Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EDUCACIÓN TRIBUNA i

Claves para elegir la mejor educación para tu hijo con discapacidad

Todos los padres quieren lo mejor para sus niños y si este tiene cualquier discapacidad, aún más

Como todos los padres y madres que tienen un hijo con cualquier tipo de discapacidad funcional, bien sea: física, psíquica, sensorial y/o intelectual, queremos la mejor formación, sin obviar sus necesidades. Parece sencillo el asunto cuando no se ha vivido de primera mano, pero, diariamente, trato con familias con niños de estas características y lucho, como si fueran míos, para que la sociedad los incluya con sus diferencias. No olvidemos que las diferencias nos enriquecen. Es muy complicado asimilar que tienes un hijo con discapacidad funcional. De hecho, hay familias que no lo aceptan nunca. Por ello, antes de comenzar, pido a todos los padres y madres que sean más empáticos a la hora de comprender a estos padres, ya que nadie está a salvo de ello.

¿Dónde deben escolarizar las familias con niños con discapacidad funcional a sus hijos? En primer lugar, deben solicitar a los equipos de orientación de zona un “dictamen de escolarización”. ¿En qué consiste? En un informe técnico que conlleva una evaluación psicopedagógica donde se determinan tanto las necesidades educativas del pequeño, como los recursos humanos y materiales extraordinarios que necesitará, según sus necesidades. Por último, establecer cuál es la escolarización más adecuada para el alumno: pudiendo ser en un centro ordinario, en un centro de educación especial, en un centro de atención preferente o en una escolarización combinada (centro ordinario y centro de educación especial).

Una vez realizado el dictamen de escolarización, las familias solicitarán los centros que consideren, siempre y cuando tengan los recursos que su hijo necesita. ¿Qué diferencia hay entre integración e inclusión? Hoy en día, todos los centros son integradores, en mayor o menor medida, pero para conseguir la inclusión todavía nos queda un largo camino. La integración en los centros españoles llegó en 1990 de la mano de la LOGSE, Ley precisamente impulsada Alfredo Pérez Rubalcaba, Ministro de Educación en ese momento. Desde ese año hasta el día de hoy hemos avanzado mucho.

La integración es tener a alumnos con cualquier tipo de discapacidad funcional escolarizados en centros ordinarios, pero no haciendo las mismas tareas que sus compañeros ni en la misma aula, en la mayoría de los casos. Inclusión, en cambio, es escolarizar a los alumnos con discapacidad en los centros. ordinarios y realizando las mismas tareas que los compañeros del grupo/clase.

En la siguiente imagen, vemos la evolución de la educación en nuestro Sistema Educativo, así como su explicación:

Claves para elegir la mejor educación para tu hijo con discapacidad

En la actualidad, todos los centros son integradores. La clave reside en preguntar, a la hora de solicitar plaza, si cuenta con los recursos que su hijo necesita. Ya conocido esto, es vital saber qué tipos de metodologías usan en el centro en cuestión.

A continuación, expondré, de manera somera, algunas de las principales metodologías. Obviamente, cada una dependerá de la patología a tratar.

Las metodologías que más favorecen la inclusión de estos alumnos son:

  • La gammificación: término anglosajón que se define como el uso de las mecánicas de juego en entornos ajenos al juego. Por ejemplo utilizar diferentes juegos para adquirir distintos aprendizajes. Es muy positivo para afianzar mejor los contenidos, hacer los aprendizajes más significativos, fomentar el trabajo en equipo. Tiene infinidad de beneficios. En el pupitre de Pilu, nuestras clases, en muchas ocasiones, están fundamentadas en esta técnica.
  • Aprendizaje Basado por Proyectos (ABP): es una metodología activa porque implicamos al alumnado, es decir, todos participan en ella, en su propio proceso de aprendizaje que está basado en el desarrollo de un proyecto. Es decir, elaboran de forma grupal y colaborativa para llevar a cabo un producto final.
  • Aprendizaje cooperativo (AC): es una metodología activa ya que el alumno es el protagonista, participa activamente en su proceso de aprendizaje, al igual que en ABP. Se sustenta en la resolución de tareas. Estas se realizan en pequeños grupos: heterogéneos y cooperativos, trabajando de forma coordinada y buscando un objetivo común.
  • Inteligencias Múltiples (IMM): el creador de la teoría de las IMM es Howard Gardner. Sostiene que la inteligencia tiene distintas manifestaciones, no solo la del coeficiente intelectual (CI). Howard propone 8 tipos de inteligencias:
Claves para elegir la mejor educación para tu hijo con discapacidad
  1. Lógico- matemática: habilidad para procesar operaciones matemáticas, hipótesis, deducciones o patrones lógicos. Ejemplo: EINSTEIN.
  2. Visual-espacial: la habilidad de pensar en imágenes y representar gráficamente las ideas. Ejemplo: Velázquez.
  3. Lingüística: habilidad de usar el lenguaje hablado y escrito para comunicar ideas y sentimientos. Ejemplo: Shakespeare.
  4. Naturalista: habilidad para entender el mundo natural, la vida, las plantas y animales y la naturaleza en general. Ejemplo: Darwin
  5. Musical: habilidad para percibir, discriminar, transformar o expresar las formas musicales. Ello implica sensibilidad para percibir y utilizar ritmos, tonos y melodías. Ejemplo: Pavarotti.
  6. Cinestésica-Corporal: habilidad para expresar ideas y sentimientos con el cuerpo. También supone la habilidad para recibir información a través del cuerpo y sus sentidos. Ejemplo: Rafa Nadal. 
  7. Intrapersonal: habilidad para entenderse a uno mismo, conocer las fortalezas y debilidades propias. Ejemplo: Kant.
  8. Interpersonal: habilidad para interactuar y comprender a los demás y trabajar de forma cooperativa. Esta inteligencia se trabaja en las metodologías ABP y AC.

Para concluir, el profesor/maestro, en primer lugar, deberá establecer el tipo de inteligencia que posee el alumno. A partir de aquí, configurará los grupos. La educación inclusiva es vital para lograr una sociedad, realmente, avanzada. Es la mejor forma de que los alumnos con necesidades educativas especiales aprendan a estar en sociedad, y de que nosotros sepamos cómo son ellos.

Con ello logramos que al final TODOS NOS CONOZCAMOS, evitando estereotipos y prejuicios. TODOS TENEMOS UN TALENTO, TODOS SOMOS ÚNICOS Y TODOS TENEMOS UNA PERSONALIDAD. SI LO METEMOS EN UNA COCTELERA, Y AGITAMOS, SALDRÍA ALGO IRREPETIBLE. HAGAMOS QUE TODOS SUMEMOS.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información