Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las actrices conquistan la pantalla a puñetazos

Charlize Theron o Gal Gadot reivindican con sus papeles de heroínas su valor en la industria

Charlize Theron, en su papel como la espía Lorraine Broughton en 'Atómica'.
Charlize Theron, en su papel como la espía Lorraine Broughton en 'Atómica'.

Los estrenos más esperados del verano tienen nombre de mujer. Charlize Theron, Sofía Boutella o Cara Delevingne protagonizan algunas de las cintas de acción de la temporada más taquillera. Entre ellas Atómica, La momia o Valerian y los mil planetas, respectivamente. Eso por no hablar de Katherine Waterson haciéndole sombra al monstruo en Alien: Covenant; Zoe Saldaña, Pom Klementieff y Karen Guillan armando ruido entre Los Guardianes de la galaxia, Volumen 2, y hasta Priyanka Chopra como la mala de Los vigilantes de la playa. Y, la más esperada de todas, Gal Gadot como Wonder Woman. Un verano en el que las actrices están dispuestas a conquistar la taquilla a puñetazos demostrando que si las dejan hacer cine, ellas también saben vender.

Y venden mucho, como asegura el Instituto See Jane que fundó la actriz Geena Davis para fomentar la diversidad de género en los medios. Según su último estudio, las películas con mujeres protagonistas consiguen un 16% más en la taquilla que las que protagonizan los hombres.

Las mujeres de este verano son como son y pegan tantas patadas como los hombres. Eso es lo que realmente atrajo a Theron al papel de Lorraine Broughton, la espía del M16 que fácilmente se podría convertir en el James Bond o Jason Bourne de una nueva generación. “Alguien que no pide disculpas por ser mujer. Un papel que no sería diferente de ser hombre”, declaró a este periódico. El personaje de Boutella lo popularizó un hombre, Boris Karloff, el actor que dio vida a la primera momia. Ahora La momia regresa con una nueva versión que piensa convertir en saga el poder de los monstruos de los Estudios Universal y donde Tom Cruise es la estrella pero el cartel se lo lleva Boutella. Y Wonder Woman es la gran esperanza de la DC para dominar el mundo de los superhéroes, ese que enfriaron Ben Affleck y Henry Cavill con su Batman vs. Superman.

Machismo por ignorancia

¿Qué es lo que ha cambiado en una industria criticada repetidamente por su machismo? Nada, según Geena Davis. La actriz que intentó cambiar de sexo a Hollywood con ese filme icónico que fue Thelma & Louise (1991) no cree en el cambio. “Hollywood sigue pensando que si una película protagonizada por una mujer triunfa es una carambola”, asegura. A sus ojos, la industria en la que trabaja es machista por ignorancia, porque piensa que los espectadores no quieren ver mujeres en los papeles principales de sus películas. O machista por tradición.

La actriz Gal Gadot como Wonder Woman.
La actriz Gal Gadot como Wonder Woman.

Blake Lively, que el pasado año protagonizó Infierno Azul dirigida por Jaume Collet-Serra, está segura de que queda mucho por andar. Pero también cree que la conversación iniciada estos últimos años sobre la necesidad de la igualdad de género en la industria del espectáculo puede estar haciendo mella. “Es una conversación importante hasta que la igualdad sea igualdad”, resume la actriz. “Porque a la hora de pagar una entrada las mujeres sí son la mitad del público”, añade.

Con los mencionados títulos a la espera de estreno y la mirada puesta en sus estrellas, lo que hace falta para que la interlocución continúe es que estas películas funcionen en la taquilla. Shana O’Neil también expresó la misma preocupación en el foro SyFyWire. “Si el temor a que no funcionen las deja sin promoción no será más que la pescadilla que se muerde la cola”, aseguró la escritora. Los hay que prefieren mirar incluso más adelante, como Luc Besson. A lo largo de los años el director y productor francés ha sabido dar vida eterna a sus heroínas de cine. Ese fue el caso de Mila Jojovich en El quinto elemento o de Natalie Portman en El profesional. Y ahora quiere repetirlo en el ambicioso proyecto que protagoniza Delevingne. La película fantástica inspirada en el cómic francés Las aventuras de Valerian hasta toca temas tan de actualidad como la disparidad salarial desde su futurista mundo de ciencia ficción.