Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sobrina de la reina Letizia recuerda a su madre Érika en el aniversario de su muerte

“A veces pienso qué te hicieron, yo sé que no eras tú y que si hubiese sido por ti no hubiese cambiado nada”, escribe Carla Vigo en su Instagram, 12 años después de su fallecimiento

Muerte Erika Ortiz Rocasolano
Carla Vigo Ortiz, sobrina de la reina Letizia.

Este jueves se cumplen 12 años de la muerte de Érika Ortiz Rocasolano, la hermana pequeña de la reina Letizia, que se quitó la vida en 2007, a los 31 años. Su cuerpo fue hallado en su domicilio del barrio de Valdebernardo de Madrid, que había sido el hogar de Letizia Ortiz hasta que contrajo matrimonio con el ahora rey Felipe VI. Allí vivía con su hija Carla, que entonces tenía seis años. la joven, que ya ha alcanzado la mayoría de edad, ha dedicado un emotivo mensaje para su madre que ha querido compartir en sus redes sociales, como viene haciendo en los últimos años.

“A veces pienso qué te hicieron, yo sé que no eras tú y que si hubiese sido por ti, no hubiese cambiado nada, el hecho es que cambió y yo pienso en ti todos los días y aunque a veces llore, pienso en ti de una forma alegre, pienso en nuestros viajes, en nuestros momentos juntas, etc. Fue breve, sí, pero también fue intenso y vaya si fue intenso, nos pasaron más cosas en seis años que a alguien en toda la vida. Hoy es un día triste para mí y te juro que sé que no te gusta verme triste. Yo no lo estaría, pero a veces pasa, los humanos somos así. Te quiero”, ha escrito la joven en una story —la publicación que desaparece a las 24 horas— de su Instagram.

Erika Ortiz Rocasolano
El mensaje de Carla Vigo Ortiz a su madre Érika en su Instagram.

La muerte de Érika Ortiz fue uno de los momentos más duros en la vida de la reina Letizia, entonces princesa de Asturias, que no pudo ocultar su dolor en el funeral de su hermana menor. "Gracias a todas las personas que se han sentido apenadas por la muerte de mi hermana pequeña", dijo una destrozada doña Letizia a la prensa antes de quebrársele la voz a la salida de la misa. Tras la muerte de su madre, Carla ha vivido muy alejada del foco mediático. Se mudó a Aranjuez con su padre, Antonio Vigo, ahora casado y padre de otros dos hijos, pero ha mantenido un trato muy cercano con su tía, la Reina y sus primas Leonor y Sofía, con quienes ha pasado muchas vacaciones. También son frecuentes sus visitas al palacio de La Zarzuela. Lo mismo sucede con la hija de Telma, Amanda, que igualmente se cría muy cerca de sus primas.

Érika bailaba y estudiaba Bellas Artes y su hija heredó su pasión por estas dos disciplinas. El pasado octubre Carla cumplió la mayoría de edad y se estrenó en las redes sociales, pero fue tal el revuelo que, desde entonces, ha privatizado sus perfiles y solo quienes tengan su aprobación pueden seguir sus pasos en estas plataformas. En Instagram (@reinadelentejuelas) se define como “bailarina y actriz en proceso. Arte como forma de vida”. Se forma en la academia de danza Smile Crew Company, especializada en baile urbano, y se declara amante de la fotografía. En Twitter (@lentejuelisss), se muestra como una gran defensora de los derechos LGTB y una admiradora de Los Javis y de la serie Paquita Salas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >