Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Envasados

Te levantas, preparas un café con leche (brik a reciclar) y tostadas con queso de untar (tarrina a reciclar), te tomas un zumo de manzana (envase a reciclar). A mediodía, ensalada (lata de atún a reciclar, bandeja para los cogollos a reciclar), preparas algo de carne a la plancha (bandeja a reciclar). De postre, un yogur (a reciclar). El agua, por suerte, del grifo. Por la noche, unos huevos hervidos (huevera de plástico a reciclar). Jabón, champú, crema hidratante… en envases de plástico. Y también lavavajillas, detergente, suavizante…, al final del día no te basta una bolsa de reciclaje; y si hay más de una persona en casa, quizás dos. ¿Tiene sentido que, para poder comer, beber y asearte el medio ambiente se tenga que tragar cada día una bolsa de envases? Las alternativas pasan por abandonar los supermercados e ir a multitud de tiendas donde encontrar alimentos sin envasar, y aun así muchos productos es imposible encontrarlos. ¿Hay otras opciones aparte de un compromiso y una inversión en tiempo enorme por parte del consumidor?

Raimundo Alabern

Palma de Mallorca

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >