Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se suceden los homenajes que Karl Lagerfeld no quería

Milán rinde tributo al diseñador alemán, pese a que este dio instrucciones para evitar exequias lacrimógenas y grandilocuentes

Karl Lagerfeld en el desfile de la colección otoñoinvierno 2017-2018 de Fendi, en París.
Karl Lagerfeld en el desfile de la colección otoño/invierno 2017-2018 de Fendi, en París. AFP

La misma tarde del martes, apenas unas horas después de conocerse la noticia de su fallecimiento, Karl Lagerfeld ya recibía su primer homenaje sobre una pasarela. Sucedió en Milán, por obra y gracia de su colega el diseñador francés Jean-Charles de Castelbajac, que no quiso olvidarse de él en su debut como director creativo de la resucitada Benetton. “Quiero mantenerme al fondo para que el ADN de la marca se revele por sí solo, igual que hizo él en Fendi y Chanel”, declaró emocionado tras el desfile que, de forma oficiosa (a manera de aperitivo), abrió la noche del martes la Semana de la Moda italiana. “Si puedo lograr lo mismo con Benetton, seré feliz”.

Antes del show —anunciado como el primero celebrado nunca en la larga y controvertida historia de la enseña—, Castelbajac dejó oír su voz por el sistema de megafonía: “Hoy ha muerto el maestro Karl Lagerfeld. La suya fue una enorme inspiración para todos nosotros. Esta noche le rendimos tributo. Siempre estará en nuestros corazones. Merci, Karl”. Entre la multitudinaria audiencia, Luciano Benetton, fundador de la marca, y el que fuera su fotógrafo de cabecera, Oliviero Toscani, comparecían emocionados.m

El diseñador francés Jean-Charles de Castelbajac, de Benetton, en la Semana de la Moda de Milán el pasado martes. ampliar foto
El diseñador francés Jean-Charles de Castelbajac, de Benetton, en la Semana de la Moda de Milán el pasado martes. AFP

Tras subir a su cuenta de Instagram una vieja imagen del genio alemán junto al legendario ilustrador de moda Antonio López (de finales de los años setenta, una forma sutil de referir el momento creativo que le interesaba de él), Alessandro Michele también quiso acordarse de Lagerfeld durante la reducida rueda de prensa que tuvo lugar al finalizar el desfile de Gucci, celebrado este miércoles. “Nos unía la pasión por la música. Lo que más me gustaba de él era cómo se aproximaba a las cosas, con el entusiasmo y la excitación de un adolescente, siempre curioso”, decía.

Como no podía ser menos, durante la primera jornada de la feria de las vanidades milanesa, la comidilla que animaba los corrillos era lo que podría suceder a la mañana siguiente, la del jueves, durante el desfile de Fendi, programado para el mediodía. Aunque, hasta entonces, no se había anunciado acto especial alguno, más allá de la presentación de la que es la última colección que Lagerfeld firma como director artístico de la casa romana, en la que permaneció desde 1965.

De hecho, en su declaración oficial al comunicar por su parte la muerte del diseñador, LVMH (el supergrupo de lujo galo al que pertenece Fendi) ya dejaba claro que la firma “tiene la intención de tomarse su tiempo para rendirle el homenaje que se merece”. En principio, será Silvia Venturini Fendi, nieta del clan fundador y directora creativa de las divisiones de accesorios, hombre y niños, la encargada de asumir las riendas globales, en otra maniobra de todo-queda-en-casa como la de Chanel.

Mientras se suceden los planes de tributo, ayer transcendía que el propio Lagerfeld no quería exequias lacrimógenas y grandilocuentes. Sus restos serán incinerados y las cenizas reposarán junto a las de su madre, según dejo estipulado hace un año. La leyenda, sin embargo, cuenta que el alemán conservaba parte de las cenizas del que fuera su sonado amante, el dandi Jacques de Bacher (fallecido a causa del sida en 1989), y que su deseo era mezcal las suyas con las de él para toda la eternidad.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >