Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BLOGS Por EQUIPO DE COMUNICACIÓN

Los suscriptores se ponen las gafas moradas

Un grupo de lectores de EL PAÍS debaten sobre la perspectiva de género junto a dos periodistas del diario

Las periodistas Pilar Álvarez y Alejandra Agudo (centro) junto a lectores de EL PAÍS.
Las periodistas Pilar Álvarez y Alejandra Agudo (centro) junto a lectores de EL PAÍS.

Hace seis meses EL PAÍS creó una corresponsalía de género. La periodista Pilar Álvarez, que llevaba cuatro años siguiendo temas relacionados con el feminismo, asumió este cargo. Un grupo de suscriptores la han visitado en la redacción de Madrid para conocer en qué consiste este puesto. Junto a la periodista de Planeta Futuro Alejandra Agudo, que cubre informaciones sobre mujeres en países en desarrollo, se han puesto las gafas moradas para charlar sobre cómo trabaja la redacción la perspectiva de género en sus informaciones.

Después del 8M de 2018, cuando se produjo la primera huelga feminista de la historia de España, las periodistas de EL PAÍS decidieron presentar una serie de peticiones a la dirección del diario que abogaba por fomentar la igualdad dentro de la redacción, pero también en sus informaciones. “Las mujeres somos la mitad de la población, pero apenas teníamos representación en las páginas del periódico; cuando aparecíamos solía ser cómo víctimas, pero no como fuentes o como protagonistas”, explicó Álvarez a los suscriptores.

Desde entonces, se ha hecho hincapié en mejorar esa representatividad y una de las funciones de la corresponsalía de género es velar por ella, pero no solo. Como comentaron las periodistas, se trata de cuajar un cambio transversal y estructural y toda la redacción de EL PAÍS se encuentra en un proceso de aprendizaje, paralelo al que atraviesa la sociedad. “Se producen muchos debates entre los compañeros y nosotras mismas nos planteamos cuestiones relacionadas con el feminismo”, contó Agudo. Titulares, coberturas, enfoques, imágenes… todo el contenido es observado desde la óptica de las gafas moradas. Álvarez matizó que “no se trata de activismo, sino de hacer periodismo con una mirada más amplia”.

Algunos suscriptores, que acuden a este tipo de encuentros gracia al programa EL PAÍS +,  reconocieron su desconocimiento sobre la figura del corresponsal de género, pero coincidieron en que sí están observando un cambio en las informaciones: la mujer se hace más presente. Se mostraron interesados en conocer cómo se decidió la participación del diario en la huelga del 8-M –fue por votación en asamblea- y en el tratamiento de fotos en temáticas complejas, como la prostitución, entre otras cuestiones. La cuotas, la falta de referentes femeninos y también las experiencias personales relacionadas con el machismo se pusieron sobre la mesa.

Al encuentro también acudieron algunos estudiantes de periodismo que confirmaron que el machismo sigue presente en la sociedad. Según denunciaron, incluso en las aulas, donde marca la relación con algunos de sus profesores.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >