Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La increíble historia de los antepasados esclavos de Kate Winslet

La actriz británica acudió a un programa de genealogía de la BBC tras una vaga referencia de su madre a la posible ascendencia sueca de la familia

Kate Winslet
La actriz Kate Winslet en Nueva York, en 2016. GTRES

Cuando Kate Winslet era una niña los extraños a menudo asumían que era escandinava debido a su pelo rubio. Décadas más tarde, una vaga referencia de su madre a la posible ascendencia sueca de la familia hizo que la actriz se acercara a ¿Quién crees que eres?, un exitoso programa de genealogía de la BBC. Winslet nació y creció en Berkshire, al sur de Inglaterra, pero siempre sintió que tenía "algo más" en su interior. Como los espectadores podrán ver el mes que viene, la actriz se emociona al enterarse de que desciende de trabajadores agrícolas esclavos de la Suecia del siglo XIX. 

Ahora, Winslet es una estrella que alcanzó la fama en 1997 con la película Titanic y logró un Oscar a mejor actriz en 2009 por El lector. Además, reside en una mansión en Sussex de 4,5 millones de euros y su fortuna se estima en más de 68 millones. A pesar de esto, reconoció que se habría sentido "molesta y disgustada" si hubiese descubierto que sus antepasados habían sido ricos o formaran parte de la realeza. "Mis raíces son socialistas, de clase trabajadora y, de una forma divertida, mis padres fruncían el ceño ante los ricos", comentó la actriz de 43 años.

Uno de sus primeros antepasados investigados por el programa fue Anders Jonsson, abuelo de su tatarabuelo. Fue mozo de cuadras y era tan pobre que recurrió al robo de patatas y miel para alimentar a su familia hambrienta. Fue detenido y condenado a 35 latigazos por robo y murió de tifus en prisión en 1832 mientras esperaba a ser liberado. "En este punto, yo estaba llorando desconsoladamente", confesó la actriz en una entrevista antes de la emisión del programa a Radio Times. Anders y su esposa Anna tuvieron cinco hijos, pero en 1831 el pequeño Gustaf, de tres meses, murió de desnutrición. "Su mujer ni siquiera podía producir leche para el bebé porque estaba muerta de hambre. La idea de que una madre no pueda dar el pecho a su hijo me destruyó por completo", añadió.

Uno de los hijos de dicho matrimonio, Johan Christian, tenía cinco años cuando su padre falleció. Al crecer se unió a la marina sueca a cambio de un salario y una casita, donde vivió con su esposa. Pero otra tragedia les golpeó cuando su primer hijo murió a los 17 días de nacer y el segundo sucumbió a la viruela en 1853, cuando solo contaba siete meses. En este momento, Winslet le pregunta al historiador: "¿Puedes decirme algo bueno ahora?". Pero las cosas empeoraron para Johan cuando fue dado de baja de la armada en 1859 por malversación y flagelado 40 veces. Sin embargo, tras esto se convirtió en sastre, un oficio que más tarde heredó el único hijo que le sobrevivió, el tatarabuelo de la actriz, Alfred Johansson Lidman, quien se mudó a Londres y se estableció en Savile Row.

En la entrevista, la estrella contó cómo la muerte de su madre a causa de un cáncer de ovario hace dos años la llevó a investigar su ascendencia en el programa. "Cuando mi madre murió fue como si la estrella del Norte se cayera del cielo. Fue la parte más difícil de hacer el programa", confesó. Kate creció en la ciudad de Reading con su madre, Sally, que era niñera y camarera, y su padre, Roger, un actor que trabajaba de forma ocasional. Winslet, que tiene tres hermanos, asistió a la Escuela de Teatro de Redroofs, pero tuvo que dejarla porque sus padres no podían pagarla. "Mis padres fueron a Oxford en su luna de miel y en nuestras vacaciones siempre íbamos en furgoneta con una tienda de campaña", resaltó. "Tuvimos momentos maravillosos acampando en Cornualles y Francia. Nunca fuimos a ningún sitio que supusiera viajar en avión, nunca".

Hace una década, el Consejo de Cine del Reino Unido calculó que la actriz había ganado 18 millones de euros por sus papeles desde 1995. Mientras, ella ha dicho en varias ocasiones que discutir sobre dinero es "vulgar" y "una conversación no muy agradable para tener públicamente".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información