asentamientos en la Ribera Occidental.

Todo esto es diametralmente opuesto al derecho internacional y a las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, incluida la resolución 2334. Por eso estamos profundamente alarmados por la débil respuesta que ha dado hasta ahora la Unión Europea, presentando el plan Trump como "una ocasión" para relanzar las negociaciones de paz.

El plan no servirá para eso, sino que es una hoja de ruta hacia el Apartheid 2.0. No traerá la paz ni una solución viable de dos Estados. Los líderes palestinos solo pueden rechazarlo.

Hacemos un llamamiento a Europa para que rechace el plan Trump y empiece a tomar medidas serias contra la anexión de Palestina por parte de Israel antes de que sea demasiado tarde.

Ilan Baruch, exembajador israelí en Sudáfrica, Namibia, Botswana y Zimbabue.

Prof. Michael Ben-Yair, exfiscal general de Israel y exjuez en funciones de la Corte Suprema.

Avraham Burg, expresidente del Knesset y jefe de la Agencia Judía.

Zehava Galon, exmiembro del Knesset y expresidente del Partido Meretz.

Prof. David Harel, vicepresidente de la Academia de Ciencias y Humanidades de Israel, galardonado con el Premio Israel (2004) y con el Premio EMET (2010).

Prof. Moty Heiblum, ganador del premio EMET (2014), miembro de la Academia de Ciencias y Humanidades de Israel.

Miki Kratsman, ganador del premio EMET (2011).

Dr. Alon Liel, exdirector general del Ministerio de Relaciones Exteriores; exembajador en Sudáfrica y Turquía.

Mossi Raz, exmiembro del Knesset.

Michal Rozin, exmiembro del Knesset.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >