Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Altura de miras

Estaba dispuesto a seguir atentamente otra celebración, la de los 50 años de Jennifer Lopez, y estaba encantado, cuando se me cruzó la retransmisión de la investidura fallida

El rey Felipe VI y la reina Letizia con la nadadora Ona Carbonell en el palacio de la Zarzuela, en Madrid, el pasado martes.
El rey Felipe VI y la reina Letizia con la nadadora Ona Carbonell en el palacio de la Zarzuela, en Madrid, el pasado martes. Getty

Aunque parloteaban todo el rato de tener altura de miras, me pareció entender que, a partir de la investidura fallida del pasado jueves, deben pasar casi dos meses para que los diputados descansen sus cabezas y vuelvan a negociar o convoquen las elecciones anticipadas. Desde que soy celebrity y profesional de la tele, dos meses es una eternidad.

Estaba dispuesto a seguir atentamente otra celebración, la de los 50 años de Jennifer Lopez, reconozco que es el tipo de fiesta que me irrita no poder ir. Celebró los 45 semidesnuda, esta vez repitió con éxito y altura de miras esa fórmula infalible. Estaba encantado con todo lo de JLo cuando se me cruzó la retransmisión de la investidura fallida. Aunque resultó un fracaso, con caras largas y eso, el interior del Congreso cada vez más me recuerda a un magnífico hotel francés, con toda la madera, el terciopelo y el rojo de su moqueta pulidos, limpísimos imagino que por el trabajo de una corte de empleados que cuidan ese sitio para unos huéspedes que no parecen darle mucho mérito. El Telediario de esa tarde se alargó y hubo mucha conexión en directo, la más espectacular la salida de Pedro Sánchez, cabizbajo pero rodeado de poder escenográfico. Las berlinas con ventanas oscuras y rodeadas de motos que lo trasladaban del Congreso a la Moncloa, daban una sensación de llegada a la mansión de Gloria Estefan para el cumpleaños de Jennifer. Luego conectaron con la llegada de Meritxell Batet a La Zarzuela para informar al Rey y de nuevo el decorado era importante pero vacío de interés. Se me pasó por la cabeza tener altura de miras y acostumbrarme a vivir así: sin gobiernos pero con los decorados del Estado en perfecto estado.

La cantante Jennifer Lopez en Nueva York el pasado mayo.
La cantante Jennifer Lopez en Nueva York el pasado mayo. AP

Reforcé así mi confianza en la televisión, como medio y casi como fe. Si no tuviéramos tele no sabríamos convertir nuestra realidad en conversación e ingrediente para sobrellevar estos dos meses. E Isabel Pantoja no podría sostener ese dominio que tiene sobre el país. Gracias a un documental sobre ella en Lazos de sangre, pude entrevistar a Julián Muñoz, su expareja y exalcalde de Marbella condenado a 22 años de prisión. Resulta muy curioso entrevistar a un delincuente. No sabes si tutearle o emplear un respetable usted para crear un poquito de distancia. Como Julián fue alcalde populista, te lo pone fácil: asiste a la entrevista con buen ánimo, aunque advirtiendo que debe ser corta porque su salud y las madrugadas no casan bien. Antes de preguntarle nada desde un plató en la televisión pública, tenía que recordar su situación penal. Un currículum eterno para cualquier presentador. Y además aclarar que aunque lo veamos en un exuberante exterior marbellí, con ruido de copas y fiesta de fondo, sigue cumpliendo condena en su domicilio por motivos de salud. Afortunadamente Muñoz luce un espléndido bronceado para lanzar titulares bombásticos como que su relación con Pantoja fue "un calentón, creerme Aladdin e iniciar un camino sin retorno". Desde mi asiento de presentador pienso que son palabras poco caballerosas, propias de un rencor penitenciario pero que también podrían cosecharse en cualquier amor o legislatura fallidos.

En un país acostumbrado a convertir la pasión en entretenimiento y tragedia, como terminó siendo la relación de Pantoja y Muñoz o la de Sánchez con Iglesias, el verano aparece como un oasis inquietante. Como la visión de esas berlinas del gobierno en funciones transitando por una avenida vacía y cegada por la luz de la tarde. Entonces en televisión apareció la nadadora Ona Carbonell, 23 veces campeona olímpica, celebrando sus últimas medallas con los Reyes y volví a creer en la humanidad. La traté durante 11 semanas en MasterChef Celebrity. Era la primera en maquillarse y vestirse y sonriendo reposada miraba al resto de celebrities con una pizca de curiosidad y temor. Hoy es un ejemplo para el país, por su disciplina, su creatividad y su mérito. Mientras se consumen estos dos meses, Ona se hace necesidad. Necesito hablar de ella, emocionarme con su personalidad. Porque me devuelve un país serio y estupendo. Ese país que los diputados del Congreso y los exalcaldes como Muñoz se empeñan en desgastar cobrando sueldos por ello. Quizá sea buena idea que en estos próximos meses, algún que otro diputado se apunte a natación sincronizada para que al menos consiga patalear con un mínimo de estilo o llevar con elegancia una pinza sobre la nariz.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >