Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tu vida no es ejemplo de nada

Siempre hay alguien dispuesto a refutar cualquier teoría en base a su experiencia personal. Qué pesadez

Hugh Grant, interpretando con mucha convicción a una isla en ‘About a boy’.
Hugh Grant, interpretando con mucha convicción a una isla en ‘About a boy’.

He cenado barato en Londres y he cenado mal en Roma. Me han robado la cartera en un pub de Manchester, la misma que el día anterior se me cayó en otro pub de la misma ciudad y un señor rapado y tatuado me devolvió amablemente. He vestido pantalones baratos de los que no sujetan carteras, pero entre 2004 y 2007 pude comprarme algunos pantalones caros y una camisa tan buena que me da apuro vestir. He ido de rebajas un año y al siguiente he afirmado no creer en las rebajas. He comprado Lotería de Navidad algunos años. Otros, he dicho que no compraba porque no creía en esa mierda de la lotería. A veces, doy dinero a los mendigos. A veces, no. No me pregunte a qué perfil de mendigo sí y a cuál no. Ni idea. He pedido dinero, he prestado dinero. He devuelto libros que me habían dejado y se me ha olvidado devolver otros. He cogido aviones de Vueling que han salido puntuales y otros de la misma compañía que jamás llegaron a despegar. He visto llover en el desierto. Hablando de ver…

El mundo se divide entre los que pensamos que la experiencia personal puede servir, como mucho, para arrancar una discusión y los humanos que creen que todo acaba en lo que han visto y vivido

“He visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser…”. (Rutger Hauer, en Blade runner).

En Senegal vi a un señor de raza negra vistiendo una camiseta con la bandera confederada. En Malasaña, de madrugada, creí ver un cadáver en un portal. He leído a Joyce y creo que lo he entendido. No he leído jamás a Proust, hulio. He ido regularmente al cine. He dejado de ir al cine. He vuelto a ir al cine. A veces pienso que la mejor serie de la historia es El ala oeste de la Casa Blanca. Otras, que es Friday night lights. En una ocasión, en Barcelona, pedí hora para el hematólogo y me la dieron para ese mismo jueves. Lo nunca visto. Hablando de ver…

“He visto las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura, histéricos famélicos muertos de hambre arrastrándose por las calles…”. (Allen Ginsberg, Aullido).

No sé si es poco o mucho, si es bueno o malo, si me hace una persona simple o sofisticada, lista o boba. Si la vida es trayecto, la próxima me tomo un orfidal antes de despegar. Lo que sí sé es que nunca utilizaré algo que he visto o vivido para sacar ninguna conclusión sobre nada que no se refiera estrictamente a mí mismo. El mundo se divide entre los que pensamos que la experiencia personal puede servir, como mucho, para arrancar una discusión y los humanos embudo, aquellos que creen que todo acaba en lo que han visto y vivido. De momento, vamos perdiendo. No hay más que entrar en Twitter (para amargados), Instagram (para bobos) o Facebook (para gente que tuvo un buen 2002) para darse cuenta de que ya no se puede hablar de nada porque siempre habrá alguien que intervenga para reforzar o desactivar lo que sea a través de algo que le pasó a él. O a un amigo. Una taza es una taza, un jarrón es un jarrón y lo que te pasó aquella noche no es nada que nos pueda hacer cambiar de opinión sobre nada.

“Ningún hombre es una isla”. (John Donne).

“Yo soy una isla. Soy la maldita Ibiza”. (Hugh Grant, en About a boy).

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.