Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlusconi volverá al banquillo por el ‘caso Ruby’

El ex primer ministro italiano está acusado de haber comprado el silencio de 13 mujeres

El ex primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, en mayo de 2014. Ampliar foto
El ex primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, en mayo de 2014. AP

Cuando contaba los días para que terminase su inhabilitación y empezaba a coquetear con la idea de regresar a la política, Silvio Berlusconi ha recibido este sábado otro golpe judicial. El ex primer ministro italiano, inmerso desde hace tiempo en un proceso crepuscular de su carrera, deberá volver a sentarse en el banquillo acusado de comprar por diez millones de euros el silencio de 13 chicas involucradas en el caso Ruby, por el que Il Cavaliere fue acusado —y al poco tiempo absuelto— de prostitución de menores. El juicio comenzará el próximo 5 de abril.

El juez le acusa ahora de haber gastado hasta diez millones de euros en sobornos dirigidos a 13 huéspedes de sus fiestas en su mansión cercana a Milán de Arcore (conocidas como Bunga Bunga) para que cambiasen su versión de los hechos. De dicha cantidad, casi siete millones habrían ido destinados a la protagonista del caso, Karima El Mahroug, alias Ruby robacorazones, que los habría utilizado para todo tipo de actividades económicas como abrir un restaurante en México. 

Esta será, pues, la tercera vez que Berlusconi se siente en el banquillo por el caso Ruby. La primera lo hizo acusado de prostitución de menores, pero tras recurrir su condena inicial, finalmente fue absuelto en marzo de 2015. Ahora se le acusa de haber corrompido a las invitadas a las fiestas de Arcore para empujarlas a hacer declaraciones falsas durante los procesos derivados de aquella acusación. De hecho, según las investigaciones de la Fiscalía, habría estado pagando dichos sobornos hasta el pasado noviembre.

Según informa el rotativo italiano La Repubblica, todos los detalles de cómo se habían efectuado los pagos los aportó al Ministerio Público Giuseppe Spinelli, tesorero y uno de los hombres de máxima confianza de Berlusconi. Él mismo fue, claro, el presunto encargado de pagar a las mujeres. Según Spinelli, bajo las indicaciones del ex primer ministro italiano y dueño del imperio de mediático Mediaset, las mujeres que recibieron el dinero fueron: Giovanna Rigato, Elisa Toti, Aris Espinosa, Miriam Loddo, Ioana Visan, Silvia Trevaini,Ioana Claudia Amarghiolae, una de las gemelas De Vivo, Manuela Ferrera, Barbara Guerra, Alessandra Sorcinelli, Iris Berardi, Raissa Skorkina. Todas ellas están imputadas e investigadas en el caso Ruby y, según las investigaciones, habrían recibido unos 2.500 euros mensuales más algunos pagos extra.

La defensa de Berlusconi ha alegado que el ex primer ministro italiano había realizado los pagos como un “acto de generosidad” hacia el sufrimiento que habían experimentado las mujeres implicadas en el caso. Una compensación altruista, en definitiva, por cómo todo aquel escándalo les había arruinado la vida. “Las otras van a hacer shopping [compras] a Dolce & Gabbana y nosotras nada”, se lamentaba una de las invitadas a las fiestas Bunga Bunga, quién también recibió dinero hasta el pasado noviembre.

Con esta nueva imputación, .a carrera política de Berlusconi, de 80 años, aquejado del corazón y con serios problemas empresariales al enfrentarse Mediaset a una OPA hostil de la francesa Vivendi, se encuentra cada vez más cerca de estar amortizada.