Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los jóvenes españoles que luchan contra el cambio climático

Las asociaciones Juventud por el Clima y Fridays for Future preparan la protesta convocada este viernes a nivel mundial para denunciar "la emergencia climática" del planeta

Un grupo de jóvenes en el CS La Ingobernable (Madrid) junto a los carteles con los que irán a la huelga climática del 15M.

Greta Thunberg, una joven de 16 años, salió este agosto a protestar contra la inacción de los gobiernos para frenar el cambio climático. Lo hizo junto al Parlamento sueco, en el centro de Estocolmo. El gesto de Greta se ha convertido seis meses después en una protesta juvenil de convocatoria mundial para el viernes 15 de marzo, convocado por el movimiento Fridays for Future, Viernes por un futuro. En España, este movimiento convocó su primera protesta el 1 de marzo, y dos semanas después espera sumarse a lo que creen que será un “hito en la historia del ecologismo”.

Juventud por el Clima (JxC) y Fridays for Future (FFF) son los dos movimientos que en España están preparando este 15M. Son cientos de jóvenes que se organizan a través de decenas de grupos de Whatsapp y que se reúnen en asambleas para decidir qué pasos dar. Expedientes académicos brillantes se mezclan entre rastas, deportistas, artistas... Son estudiantes de instituto y de universidad, de 14 a 25 años que tienen un objetivo común: hacer presión a quienes les “están robando el futuro” para que las cosas cambien “ahora que todavía queda tiempo”. Un tiempo que según ellos no van a perder con “fotos y postureo político”, y por ello han dicho que no a Pedro Sánchez, a Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica, y a otras formaciones políticas, por lo menos hasta después del 15M. “No han sido capaces de desenterrar al muerto y no se han atrevido con los alquileres, ¿de verdad creéis que van a hacer algo con los combustibles fósiles?”, se escuchaba en la asamblea de hace dos semanas que los movimientos tuvieron para planificar la protesta.

Su discurso es de líneas amplias con el objetivo de aglutinar a la mayor cantidad de gente posible en esta lucha. “Tu única preocupación para involucrarte en este movimiento tiene que ser que quieras a tu planeta” explica Iciar, una estudiante madrileña de 17 años que ahora mismo está en segundo de bachillerato. Ella comenzó a tomar conciencia ecologista cuando en 4° de la ESO una profesora le habló sobre ecofeminismo. Ahora forma parte de JxC, un movimiento apartidista que ha nacido en Madrid apenas un mes gracias a las redes sociales.

Iciar, estudiante de 17 años y miembro de Juventud por el Clima, en su casa.
Iciar, estudiante de 17 años y miembro de Juventud por el Clima, en su casa.

Iciar es girlscout, juega a voleibol, va a clases de canto y lleva un par de meses preparando un trabajo de investigación para clase sobre biopolímeros degradables. Hace una semana les contó a sus padres que formaba parte de este movimiento, una noticia que fue recibida en casa como algo normal. “Ella se ha ganado nuestra confianza en el sentido de que ella sabe cuando puede y cuando no puede hacer algo”, explica Juan Carlos, su padre, que si ahora tuviese la edad de su hija no tiene seguro si estaría haciendo lo mismo que ella. “Es algo de los jóvenes porque somos los que nos vamos a comer el marrón”, explica Iciar, “pero es solo una excusa para que empiece un cambio real. Yo sinceramente sí creo que este 15M puede aportar cosas al futuro”.

Un verano a 50 °C en Sevilla fue lo que terminó de convencer a Jose, estudiante universitario de 22 años, de que algo había que hacer. Él comenzó a formar parte de FFF en Madrid cuando en el grupo de Whatsapp eran solo 10 personas, y hoy son más de 250. “Este viernes es el pistoletazo de salida para que todos los viernes haya huelgas frente al Congreso”, dice el joven, para el que el primer paso del cambio es que los políticos reconozcan todo lo que no han hecho, pese haberse adscrito al Acuerdo de París.

Jose, estudiante de 22 años y miembro de Fridays for Future, en su casa.
Jose, estudiante de 22 años y miembro de Fridays for Future, en su casa.

Ambos son movimientos estudiantiles, pero Jose tiene claro que es necesario que toda la sociedad asuma su parte de responsabilidad: “A los adultos les dirían que mucho dicen que quieren a sus hijos, pero poco están haciendo para procurarles un futuro donde puedan vivir”. Y la forma de lograrlo para ellos está muy clara: “Que los Gobiernos escuchen a los científicos y se declare el estado de emergencia climática”.

La Generación sin Futuro saldrá a protestar este viernes a las 12.00 en más de 30 ciudades de toda España, para sumarse a un movimiento que quiere a partir de hoy “construirá viernes de desobediencia, viernes de esperanza, viernes de justicia climática, viernes de revolución por la vida”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información