Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El plástico que todo lo envuelve

En los hogares nos hacen consumidores y compradores forzosos de toneladas de plástico cada año. Traes la compra a casa y entre envases y envoltorios de todo tipo se llenan las bolsas de basura con una rapidez que te hace sentir vergüenza e impotencia. Una vez inundan de plástico nuestras vidas, nos culpabilizan por no reciclarlo adecuadamente. Hablan de políticas medioambientales y ecologismo, pero no buscan alternativas para sustituir, en cierta medida, el exceso de plástico que nos hacen consumir y comprar obligatoriamente. Los ciudadanos no somos culpables, somos las víctimas, junto con el planeta, de estrategias comerciales y de todo tipo —porque hay mucho dinero en juego— que están convirtiendo infinidad de lugares de la Tierra en verdaderos vertederos. ¿Cómo tan pocos pueden hacer daño a tantos?

Luis Maroto Rivero

Navalcarnero (Madrid)

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >