Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PARA CUPRA

Un coche tan bien diseñado que podrías tenerlo dentro de casa

Cupra, la nueva marca destinada a mostrar un nuevo camino para la innovación automovilística y para el diseño, da toda una lección de estética contemporánea

cupra
Cupra es la nueva firma automovilística enamorada de la creatividad y la innovación. Analizar el diseño de sus vehículos significa también sumergirse en las coordenadas estéticas y técnicas de nuestro tiempo.

Dijo Wassily Kandinsky que todo artista es un hijo de su tiempo. Y, siguiendo su razonamiento, se puede afirmar que todo objeto bien diseñado refleja las coordenadas de su época, sus contradicciones y sueños. Por eso, analizar las señas de identidad de Cupra, la nueva firma automovilística enamorada de la creatividad y la innovación, es también sumergirse en las coordenadas estéticas y técnicas de los tiempos que vivimos.

En primer lugar, la presencia del cobre como color corporativo ubica a Cupra en una posición atípica en el sector. El cobre es un material particular, no solo por su tono entre dorado y rosado, sino también porque es uno de los pocos metales que, en la naturaleza, presentan ya su forma final, la misma que se emplea para fabricar algunos de los objetos más vanguardistas del mundo. También de los más bellos: no hay más que echar un vistazo a los medios especializados en diseño para encontrar que diseñadores y firmas muy autorizados, como Tom Dixon, Hay Copenhaguen o Dimore Studio lo han incorporado en su repertorio formal en lámparas, utensilios, muebles y objetos decorativos. Menos obvio que el dorado y con más carácter que el plateado, el cobre es inesperado, puro y perfecto. Por eso también es uno de los colores corporativos de Cupra, y una de las elecciones más arriesgadas (y acertadas) del equipo de diseño de la firma.

El cobre se emplea para fabricar algunos de los objetos más vanguardistas del mundo. También los más bellos.
El cobre se emplea para fabricar algunos de los objetos más vanguardistas del mundo. También los más bellos.

Igualmente arriesgada es la evocación del hormigón. El material constructivo más importante del siglo XX sirvió para levantar fábricas monumentales, obras maestras como los edificios de Le Corbusier y ejercicios de audacia vanguardista como la casa del artista catalán Xavier Corberó. Tal vez por eso Cupra eligió este último enclave, un laberinto de arcos, formas puras y geometría especulativa, para presentar los modelos más avanzados de la casa. Pero el hormigón no es solo solidez, sino también estética. Una de las últimas revoluciones del interiorismo ha consistido en dejar de ocultar los pilares y muros de cemento tras capas de yeso, pintura o estuco. Hoy, hogares y espacios públicos de todo el mundo presumen de lienzos de hormigón puros y robustos, sin aderezos, que mantienen las huellas del tiempo (burbujas, irregularidades, manchas) y, por lo tanto, presumen de solidez y veteranía.

El hormigón robusto, con sus manchas e imperfecciones, se ha convertido en una de las grandes tendencias decorativas. Muestra de ello es la casa del artista catalán Xavier Corberó.
El hormigón robusto, con sus manchas e imperfecciones, se ha convertido en una de las grandes tendencias decorativas. Muestra de ello es la casa del artista catalán Xavier Corberó.

Por último, la elección de dos materiales naturales (la piedra azulada y la madera) introducen nuevos temas en la conversación. La madera, el material constructivo natural por excelencia es también uno de los más antiguos: las culturas del neolítico ya construían utensilios a partir de troncos de árboles y arbustos. Hoy la madera reivindica su sitio como símbolo de calidez, naturalidad orgánica y dimensiones humanas. No es raro que en último Salone del Mobile de Milán marcas de todo tipo, desde Etnhicraft hasta Ondarreta, hayan optado por explorar las vetas de la madera en objetos puramente actuales.

Ningún material aporta tanta calidez y naturalidad como la madera.
Ningún material aporta tanta calidez y naturalidad como la madera.

También Cupra interpreta los tiempos actuales mediante formas y volúmenes que remiten a la fibra de carbono. Es el material del futuro, más por sus connotaciones (es sólido, ligero, resistente y flexible) que por su aspecto a primera vista. Su precisión se traslada también al emblema de la marca, un diseño futurista y casi alienígena que revela las aspiraciones de una firma automovilística nacida en el siglo XXI y para el siglo XXI. Por eso sus valores son los de los que marcan la agenda de nuestra época: sostenibilidad, tecnología, evolución y transformación.

Todos estos requisitos forman parte del nuevo Cupra Ateca, el primer hito de Cupra. Afirman sus creadores que su objetivo no es ganar carreras, sino ganar almas, y la emoción es un ingrediente más de la fórmula de este SUV 100% deportivo. Cada color, cada línea y cada superficie son afirmaciones de carácter, deseo y magia que rinden homenaje a la naturaleza mirando al futuro con confianza. De hecho, su próximo paso es el que se reveló en la pasada edición del Salón del Automóvil de Ginebra. El concept car Cupra Formentor es el primer modelo desarrollado especialmente para la marca y reúne las características de los SUV y los coches deportivos. Lo hace, claro está, a través de la singular apuesta estética de la marca, tal y como revela Alejandro Mesonero-Romanos, director de diseño de la casa. "Los puntos fuertes de diseño del Cupra Formentor son la belleza de sus proporciones, la fuerza de sus líneas, el refinamiento de sus superficies y el concepto de color sublime”. El porvenir ya está aquí, y viene cargado de diseño, inteligencia e innovación.

Las líneas del 'concept car' Cupra Formentor son afirmaciones de carácter, deseo y fortaleza.
Las líneas del 'concept car' Cupra Formentor son afirmaciones de carácter, deseo y fortaleza.