Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Imposición lingüística

En su muy apreciable artículo sobre el patriotismo español y catalán, Víctor Lapuente escribe que: “Los catalanes queremos que los niños y niñas catalanes hablen catalán”. Parece un sentimiento razonable, pero la cuestión no es lo que uno, o muchos, o la mayoría quiere sino lo que se puede lícitamente imponer a las personas por el poder público. La pregunta, entonces, es: ¿se puede imponer coactivamente a todos los ciudadanos de Cataluña el conocimiento y uso del idioma vernáculo cuando ya existe uno común que garantiza la comunicación?

José María Ruiz Soroa

Bilbao

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >