Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Ejecutores

Hernández estuvo a punto de ser juzgado por violencia de género. Días atrás, esa posibilidad fue desestimada

Hace años, cuando el teléfono fijo de mi casa sonó después de la medianoche, supe que era mi padre para avisar de que mi madre, finalmente, había muerto. Sentí alivio: durante meses había esperado que su muerte no ocurriera mientras yo estaba con ella. Tuve templanza para su agonía, pero me horrorizaba ser testigo de esa metamorfosis bestial: no quería verla morir. En eso pensé cuando supe, semanas atrás, que el español Ángel Hernández había ayudado a su mujer, enferma de esclerosis múltiple durante treinta años, a suicidarse con fenobarbital: que estuvo obligado a ver morir. Hernández grabó un vídeo en el que registró todo: para que no quedaran dudas de la voluntad de su mujer; para denunciar el abandono en el que estaban (reclamaron durante años una residencia adecuada para ella, sin conseguirlo), y para traccionar el debate sobre la eutanasia. Al reportar la muerte, se autoinculpó y lo detuvieron. Después, ya en su casa, dio entrevistas en una sala repleta de rastros de la enfermedad: medicinas, sondas. Dijo, varias veces, “es muy doloroso, por la pérdida de María José y porque lo he tenido que hacer yo”. El horror anida en esa frase: “Lo he tenido que hacer yo”. ¿Cuál de todas las cosas que tuvo que hacer fue más horrible: pasar el día previo sabiendo que faltaban horas para quedarse solo; preparar el fenobarbital sin tener idea de la dosis necesaria para producir muerte indolora; decidir el momento irreversible en el que acercaría el sorbete a la boca; esperar, asegurarse: ver? Hernández estuvo a punto de ser juzgado por violencia de género. Días atrás, esa posibilidad fue desestimada. ¿Pero alguien juzgará a quienes durante años le negaron a su mujer el acceso a una residencia adecuada y lo enloquecieron con trámites inútiles arrojándolo a la banquina de la burocracia? Porque la violencia de Estado necesita del brazo ejecutor de mucha gente.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Sobre la firma

Leila Guerriero

Periodista argentina, su trabajo se publica en diversos medios de América Latina y Europa. Es autora de los libros: 'Los suicidas del fin del mundo', 'Frutos extraños', 'Una historia sencilla', 'Opus Gelber', 'Teoría de la gravedad' y 'La otra guerra', entre otros. Colabora en la Cadena SER. En EL PAÍS escribe columnas, crónicas y perfiles.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS