Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El castigo de un colegio a los padres morosos: su hijo solo comerá sándwich de mantequilla y mermelada

El distrito de Warwick, en Rhode Island (EE UU), ha tomado esta decisión por la gran deuda con la que cuentan y la medida entrará en vigor este próximo lunes 13 mayo

Si no pagas el comedor escolar, tus hijos solo comerán un sándwich de mantequilla y mermelada. Este es el aviso que ha anunciado el distrito de Warwick (Rhode Island, Estados Unidos), que cuenta con 9.000 estudiantes, a todos los padres que tengan una deuda con sus centros educativos. La medida es seria y entrará en vigor este próximo lunes 13 de mayo, según anunciaron las autoridades en Facebook. “Es lo que comerán sus hijos hasta que no paguen su deuda”, reiteran. Según han explicado a AP, la deuda asciende a más de 40.000 dólares (35.720 euros).

En este distrito, según medios locales, la comida se sirve de forma gratuita o de forma reducida y adecuada a los salarios de los progenitores. Los padres alegan que la deuda ha aumentado debido a la inclusión de alimentos que no están en los menús subvencionados, como puede ser la leche. Otros aseguran que la medida hará que los niños afectados se sientan “avergonzados y puedan ser acosados”. “Esto es horroroso”, asegura un usuario en los comentarios de la red social, “nuestros colegios no deberían avergonzar a nuestros niños". “Solo dadles la comida a los niños”, esgrime otro.

Martin Goldman, chef y asesor alimentario en diversos colegios como el Brains International School, explica que esta situación "es muy discriminatoria para los pequeños desde un punto emocional". "Están provocando que los niños sufran, que se sientan inferiores a sus compañeros", explica el cocinero desde el colegio público Emiliano Varela de Alicante. "Y es un comportamiento que acarrea un estigma severo y les va a acompañar. Castigar a los niños por los actos de sus padres es una barbaridad. Si esto hubiera pasado en España, hubiéramos repartido la comida entre todos".

Comer solo un sándwich de mantequilla y mermelada no es saludable

La medida ha escandalizado a varios nutricionistas que han alegado diversas consecuencias negativas de alimentar a los niños solo con un sándwich, en la misma red social. Entre ellas, destacan la necesidad de que niños y adolescentes coman una dieta saludable y variada y que un bocata tampoco aporta las suficientes calorías para que los menores desarrollen la actividad intelectual y energética que requiere una jornada escolar.

"Es un disparate nutricional. Para comenzar, la mermelada no es fruta, es un 50 o un 60 % generalmente azúcar y, el resto, fruta. No cuenta como fruta para ninguna guía seria", explica el pediatra Carlos Casabona. "Después, comer la mantequilla de manera diaria, si es mucha cantidad, también constituye una ingesta de grasas saturadas potencialmente elevada, porque se entiende que en casa comerán carne por la tarde- noche o con salsas", prosigue el experto.

"Luego está el pan de sándwich que seguramente no será integral, sino el clásico tipo bimbo, blandito y con azúcar. Otro clavo más para el ataúd. Puestos a dar algo sencillo y económico que den un bocata de pan integral con un chorrito de aceite de canola (el de oliva es más caro), una rodajita de tomate y unas hojas de lechuga", dice Casabona.

"Lo dicho, un plátano y un bocata estaría millones de veces mejor. Y no sería caro. Pero seguiría siendo, claro, muy poca ingesta, muy pocas proteínas (se podría dar para mejorar un bocadillo de lentejas o de humus) y nada de verduras y hortaliza. Vamos... la antítesis del plato de Harvard", termina el experto.

Comer saludable (Harvard).
Comer saludable (Harvard).

La comunidad se ha puesto manos a la obra y han creado medidas en distintas páginas webs para recoger fondos y así pagar la deuda, y que sus hijos vuelvan a comer de forma saludable.

Una escuela de Verona discrimina a las familias que no pueden pagar el comedor

Hace unas semanas, se conoció que en Verona (Italia), un colegio discriminaba a una niña porque sus padres no podían pagar el comedor. A la pequeña le daban galletas saladas y atún, mientras que sus compañeros comían pasta. La niña llegó incluso a llorar por la injusticia. El futbolista Antonio Candreva, del Inter de Milán, fue a hablar con el alcalde de Minerbe, donde se encuentra la escuela, para conocer más detalles sobre la cuestión y anunciar su intención de pagar la mensualidad de la niña, según medios locales. El caso destapó otros de familias extranjeras que estaban pasando por lo mismo.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información