Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así conseguirás que tu hijo coma alimentos saludables

“Cómete las lentejas si quieres ser más fuerte” y otras frases que harán que tu peque coma más sano

La preocupación por el incremento de personas obesas en el mundo ha llevado a muchos expertos a buscar caminos alternativos para que niños y jóvenes coman más sano y consuman más frutas y verduras. Y no es un tema baladí. Los últimos datos proporcionados por la Organización Mundial de la Salud aseguran que “un 10% de la población mundial padece obesidad y enfermedades relacionadas, como problemas cardíacos y diabetes tipo II”. La enfermedad viene siendo calificada  por los expertos desde hace años como la epidemia de nuestro tiempo.

Un último hallazgo sugiere que contarle a tu hijo los beneficios de los alimentos que va a comer consigue que se alimenten de forma más saludable. Así lo concluye un estudio, elaborado por la Universidad de Florida y publicado en el Journal of Nutrition Education and Behaviour. Frases como “Cómete las lentejas si quieres crecer y correr más rápido” consiguen mejores resultados que presentarles simplemente la comida de forma repetida. La frase debe tener tres componentes fundamentales: el alimento, lo que conseguirá el niño y que debe ser atractiva. Exactamente, lo que viene a concluir la investigación es que “los niños comieron el doble de alimentos saludables cuando se les dijo cómo les beneficiaría, en términos que pudieran entender a diferencia de cuando se les dio la comida sin esta información”.

"Cada niño quiere ser más grande, más rápido, ser capaz de saltar más alto. El uso de este tipo de frases hizo que la comida fuera más atractiva para comer", ha afirmado la profesora asociada en el Departamento de Desarrollo Humano de la Universidad de Washington y autora principal del estudio, Jane Lanigan, informa EP. El experimento se realizó con 87 niños que indicaron cuánto les gustaban cuatro alimentos elegidos de diferentes grupos, incluidos los pimientos verdes (vegetales), los tomates (vegetales), la quinoa (grano) y las lentejas (legumbres).

En el estudio, Lanigan y sus colegas quisieron ver si las frases de nutrición centradas en el niño (CCNP, por sus siglas en inglés), y las declaraciones afirmativas que transmiten los beneficios de los alimentos saludables, influyen en los pequeños para que elijan alimentos más saludables. Estas frases se centran en los objetivos que tienen los niños y se basan en información nutricional precisa. Su uso combinado con la exposición repetida del alimento puede fomentar una alimentación sana, especialmente con comida nueva que los niños, sobre todo los más pequeños, suelen rechazar por norma”, concluyen los autores.

Otro estudio elaborado en 2017 por la Universidad de Stanford y publicado en el American Journal of Medicine (JAMA) determinó “que poner nombres seductores a las verduras y frutas hace que un mayor número de personas las elijan”, dicen los autores. “Estos resultados animan a aplicar esta técnica con el fin de promover una alimentación saludable. De forma que sobrevalorar positivamente los alimentos, haciéndoles más seductores y haciendo hincapié en sus propiedades y beneficios, hace que se coman más. Por ejemplo, en niños una buena técnica podría ser usar superhéroes", concluyeron.

Por último, hace unos días Martin Goldman, asesor alimentario del Brains International School y de colegios públicos en toda la geografía española, explicaba a este medio el poder de las emociones y su relación con la comida. "En la infancia, es fundamental que el niño se sienta a gusto comiendo, que lo encuentre atractivo, si esto no ocurre, podemos provocar que el niño empiece a odiar ciertos alimentos, lo que le provocará un estigma que seguramente le dure hasta la edad adulta. Comer es como aprender, el niño tiene que estar motivado".

Parece que el uso de estrategias verbales favorece la alimentación sana, algo fácil de aplicar y que podría atajar un problema global si se empieza desde la infancia.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información