Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La película más vista de Netflix es de 2019 y retrata a España como un país de pandereta

En tres días, 31 millones de personas han visto 'Criminales en el mar', con Adam Sandler y Jennifer Aniston. Y se han llevado una imagen de nuestro país rancia y estereotipada

Dos estrellas de Hollywood, Jennifer Aniston y Adam Sandler, protagonizan el mayor éxito en película de Netflix, 'Criminales en el mar'. En vídeo, el tráiler de la película. Netflix

Una mujer vestida de flamenca se abanica de forma compulsiva con una mano mientras con la otra mueve su falda de faralaes, da vueltas sobre sí misma y taconea compulsivamente. A su lado, un guitarrista que la jalea y anima a seguir rotando sobre sí misma cual peonza humana. La escena no sucede en un tablao flamenco para disfrute de los turistas, sino en el aeropuerto de Málaga, en medio de un acceso a la carretera por donde pasan los coches. Todo transcurre ante la mirada desconcertada de Adam Sandler y Jennifer Aniston, los protagonistas de Criminales en el mar (Murder mystery), la última comedia de las dos estrellas de Hollywood que estrenó Netflix el pasado viernes y que han visto en tres días 31 millones de usuarios, récord de una película en la famosa plataforma. ¿España, un país de pandereta? En efecto.

¿Un tablao flamenco improvisado en medio de la salida de un aeropuerto malagueño?, ¿un autobús 'made in Spain' que se cae a pedazos para hacer una larguísima ruta por carretera?, ¿españoles que se apellidan “Gonzáles” y visten con la bandera nacional?

Esta comedia de suspense sobre un asesinato en un barco, inspirado en las novelas de Agatha Christie, tiene su momento más surrealista (y hay unos cuantos) antes de subir al yate en el que transcurre la rocambolesca trama. Los Spitz (Sandler y Aniston) han decidido rememorar su luna de miel de hace 15 años recorriendo Europa en autobús y vuelan desde EE UU a Málaga para comenzar el itinerario. En el vuelo conocen a un adinerado y atractivo magnate (Luke Evans) que los seduce para que los acompañe en un crucero. Ella, peluquera con ganas de disfrutar de la vida, se ve tentada a embarcarse en tan sugerente experiencia; él, un detective en horas bajas que se ha gastado sus ahorros en la caprichosa excursión, convence a su mujer para que sigan con la ruta marcada, esto es, coger el autobús español una vez que desciendan del avión.

Y así es como llegamos a ese aeropuerto donde los Spitz se encuentran con un país de pandereta. La flamenca y el músico amenizan la llegada del autobús, un vehículo destartalado, como de los años cincuenta. A él se van subiendo todo tipo de personajes ruidosos, mientras suena insistente la guitarra. El guía, un tipo con sombrero fedora, vestido con los colores de la bandera de España –chaqueta amarilla, polo de color rojo–, va metiendo prisa a los turistas para que ocupen sus asientos. La empresa que regenta, y cuyo nombre se lee en un lado del autobús, se llama Gonzáles Tour, como si estuviéramos en un país latinoamericano. Un viajero grita que dónde está la copa de champán que les prometieron (los españoles no son de fiar, claro está). Normal que Adam Sandler y Jennifer Aniston se miren a los ojos y huyan despavoridos sin mirar atrás de esa España de chiste que no hace ninguna gracia. Nosotros también lo haríamos. Por cierto, aunque se especifica que nos encontramos en Málaga, ni siquiera rodaron allí, si no en el aeropuerto de Malpensa en Milán (Italia).

La película perpetúa ciertos estereotipos que no hacen sino subrayar el desconocimiento que tienen los creadores de la película del país que intentan describir. No es un caso aislado últimamente. Hay que recordar un episodio de la serie Cómo conocí a vuestra madre en el que los mariachis pululaban por España y sitúan Mérida en Portugal.

Criminales en el mar'
Dos fotogramas de 'Criminales en el mar'. Una flamenca y un músico amenizan la llegada del autobús, un vehículo destartalado, como de los años 50. A él se van subiendo todo tipo de personajes ruidosos. Normal que Adam Sandler y Jennifer Aniston huyan despavoridos sin mirar atrás.

Varias preguntas sobre la trama de Criminales en el mar que se puede hacer el espectador español: ¿un tablao flamenco improvisado en medio de la salida de un aeropuerto malagueño?, ¿un autobús made in Spain que se cae a pedazos para hacer una larguísima ruta por carretera?, ¿españoles que se apellidan Gonzáles y visten con la bandera nacional, prometiendo copas de champán en un autobús? Solo faltaba en la postal la aparición de Torrente poniendo multas al vehículo, pues recordemos que Santiago Segura se prestó a salir disfrazado de policía cañí surfeando en calzoncillos en la película Jack y su gemela.

Las películas de Netflix se han convertido en un género en sí mismas. Estrellas de Hollywood y directores con premios Oscar han sido tentados por la plataforma de streaming para protagonizar o dirigir alguno de sus filmes. Se estrena antes (o exclusivamente) en Netflix que en las salas de cine de las ciudades. ¿La ventaja? El producto estará accesible en todo el mundo, al mismo tiempo, creando un boca oreja inmediato, alimentado por las redes sociales. Un ejemplo de esta estrategia es Criminales en el mar, con el potente aliciente de contar con el todoterreno Adam Sandler y la actriz de Friends, Jennifer Aniston. La pareja volvía a coincidir tras protagonizar hace ocho años otra comedia de mucho éxito en taquilla, Sígueme el rollo.

En 2014, Adam Sandler firmó un contrato con Netflix por seis proyectos, cinco películas —casi todas ellas con pésimas críticas— y un monólogo cómico (100% Fresh, 2018) con reseñas positivas. Como, según la plataforma —que no suele hacer público el número de visualizaciones—, las audiencias son altísimas siempre que llevan su sello, extendió el acuerdo con su productora, Happy Madison.

Lo que no se esperaba nadie, incluidos sus creadores, es que Criminales en el mar iba a romper récords. 31 millones de personas (muchas más al final de esta semana) viendo que en España somos así de folclóricos y graciosetes.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información