Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cachorros de Berlusconi

Los cinco hijos del exCavaliere velan por sus negocios, se mantienen alejados de los focos y trabajan entre bambalinas para mantener la fortuna de su progenitor

Berlusconi
Silvio Berlusconi en una rueda de prensa, este miércoles, en Roma. Getty

Dos de las firmas audiovisuales más poderosas de Europa, la francesa Vivendi y la italiana Mediaset, batallan en los tribunales por la creación de un gigante paneuropeo capaz de competir con sus pares en el continente y de plantar cara a nivel global a titanes como Netflix. El grupo francés, que dirige la familia Bolloré, ha recurrido a la justicia para tratar de paralizar la creación de MediaForEurope, la fusión de Telecinco y de su matriz italiana que los Berlusconi, propietarios de ambas compañías, han planteado como un imperio europeo de la comunicación y el entretenimiento.

Al frente del coloso audiovisual que el exCavaliere fundó en 1978 está actualmente su segundo hijo, Piersilvio Berlusconi, de 50 años. Más allá de la notoriedad de su padre, conocido dentro y fuera de Italia tanto por sus vaivenes políticos como por sus escándalos sexuales, al igual que Piersilvio, los otros cuatro hijos del ex primer ministro italiano llevan una vida relativamente alejada de los focos. Todos ocupan puestos de responsabilidad en las numerosas empresas de la saga. La mayoría son alérgicos a las cámaras y a las entrevistas y trabajan entre bambalinas para mantener la inmensa fortuna de su progenitor.

Silvio Berlusconi, de 82 años que actualmente mantiene una relación con Francesca Pascale, de 34, se ha casado en dos ocasiones. La primera, en 1965, con Carla Elvira Dall’Oglio, una mujer discreta de la que poco se sabe en Italia y que nunca ha concedido entrevistas ni ha aparecido en televisión. Y la segunda, en 1990 con Veronica Lario, actriz de la que se separó hace cinco años. Del primer matrimonio nacieron Maria Elvira, conocida por todos como Marina, en 1966, y Piersilvio en 1969; del segundo, Barbara (1984), Eleonora (1986) y Luigi (1988). 

Marina, de 52 años, es la mano derecha de su padre en los negocios y la política. Desde hace tiempo, en el país transalpino se la retrata como la sucesora del magnate en la guía de su partido, Forza Italia. Desde muy joven y sin pasar por la universidad entró en la plantilla de empresas de la familia. Con 30 años su padre la nombró vicepresidenta de Fininvest, el grupo principal de la saga y que aglutina a la mayoría de empresas audiovisuales de los Berlusconi, y en 2005 ascendió al cargo de presidenta. Ha sido una de las 100 mujeres de negocios más poderosas del mundo, según la revista Forbes. También está entre los empresarios italianos mejor pagados, con un sueldo que supera los 600.000 euros anuales. Está casada desde 2008 con Maurizio Vanadia, un antiguo primer bailarín del Teatro de alla Scala de Milán y tiene dos hijos, de 17 y 15 años.

Piersilvio, Maria Elvira, Barbara, Eleonora y Luigi Bersluconi, hijos de Silvio Berlusconi.
Piersilvio, Maria Elvira, Barbara, Eleonora y Luigi Bersluconi, hijos de Silvio Berlusconi. Getty

Piersilvio empezó a trabajar con 23 años en el departamento de marketing de una de las empresas familiares y más tarde se trasladó a la red televisiva de Berlusconi con el encargo de idear nuevos programas dirigidos al público joven. Desde 2015 es vicepresidente y administrador delegado del grupo Mediaset. Sale desde hace más de una década con una presentadora italiana, Silvia Toffanin, con quien tiene un hijo de nueve años. También tiene otra hija de 29 años, fruto de una relación anterior. En 1976, la mafia amenazó a su padre con secuestrarlo y toda la familia se trasladó a España durante unos meses. Al igual que su padre, ha estado implicado en infinidad de casos por fraude y evasión fiscal. 

Barbara Berlusconi es la tercera hija del magnate y se dedica también a los negocios familiares, como el resto de la estirpe. Desde siempre ha estado ligada al equipo de fútbol de su padre, el A.C. Milan. Estuvo casada con Giorgio Valaguzza, un analista económico del que se separó en 2011 y tiene dos hijos.

Eleonora tiene 33 años, ha estudiado administración de empresas en Nueva York y ha realizado prácticas en una televisión estadounidense. Entró con 24 años en Mediaset y pasó enseguida a ocuparse de causas benéficas de la desaparecida Fundación Milan. Es la más reservada de los hijos del magnate. Amante de la moda, vive en Londres con el modelo británico Guy Binns, a quien conoció en un desfile de Armani en 2011 y con quien tiene dos hijos, de 3 y 6 años.

Luigi Berlusconi es el pequeño del clan, tiene 30 años y se licenció en Economía en la prestigiosa Universidad Bocconi de Milán. Entró en el conglomerado empresarial de la familia cuando cumplió la mayoría de edad. “Luigi es inteligente, humilde, respetuoso y se hace querer por la gente”, ha dicho su padre de él.

Todos los hijos de Silvio Berlusconi han cerrado filas contra la nueva pareja de su padre, Francesca Pascale, con quien al inicio parecían mantener una relación idílica. Sin embargo, el año pasado presionaron al magnate para que la sacara de la residencia familiar, la imponente villa de Arcore. Oficialmente Francesca se trasladó a otra casa cercana, la Villa Maria, para distanciarse del ritmo frenético de la actividad política del ex primer ministro, pero oficiosamente y según algunos medios como La Stampa, la prole de Berlusconi le dio a elegir entre ellos o su novia. Al parecer, no aprobaban el ritmo de vida que llevaba su progenitor con ella y le reprochaban que “trasnochara, estuviera estresado en cenas y veladas y sujeto a continuos cambios emocionales”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información