Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Un nuevo hogar en Europa

Un nuevo hogar en Europa

23 fotos

Cuando tenía 14 años, Abdeljabar salió de su casa en Larache, Marruecos, para no volver más. Cuenta que cruzó a España en patera y desde hace tres años vive en un centro de acogida en Albacete. Su mayor anhelo: volver a su ciudad y abrazar de nuevo a su madre.

  • Muchas tardes, Abdel va a un parque de calistenia situado en la zona universitaria. Allí se encuentra con sus amigos españoles, escucha música y practica deporte. Uno de sus objetivos cuando llegó a España era someterse a una operación para recuperar la movilidad de su brazo derecho, limitada a causa de una quemadura. La pasada primavera pasó por quirófano y ahora, por fin, consigue subir el brazo con casi total libertad.
    1Muchas tardes, Abdel va a un parque de calistenia situado en la zona universitaria. Allí se encuentra con sus amigos españoles, escucha música y practica deporte. Uno de sus objetivos cuando llegó a España era someterse a una operación para recuperar la movilidad de su brazo derecho, limitada a causa de una quemadura. La pasada primavera pasó por quirófano y ahora, por fin, consigue subir el brazo con casi total libertad.
  • La habitación de Abdel es la última de un largo pasillo donde hay otros siete cuartos en los que duermen niños migrantes no acompañados como él. "Si tuviera aquí a mi familia y a todos, estaría como un rey", asegura.
    2La habitación de Abdel es la última de un largo pasillo donde hay otros siete cuartos en los que duermen niños migrantes no acompañados como él. "Si tuviera aquí a mi familia y a todos, estaría como un rey", asegura.
  • La comida favorita de Abdel es la que hace su madre, especialmente la harira, una sopa tradicional marroquí. Él aprendió a cocinar gracias a ella en los largos ratos que pasaban en casa.
    3La comida favorita de Abdel es la que hace su madre, especialmente la harira, una sopa tradicional marroquí. Él aprendió a cocinar gracias a ella en los largos ratos que pasaban en casa.
  • Antes de bajar a desayunar, Abdel se viste y se asea en el cuarto de baño contiguo a su habitación. Le gusta ir arreglado y, en el centro, todo el mundo le define como “presumido”.
    4Antes de bajar a desayunar, Abdel se viste y se asea en el cuarto de baño contiguo a su habitación. Le gusta ir arreglado y, en el centro, todo el mundo le define como “presumido”.
  • Cada mañana, a las 8.15 horas, Abdel sale del centro de acogida para coger el autobús que le lleva al polígono donde se encuentra la Escuela de Cuchillería.
    5Cada mañana, a las 8.15 horas, Abdel sale del centro de acogida para coger el autobús que le lleva al polígono donde se encuentra la Escuela de Cuchillería.
  • La historia de Abdel (a la derecha) no se entiende sin la de Khaled (a la izquierda). Ambos se conocen desde pequeños y vinieron juntos desde Larache. “Somos como familia”, asegura Abdel.
    6La historia de Abdel (a la derecha) no se entiende sin la de Khaled (a la izquierda). Ambos se conocen desde pequeños y vinieron juntos desde Larache. “Somos como familia”, asegura Abdel.
  • Un grupo de alumnos de la Escuela de Cuchillería (al fondo) llega al centro.
    7Un grupo de alumnos de la Escuela de Cuchillería (al fondo) llega al centro.
  • Aunque no da demasiados detalles sobre su viaje hasta España, Abdel asegura que llegó en patera a Barbate en octubre de 2016, junto con más de una decena de personas. Desde entonces, se ha sentido solo y echa de menos a su familia, en especial a su madre. "Si te enfadas, si lloras, aquí nadie te va a entender", explica.
    8Aunque no da demasiados detalles sobre su viaje hasta España, Abdel asegura que llegó en patera a Barbate en octubre de 2016, junto con más de una decena de personas. Desde entonces, se ha sentido solo y echa de menos a su familia, en especial a su madre. "Si te enfadas, si lloras, aquí nadie te va a entender", explica.
  • Clase de matemáticas en la Escuela de Cuchillería. El profesor, Manuel Esteban, asegura que Abdel es un alumno que “siempre está atento, no da guerra y nunca falta”.
    9Clase de matemáticas en la Escuela de Cuchillería. El profesor, Manuel Esteban, asegura que Abdel es un alumno que “siempre está atento, no da guerra y nunca falta”.
  • Abdel toma notas en la clase de matemáticas en la Escuela de Cuchillería. Aunque le interesan más las asignaturas de ciencias que de letras, las matemáticas son una de las materias que más le cuestan.
    10Abdel toma notas en la clase de matemáticas en la Escuela de Cuchillería. Aunque le interesan más las asignaturas de ciencias que de letras, las matemáticas son una de las materias que más le cuestan.
  • Taquilla de Abdel en la Escuela de Cuchillería. La utiliza para guardar tanto libros como el mono azul de faena que utilizan en las prácticas de taller.
    11Taquilla de Abdel en la Escuela de Cuchillería. La utiliza para guardar tanto libros como el mono azul de faena que utilizan en las prácticas de taller.
  • Descanso en las prácticas de taller de la Escuela de Cuchillería. Abdel, como el resto de sus amigos, tiene perfil de Facebook, Instagram, Twitter y usa Whatsapp. De izquierda a derecha, Abdel, Sahlid, Marcos, Carlos y Samuel.
    12Descanso en las prácticas de taller de la Escuela de Cuchillería. Abdel, como el resto de sus amigos, tiene perfil de Facebook, Instagram, Twitter y usa Whatsapp. De izquierda a derecha, Abdel, Sahlid, Marcos, Carlos y Samuel.
  • Con Roque Rodríguez, su profesor en el taller de la Escuela de Cuchillería. Abdel, según Rodríguez, es uno de los alumnos más aplicados y responsables del curso, aunque sigue teniendo dificultades con el idioma.
    13Con Roque Rodríguez, su profesor en el taller de la Escuela de Cuchillería. Abdel, según Rodríguez, es uno de los alumnos más aplicados y responsables del curso, aunque sigue teniendo dificultades con el idioma.
  • Además de acabar sus estudios en la Escuela de Cuchillería, a Abdel le gustaría estudiar también peluquería. “El año que viene lo voy a intentar. Lo voy a pagar con mi dinero”, afirma.
    14Además de acabar sus estudios en la Escuela de Cuchillería, a Abdel le gustaría estudiar también peluquería. “El año que viene lo voy a intentar. Lo voy a pagar con mi dinero”, afirma.
  • Abdel reemplaza el sensor que mide la muela en una máquina rectificadora y afiladora en la empresa de cuchillería Arcos Hermanos SA, donde realiza prácticas en el departamento de mantenimiento.
    15Abdel reemplaza el sensor que mide la muela en una máquina rectificadora y afiladora en la empresa de cuchillería Arcos Hermanos SA, donde realiza prácticas en el departamento de mantenimiento.
  • Abdel muestra en su móvil la única fotografía que conserva de su familia, donde aparecen su hermano Mohamed y su madre Aecha Boutza. El texto impreso sobre la imagen dice “Mi madre es la mejor de las mujeres, lo es todo, sin ella la vida no vale nada; el mundo necesita un corazón como el de mi madre… Te quiero madre”.
    16Abdel muestra en su móvil la única fotografía que conserva de su familia, donde aparecen su hermano Mohamed y su madre Aecha Boutza. El texto impreso sobre la imagen dice “Mi madre es la mejor de las mujeres, lo es todo, sin ella la vida no vale nada; el mundo necesita un corazón como el de mi madre… Te quiero madre”.
  • Una de las cosas con las que más dfisfruta Abdel de Albacete es “el fútbol”, aunque en general le gusta todo tipo de deporte. “También querría ser entrenador de kárate”, confiesa.
    17Una de las cosas con las que más dfisfruta Abdel de Albacete es “el fútbol”, aunque en general le gusta todo tipo de deporte. “También querría ser entrenador de kárate”, confiesa.
  • Abdel (al fondo) junto con Khaled, a la derecha y Omar en primer plano viendo la televisión en el Centro Arco Iris. La mayoría de jóvenes marroquíes residentes se comunican entre ellos en árabe.
    18Abdel (al fondo) junto con Khaled, a la derecha y Omar en primer plano viendo la televisión en el Centro Arco Iris. La mayoría de jóvenes marroquíes residentes se comunican entre ellos en árabe.
  • Grego de la Dueña, educadora social, durante la tareas educativas con varios chavales en el centro Arco Iris. De izquierda a derecha, Abdel, Mohamed, Grego de la Dueña, Boulula y Jawad, de espaldas.
    19Grego de la Dueña, educadora social, durante la tareas educativas con varios chavales en el centro Arco Iris. De izquierda a derecha, Abdel, Mohamed, Grego de la Dueña, Boulula y Jawad, de espaldas.
  • Cuando cumpla 18 años, el próximo 7 de enero, Abdel tendrá que abandonar el centro de acogida. Entonces, podrá residir en un piso con otros compañeros y recibirá una ayuda económica para hacer frente a los gastos mientras acaba sus estudios y encuentra trabajo.
    20Cuando cumpla 18 años, el próximo 7 de enero, Abdel tendrá que abandonar el centro de acogida. Entonces, podrá residir en un piso con otros compañeros y recibirá una ayuda económica para hacer frente a los gastos mientras acaba sus estudios y encuentra trabajo.
  • Abdel, Omar y Mohamed (de espaldas) juegan al futbolín en el Centro Joven de Albacete, al que acuden a menudo para participar en actividades lúdicas.
    21Abdel, Omar y Mohamed (de espaldas) juegan al futbolín en el Centro Joven de Albacete, al que acuden a menudo para participar en actividades lúdicas.
  • Después de tres años Abdel (de perfil a la izquierda) y Khaled (de perfil a la derecha) son los veteranos del centro de acogida. Son los únicos a los que se les ha podido tramitar la nacionalidad. En primer plano, Mohamed, de espaldas Omar y al fondo Mohamed.
    22Después de tres años Abdel (de perfil a la izquierda) y Khaled (de perfil a la derecha) son los veteranos del centro de acogida. Son los únicos a los que se les ha podido tramitar la nacionalidad. En primer plano, Mohamed, de espaldas Omar y al fondo Mohamed.
  • Vista exterior del centro de acogida, en Albacete. La fachada principal actual, pintada de colores, es fruto de la reciente remodelación del centro con el objetivo de dignificar el entorno.
    23Vista exterior del centro de acogida, en Albacete. La fachada principal actual, pintada de colores, es fruto de la reciente remodelación del centro con el objetivo de dignificar el entorno.