Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De cómo Cara Delevingne pasó de ser modelo a empresaria de éxito

Acaba de ser nombrada la maniquí mejor pagada del Reino Unido, y aunque en los últimos años se ha dedicado a su faceta como actriz, ha sido su marca Cara&Co lo que más beneficios le ha reportado

Cara Delevingne
La modelo y actriz Cara Delevingne, en Berlín, la pasada semana. Getty Images

Aunque hace cuatro años que Cara Delevingne se despidió de las pasarelas, acaba de ser nombrada la modelo mejor pagada del Reino Unido después de recaudar más de 23 millones de euros en 2018. Delevingne, de 27 años, ha obtenido más del doble del salario de sus rivales más cercanas, como Kate Moss, de 45 años, que se ha embolsado unos 10 millones; o la exángel de Victoria’s Secret, Rosie Huntingon-Whiteley, de 32 años, que se ha llevado casi nueve millones.

En 2015, Delevingne anunció que dejaba de desfilar para adentrarse en otra de sus grandes pasiones: la interpretación. Carente de formación o de experiencia previa, la actriz ha conseguido atesorar un buen ramillete de títulos cinematográficos, desde su discreto debut de hace siete años en la cinta Anna Karenina pasando por la superproducción Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas (2017). Un total de 10 películas que, sin embargo, apenas han triunfado en taquilla y la crítica no ha sido del todo buena con su protagonista. Pero la intérprete no cesa en su empeño de seguir haciéndose un hueco en la industria y, como si de una auténtica protegida de Hollywood se tratase, ahora va a probar suerte en la pequeña pantalla con Carnival Row, la nueva serie de Amazon Prime Video que protagoniza junto a Orlando Bloom.

El descaro y desenfado del que siempre ha presumido sobre la pasarela —no hay que olvidar que acudió a la Gala del Met de 2017 con la cabeza rapada y pintada de plateado— han sido sus señas de identidad y claves de su éxito también fuera de ella. Con más de 43 millones de seguidores en Instagram, Delevingne es un ejemplo a seguir entre los jóvenes. Ha admitido que sufrió depresión infantil debido a la situación familiar que la forzó a abandonar la escuela —su madre era adicta a la heroína—; se ha convertido en un icono del llamado género fluido, un término con el que se refieren a las personas que no se identifican con una sola identidad sexual y que se siente atraída sexualmente por personas independientemente de su sexo. Actualmente es un referente para el colectivo LGTBI.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Cara Delevingne (@caradelevingne) el

El pasado junio fue galardonada por su compromiso para terminar con el suicidio entre los jóvenes LGTBI y fue muy aplaudida durante su discurso, por las palabras que le dedicó a su pareja, Ashley Benson, actriz de la serie Pretty Little Liars. “Tengo otra mujer muy especial en esta sala a la que agradecer todo, y tú sabes quién eres”, dijo dirigiéndose a Benson. “Ella es una de las personas que me ayudan a quererme a mí misma cuando más lo necesito. Ella me mostró cuál es el amor real y cómo aceptarlo. Te amo, Sprinkles”, terminó Delevingne su discurso mencionando a la intérprete por su apodo.

Una seguridad en sí misma que vuelve a ser notable con el éxito de sus negocios. Más allá de sus últimas y esporádicas subidas a las pasarelas, sus trabajos publicitarios como modelo, sus proyectos en cine y televisión y su efímero tonteo con la literatura —publicó una novela en 2017, Mirror, mirror— ha sido su compañía Cara&Co lo que más beneficios le ha reportado. Según publican medios británicos como Daily Mail o The Sun, en los últimos 12 meses, ha ganado más de 60.000 euros al día a través de su empresa. Además, la polifacética Cara Delevingne también gana dinero a través del negocio de su padre, Harvey White Properties Ltd, dedicado principalmente a la compraventa y alquiler de inmuebles, donde forma parte del comité de dirección, junto a su hermana Chloe, quien se unió solo hace unos meses.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >