Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aulas para un mundo mejor

Las ciencias sociales sirven para mucho más que para saber de fechas, nombres o datos. Es un área que puede ayudar de manera muy clara en esa relación necesaria entre escuela y mundo real

— Alejandro: Profe, desde que hemos hecho el proyecto, en casa compramos menos envases de plástico cuando vamos al super.

— Moisés: Me ha gustado el proyecto. Hemos aprendido lo que tenemos que hacer para mejorar Lebrija.

— Lucía: Gracias al proyecto, en clase hemos aprendido a mejorar el medioambiente.

— Marina: Hemos aprendido que cualquiera puede ayudar a mejorar el planeta...

Estas manifestaciones responden al convencimiento y estado de ánimo de algunos estudiantes de tercero de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), del Instituto Público de Educación Secundaria ‘Virgen del Castillo’ de Lebrija (Sevilla), después de haber participado durante mes y medio (desde mitad de marzo hasta finales de abril de 2019) en el proyecto pedagógico #LebrijaSostenible.

En la entrada anterior ya nos referiamos a los motivos, propósitos, características y tareas acometidas desde este proyecto. En esta ocasión, avanzamos más y analizamos su base didáctica: una secuencia pedagógica de indagación cooperativa sobre temáticas valiosas para la vida real de los estudiantes.

Docentes implicados en el proyecto habían venido expresando la necesidad de llevar a las aulas el estudio de situaciones relevantes de actualidad, presentes en los medios, las rrss y el debate social. Realidades como la muerte de inmigrantes, la violencia machista, el cambio climático, la pobreza y los conflictos sociales... necesitaban un tratamiento educativo integral, interactivo y de cierta profundidad. Buscaron un núcleo didáctico generador y lo encontraron en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

El tratamiento didáctico de los ODS permitía, además, abordar con más sentido los contenidos del currículo oficial de la asignatura de Geografía e Historia, en especial los ámbitos temáticos relacionados con la economía sostenible y el cuidado del medio ambiente.

17 objetivos para transformar nuestro mundo

Aulas para un mundo mejor

Naciones Unidas

En 2015, la ONU aprobó la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible, una oportunidad para que los países y sus sociedades emprendan un nuevo camino con el que mejorar la vida de todos, sin dejar a nadie atrás. La Agenda cuenta con 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, que incluyen desde la eliminación de la pobreza hasta el combate al cambio climático, la educación, la igualdad de la mujer, la defensa del medio ambiente o el diseño de nuestras ciudades.

Manuel Jesús Fernández, profesor de Educación Secundaria en Ciencias Sociales y promotor de este proyecto considera que “... en la escuela se necesita abordar temas que de verdad importan, problemas reales y, en este caso, pensamos que urgentes (...) hacer ver que las ciencias sociales sirven para mucho más que para saber de fechas, nombres o datos y que es un área que puede ayudar de manera muy clara en esa relación necesaria entre la Escuela y el mundo real.”

El armazón didáctico de este proyecto demandaba un planteamiento metodológico diferente al habitual. Era preciso, por su carga vivencial, organizar entornos de aprendizaje, en colaboración, sustentados en la indagación y la implicación personal. Este modo de aprender facilitó el estudio de las temáticas contempladas en los ODS, su significado y consecuencias.

La investigación educativa (p. ej., NCREL, 2003; Partnership for 21st Century Skills, 2004), pone de manifiesto que los estudiantes aprenden más profundamente cuando aplican los conocimientos trabajados en clase a los problemas del mundo real. Los enfoques basados en la indagación, acordes con este planteamiento, permiten avanzar y consolidar nuevos aprendizajes, necesarios en este siglo XXI, como la comunicación, la colaboración, la creatividad y el acceso al conocimiento incorporando actitudes y habilidades de pensamiento crítico, divergente... y de profundización.

Este tipo de enfoques metodológicos reclaman, por otra parte, una sólida competencia profesional en el docente. Si no se entienden bien y se aplican torpemente, por no estar bien estructurados, los resultados que se obtienen son más pobres de lo esperable.

Estas circunstancias fueton contempladas por el proyecto #LebrijaSostenible. Manuel Jesús Fernández (el profesor que lideraba esta iniciativa) contaba con experiencia suficiente en la aplicación de este tipo de metodologías indagatorias (Aprendizaje Basado en Proyectos —ABP—, Basado en problemas, Aprendizaje a través del diseño —ABD—, Flipped Classroom —Clase invertida—, Aprendizaje y Servicio —ApS—...). Sus diseños y prácticas de aula eran conocidas y reconocidas en rrss por colegas profesionales; así como, sus publicaciones y actividad como formador de este tipo de metodologías.

Una de las actividades del Proyecto #LebrijaSostenible para reforzar el aprendizaje de los ODS: Cada grupo tenía que diseñar una ruleta con material reciclado donde incorporar las preguntas que habían planteado anteriormente sobre los objetivos trabajados ampliar foto
Una de las actividades del Proyecto #LebrijaSostenible para reforzar el aprendizaje de los ODS: Cada grupo tenía que diseñar una ruleta con material reciclado donde incorporar las preguntas que habían planteado anteriormente sobre los objetivos trabajados

El relato de la secuencia de trabajo docente desplegada en el proyecto #LebrijaSostenible nos permitirá ilustrar estas metodologías y los hitos de un proceso de aprendizaje adaptado a un propósito complejo de renovación de ideas e implicación del estudiante.

En una fase inicial se quiso vincular el proyecto con las necesidades manifestadas por estudiantes y profesores, en referencia a una cuestión de plena vigencia. Recordemos la fecha del viernes 15 de marzo de 2019, en la que un grupo de estudiantes de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y docentes concentraron en el patio del instituto, en un acto simbólico de ‘enterramiento’ del planeta. Reclamaban la adopción de acciones efectivas contra el calentamiento global y el cambio climático promovidas por Juventud por el clima (Fridays For Future).

Este hecho abrió el diálogo en clase de tercero de ESO sobre la incorporación, en la materia de Geografía e Historia, de un proyecto de aprendizaje centrado, entre otras temáticas, en el Cambio climático. Con solo este primer acercamiento no iba a ser suficiente la puesta en marcha esta iniciativa, se necesitaban más actividades de concienciación y motivación que ayudaran a definir con cierta precisión las situaciones y temáticas con las que se iban a encontrar y desafiar algunos supuestos previos, poco elaborados.

Estaban dando los primeros pasos de una secuencia de aprendizaje definida como Design Thinking’ (Pensamiento de Diseño o Aprendizaje a través del Diseño ABD) con la que poder encontrar ideas para una mejor comprensión de la realidad y la búsqueda de soluciones.

design thinking png 2
Secuencia de Aprendizaje a través del Diseño —ABD—

La secuencia les iba a servir, además, como estructuradora de temáticas y tareas, aprendizajes y su revisión; así como, para que los estudiantes tomaran conciencia de sus avances.

Desde este enfoque se entiende que el aprendizaje es más profundo cuando se pide al alumnado el diseño y la creación de un producto final (‘un prototipo’, artefacto...) con el que profundizar en la comprensión del problema y aplicar los conocimientos adquiridos.

Para conseguir estos propósitos en esta fase inicial, Manuel Jesús Fernández preparó un vídeo, de anticipación e impacto, al que tituló ‘Lebrija 2027. Se trataba de abordar el tema del calentamiento climático que, en ese momento, era la preocuoacion de mayor presencia entre sus estudiantes. El vídeo mostraba las posibles consecuencias que para sus vidas tendría la llegada de un huracán a la localidad de Lebrija.

Después del correspondiente diálogo, continuaron con otra actividad de concienciación; en este caso, sobre el control de residuos mediante prácticas de Reciclado, Reutilización y Reducción (La regla de las tres erres).

A continuación, presentamos uno de los padlet construidos con las propuestas de algunos estudiantes sobre los modos de reducir su huella de carbono.

A modo de ilustración, facilitamos también una planificación de esta misma tarea (Reducir, Reutilizar y Reciclar) integrada en el currículo de Geografía e Historia, elaborada por Manuel Jesús Fernández para el #ProyectoODS de primero de ESO para el curso 2019-20.

Con objeto se seguir avanzando en esta fase inicial de definición del problema, en este caso medioambiental, y desafíar algunos supuestos previos, cada estudiante editaba un vídeo, caracterizando una situación determinada (La isla de plástico, p. ej.,), exponiendo sus riesgos y consecuencias. Visionaron también otro vídeo sobre ‘La economía circular’ y las necesidades de cambio en la estructura productiva mundial.

Perspectivas y desafíos de los enfoques de aprendizaje basados en la indagación

Brigid Barron y Linda Darling-Hammond


Un estudio comparativo longitudinal realizado por Boaler (1997, 1998) llevó a cabo un seguimiento de estudiantes, durante tres años, en dos escuelas británicas, comparables en sus logros académicos anteriores y nivel socioeconómico. Una utilizaba un currículo tradicional y la otra un currículo basado en proyectos.

La escuela tradicional ofrecía una enseñanza dirigida por el docente organizada alrededor de textos, cuadernos de ejercicios y pruebas frecuentes en clase.

La enseñanza en la otra escuela utilizaba proyectos abiertos en clases heterogéneas. Usando un diseño previo y posterior a las pruebas, el estudio demostró que aunque los estudiantes adquirían un aprendizaje comparable, cuando se los sometía a pruebas sobre procedimientos básicos de matemáticas, los que habían participado en el currículo basado en proyectos obtuvieron mejores resultados en problemas conceptuales contemplados en el examen nacional.

En el tercer año del estudio, aprobaron este examen muchos más estudiantes de la escuela basada en proyectos que de la escuela tradicional.

Boaler observó que, aunque los estudiantes de la escuela tradicional “pensaron que el éxito matemático reside en poder recordar y utilizar reglas”, los estudiantes del ABP habían desarrollado un tipo de conocimiento matemático más flexible y útil, que los involucró en “la exploración y el pensamiento” (Boaler, 1997: 63)

Las actividades anteriores dieron paso a una segunda fase de la secuencia, la de idear y prototipar. Como comentaba uno de los alumnos “ahora, como siempre, nos toca... pensar.

En esta fase, como en todos los proyectos de trabajo del curso, utilizaron el modelo ‘Flipped Classroom (Dar la vuelta a la clase). Manuel Jesús, les facilitó un vídeo de introducción a los ODS, acompañado del correspondiente formulario de reflexión (“¿Quiénes son los responsables de cumplir los ODS?: Los gobiernos, Las asociaciones, Las personas, Todas las anteriores; ¿Qué tres ODS te parecen más relevantes? ¿Qué objetivo te interesa más? ¿Se podrían aplicar a Lebrija? Explica tu respuesta...”). Pretendía el acercamiento reflexivo y activo a la temática.

La metodología de ‘clase invertida’ utiliza la información disponible en la red, en soporte vídeo, o en su ausencia producida por el propio docente, para acercar conceptos básicos al estudiante, liberando tiempo de aula para el debate colectivo, la resolución de dudas, la profundización, el trabajo cooperativo, el aprendizaje entre iguales...

Había llegado el momento de Idear fórmulas, soluciones, propuestas… de conocer a fondo los ODS, evidencias y datos disponibles e indagar posibles soluciones. Fue un trabajo colectivo, en pequeño y gran grupo, de profundización en el que abordaron el estudio de las causas y problemas en el desarrollo de posibles medidas. Se valoraron y adoptaron decisiones a favor de aquellas acciones que contraban con mejores condiciones para poder ser adoptadas en su entorno próximo, en su localidad.

Finalmente, cada pequeño grupo se organizó para el estudio en profundidad de dos o tres de los objetivos de desarrollo sostenible; planificando su exposición y defensa en clase.

La actividad de exposición y defensa de una temática es algo fundamental en estos modelos de aprendizaje por indagación. Las audiencias demandan coherencia y alto nivel de comprensión, requieren explicaciones con sentido, clarificación de puntos confusos, etc. Exigen plazos, disciplina y reflexión sobre la calidad de lo que se expone; programación y definición de prioridades. Supone un aprendizaje de habilidades cognitivas y sociales difícilmente adquiribles con una metodología más tradicional.

En estas sesiones de debate y trabajo grupal surgió la idea que se transformó en el producto final del proyecto (‘el prototipo’, la tarea referencial...) que desembocó, a su vez, en una acción de máxima implicación social, mutó en proyecto de aprendizaje-servicio. Habían tomado conciencia de que muchas de las medidas que estaban proponiendo podrían ser expuestas en el Consistorito de su localidad, ante el alcalde de Lebrija.

Al principio hubo algo de incredulidad —cuenta Manuel Jesús— pero una vez debatida, se consideró buena idea y se optó por su preparación y puesta en práctica. En el curso 2019-20, en el nuevo #ProyectoODS, el prototipo sería otro: Diseñar la creación de una ONG para la sostenibilidad del planeta en alguno de sus aspectos: cambio climático, justicia social, ciudades sostenibles...

Finalmente, llegaron a la fase final de implementación y evaluación. Cada grupo construyó un discurso de presentación que se leyó en clase y sirvió de base para el que finalmente confeccionaron y llevaron al Ayuntamiento en un acto solemne que se vio reflejado en la prensa y televisión local.

El resultado fue verdaderamente enriquecedor, tanto para el alumnado y docentes, como para el centro en su globalidad, el ayuntamiento y la localidad de Lebrija. Así se valoró en clase y se puso de manifiesto por las autoridades representativas del municipio.

La evaluación realizada permitió obtener conclusiones y formular propuestas, para rediseño, que se han ido reflejando en la continuidad y evolución del proyecto #LebrijaSostenibleen el #ProyectoODS. Aulas comprometidas para intentar hacer un mundo mejor. El nuevo proyecto se viene desplegando en el curso 2019-20, en primero y tercero de ESO del IES ‘Virgen del Castillo’ y en el IES ‘Ifach de Calpe (Alicante), junto a una campaña de concienciación para todo el IES ‘Virgen del Castillo’.

Alumnos y alumnas del IES Virgen del Castillo presentan sus propuestas para una “Lebrija más sostenible”
Alumnos y alumnas del IES Virgen del Castillo presentan sus propuestas para una “Lebrija más sostenible”

Para Lebrija y su ayuntamiento ha sido un proyecto valioso, tal como tuvo ocasión de manifestar el alcalde, que mostró muchos interés por las propuestas planteadas y, como representante de Lebrija, se sintio interpelado especialmente por algunas como las papeleras de reciclaje y el sello de comercio o empresa sostenible (el compromiso de las empresas y comercios de Lebrija con la sostenibilidad del planeta se podría demostrar obteniendo un distintivo, que figurase en sus establecimientos y sitios web, y que los identificara, según el grado de compromiso, con entre una y cinco estrellas).

Ilustración de ampliar foto
Ilustración de

El centro, por su parte, ha conseguido convertirse en referencia local. Ha sido la institución donde surgieron las propuestas.

Manuel Jesús afirma... “desde mi perspectiva docente, el proyecto ha resultado todo un éxito. Aumentó el compromiso del alumnado con el entorno y la comunidad, se prestó un servicio a la comunidad, pudimos comprobar el valor motivador y de profundización del aprendizaje contextualizado, logró una mayor concienciación sobre la problemática planteada en los ODS y el protagonismo alcanzado por el alumnado fue un hecho”.

También el alumnado tuvo ocasión de expresar sus valoraciones. Algunas de ellas, además de las ya facilitadas al comienzo de este relato, se incorporan a continuación.

Teresa: El proyecto ha sido muy interesante porque tiene que haber justicia, y estaría bien un mundo sin contaminación. He aprendido muchas cosas, que no me había dado cuenta, y qué habría que hacer para un mundo sostenible.

Antonio: Lo importante es darse cuenta de que es algo del día a día y que todos podemos hacer cosas.

Esther: Son temas muy importantes que nos interesan mucho y que casi nunca se tratan en clase y por eso me ha parecido muy interesante.

— Rosario: El proyecto me ha enseñado que entre todos tenemos que cuidar el planeta para construir un futuro mejor.

Un resumen general de las valoraciones de los estudiantes, utilizadas por Manuel Jesús como referencia de mejora, se recoge en el siguiente documento.

Hasta aquí la experiencia. Pero hay una conclusión o noticia más. Probado su valor y viendo sus posibilidades, Manuel Jesús, con una visión comprometida de la enseñanza y el aprendizaje de las ciencias sociales, se ha propuesto diseñar un Recurso Educativo Abierto (REA), una propuesta didáctica, sustentada en esta metodología indagatoria, desde la que se plantea la enseñanza de toda la materia de Geografía de 3º de ESO, girando alrededor de los ODS. La iniciativa ya se aplica en el curso 2019/20; es una propuesta inicial que busca la participación de otros centros: Me apunto al Proyecto #ODS.

En el vídeo siguiente podemos identificar el enfoque adoptado.

Trascurrido el primer trimestre del nuevo proyecto, en el siguiente vídeo podemos escuchar algunas manifestaciones del alumnado sobre los aprendizajes conseguidos.

Lecturas

Manuel J. Fernández. ¿Una clase al revés?

Antonio Bolívar. El curriculum inclusivo en una escuela que asegure el éxito par todos. Revista e-Curriculum, São Paulo, v.17, n.3, p. 827-851 jul./set. 2019.

“Es necesario actualizar el conocimiento impartido en las aulas, proponerlo y enseñarlo de modo que sea potenciador de las capacidades de conocer de los alumnos y de manera que pueda facilitar la comprensión ordenada del mundo que nos rodea en el entorno más inmediato, a la vez que se contemplan las relaciones complejas con un medio globalizado.” (Gimeno Sacristán, 2018)

(*) Versión para profesionales en ResearchGate (Descargar en PDF).
(**) Manuel Jesús Fernández Naranjo es profesor de Educación Secundaria en el Instituto de Educación Secundaria ‘Virgen del Castillo’ de Lebrija (Sevilla), interesado en las metodologías activas y formador en Flipped Classroom (Clase Invertida) y Aprendizaje Basado en Problemas (ABP). Es miembro del Consejo editorial de la publicación virtual ‘The Flipped Classroom’, cuenta con amplio reconocimiento entre docentes y profesionales de la educación, y sus materiales de enseñanza, disponibles en la red, son de amplia referencia y utilización.
(***) Agradecemos al resto del profesorado y comunidad educativa del Instituto de Educación Secundaria ‘Virgen del Castillo’ de Lebrija (Sevilla) por acoger y prestar apoyo a este tipo de iniciativas educativas innovadoras.
(****) Agradecemos la colaboración de la ilustradora Silvia Campos en la composición de esta entrada.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información