Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rastrillo, la faceta solidaria de Pilar de Borbón

La hermana mayor de don Juan Carlos era una habitual en los actos benéficos y cada Navidad presidía un mercadillo cuya recaudación iba destinada a Nuevo Futuro, una ONG para niños sin hogar

Pilar de Borbón, en 2018, junto a su hija Simoneta en El Rastrillo (Madrid). En vídeo, repaso a la vida de la Infanta. GTRESONLINE/EPV

Pilar de Borbón, fallecida este miércoles en Madrid a los 83 años, era una habitual del mercadillo solidario que cada año organizaba la ONG Nuevo Futuro, de la que la hermana mayor del Rey emérito era una de las impulsoras, además de su presidenta de honor. La infanta de España y duquesa de Badajoz, junto a Pina Sánchez Errázuriz, presidenta de la asociación, daban el pistoletazo de salida a cada Navidad con la inauguración de dicho mercadillo benéfico, cuya recaudación se destina a los niños y jóvenes sin hogar con los que trabaja la ONG.

Nuevo Futuro es una asociación que desde hace más de 50 años cuenta con 116 hogares y centros de acogida repartidos entre España, Portugal, Colombia, Santo Tomé y Príncipe y Perú. En España, gestiona 96 hogares y más de 1.300 plazas, lo que la convierte en la entidad privada con más menores tutelados en acogimiento residencial.

Precisamente la última vez que se vio en público a la infanta Pilar fue el pasado mes de noviembre, durante la celebración de El Rastrillo en el pabellón de Cristal de la Casa de Campo de Madrid. La hermana de don Juan Carlos aparecía con muy buen aspecto, después de que tuviese que ser ingresada en un hospital de Mallorca a finales de verano y tras ser operada de un cáncer de colon el pasado mayo. “Aquí estoy, sigo viva y voy a estar al pie del cañón ayudando en todo lo que pueda”, dijo durante la presentación. Ha sido siempre su buena actitud, su cercanía y su claridad a la hora de hablar de cualquier tema lo que ha convertido a Pilar de Borbón en uno de los miembros más próximos de la familia.

Su idilio con el mercadillo benéfico comenzó por casualidad y poco después de su boda con Luis Gómez-Acebo en 1967, cuando acudió por primera vez invitada por una amiga. Allí los dos se enamoraron de la iniciativa y decidieron formar parte de ella. Un trabajo al que Pilar de Borbón le dedicó más de media vida. Su presencia llevó a otros miembros de la Casa del Rey a participar, como la reina emérita doña Sofía, asidua a El Rastrillo, y a la propia doña Letizia, quien también se ha dejado ver en alguna ocasión comprando.

Desde que en 1991 falleció su marido, Luis Gómez-Acebo, Pilar de Borbón siempre ha presumido de ser una viuda “con una vida organizada y con tiempo y ganas”. Así lo reconoció en una entrevista en EL PAÍS sobre su labor como presidenta en la Federación Ecuestre Internacional, cargo que dejó en 2006 después de tres mandatos consecutivos, donde ella misma presentaba su candidatura. “No he podido trabajar nunca por mis circunstancias familiares. Ahora siento que tengo que dar el do de pecho, pero me siento capacitada y con la cabeza preparada”, reconocía entonces a este diario.

Doña Pi, como se la conocía en familia, nunca ha renegado de su familia y ha sabido sacar el máximo provecho de su posición, lo que ella siempre ha llamado “tener ventaja logística”. “Me ha influido tener una familia como la mía, un marido metido en negocios, un padre muy ocupado y un hermano que también lo está. Algo te queda de todo ello. Conoces a medio mundo y, para ser presidenta de una federación y poder llamar a alguien y que se ponga, es importante”, reconocía en la misma entrevista.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >