Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

12 mentiras de la historia que nos tragamos sin rechistar (4)

Nos han dicho que Mata Hari fue una espía, que Shakespeare y Cervantes murieron el mismo día o que los piratas llevaban garfio. Pero...

mentiras historia
Nos disponemos a descubrir la verdad que se esconde tras episodios tergiversados de la historia. En la imagen, Michelle Jenner y Rodolfo Sancho como Isabel de Castilla y Fernando de Aragón en la serie 'Isabel'.

Como no hay dos sin tres, ni tres sin cuatro cuando se trata de falacias históricas, volvemos a la carga con una nueva entrega de mentiras de la historia que nos tragamos sin rechistar. Expertos en la materia se unen a la noble causa con el fin de acabar con unos engaños que, con la ayuda del cine, el arte, la literatura o las malas intenciones, han trascendido al imaginario colectivo como episodios verídicos.

- Es mentira que... Mata Hari fuera espía

Lo que nos contaron. Mata Hari (1876-1917), nacida como Margaretha Geertruida Zelle, ha trascendido como la espía por excelencia. A esta neerlandesa de familia acomodada se la acusó de traicionar a soldados franceses en pro de los alemanes. Tras ser juzgada por pasar información secreta del Gobierno francés al Estado alemán durante la Primera Guerra Mundial, Mata-Hari fue condenada a muerte en julio de 1917. El 15 de octubre de ese año un pelotón de fusilamiento acabó con su vida. "¡Parbleu!, ¡esta dama sabe morir!", se cuenta que exclamó uno de los hombres del pelotón.

Lo que realmente sucedió. "No hay ningún documento que confirme 100% que Mata Hari fuera espía”, asegura la historiadora Alma Leonor, autora de Las mentiras de la historia. Opinión con la que coincide Ángel Rubio, vicedecano de Estudios y Calidad de la Universidad Complutense de Madrid: "Su ejecución poco o nada tuvo que ver con su actividad como espía. En realidad, acabó siendo un chivo expiatorio". Según reflejan artículos de publicaciones como National Geographic o Muy historia, la estrategia militar de los franceses durante la guerra fue un auténtico desastre que tuvo como consecuencia miles de muertes en las trincheras. Para desviar la responsabilidad del Estado francés y lidiar con la decepción del pueblo, se acusó a Mata Hari de ser una espía y la única culpable de los catastróficos acontecimientos. Sin embargo, la única culpa que puede atribuírsele a la holandesa fue la de enamorarse de Vadim Maslov, un militar del ejército ruso. Cuando este fue herido, Mata Hari quiso reunirse con él en Rusia, por lo que tuvo que pedir un visado. Para lograrlo tuvo que informar a Karl Kraemer, cónsul alemán en Ámsterdam, de los movimientos del ejército francés. De ahí que muchos la tacharan de espía, cuando solo fue una mujer que hizo aquello por amor. "Todas las acusaciones contra Margaretha eran imprecisas y no se mencionaba ningún secreto en particular que hubiera sido transmitido al enemigo", se explica en el reportaje publicado en National Geographic Mata Hari: una sex symbol víctima de la Gran Guerra.

Margaretha Geertruida Zelle, más conocida como Mata Hari, ha trascendido como la espía por excelencia.
Margaretha Geertruida Zelle, más conocida como Mata Hari, ha trascendido como la espía por excelencia. Getty

- Es mentira que... Shakespeare y Cervantes murieran el mismo día, como asegura la Unesco para justificar el 23 de abril como Día del Libro

Lo que nos contaron. Que el 23 de abril es el Día Mundial del Libro y los Derechos de Autor porque ese día de 1616 murieron dos grandes de la literatura: Cervantes y Shakespeare. El escritor francés Victor Hugo fue uno de los primeros en percatarse de la coincidencia entre las muertes de los dramaturgos y el resto del mundo se dejó llevar por el romanticismo de la casualidad.

Lo que realmente sucedió. El argumento que se esgrimió para la celebración del Día Mundial del Libro y los Derechos de Autor fue, en realidad, un pequeño tropezón de la Unesco. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura tomó por cierta esta casualidad sin comprobar su veracidad y en una conferencia general, celebrada en París en 1995, se decidió crear el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, así como el Premio UNESCO de Literatura Infantil y Juvenil Pro de la Tolerancia. "El 23 de abril es un día simbólico para la literatura mundial ya que ese día de 1616 fallecieron Cervantes, Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega. La fecha también coincide con el nacimiento o la muerte de otros autores prominentes como Maurice Druon, Haldor K. Laxness, Vladimir Nabokov, Josep Pla y Manuel Mejía Vallejo", asegura la Unesco en su página web. Sin embargo, hoy se sabe que el 23 de abril de 1616 Cervantes llevaba muerto 24 horas (es decir, murió el 22) y Shakespeare estaba vivo. Al autor de Romeo y Julieta aún le quedaban once días para abandonar este mundo. La confusión de fechas se debe a la diferencia entre el calendario gregoriano, que es el que se seguía en España y el que hoy se sigue en gran parte del mundo, y el juliano, por el que entonces se regían los británicos. Es cierto que el inglés falleció un 23 de abril, pero del calendario juliano. Lo que supone que, en realidad y según el calendario gregoriano (el que usamos en España desde 1582), murió el 3 de mayo de 1616. Once días después de que Cervantes pasara a mejor vida.

John F. Kennedy usando un teléfono real, no como el famoso teléfono rojo, en su despacho de la Casa Blanca (1961).
John F. Kennedy usando un teléfono real, no como el famoso teléfono rojo, en su despacho de la Casa Blanca (1961). Getty

- Es mentira que... el teléfono rojo sea un teléfono y sea rojo

Lo que nos contaron. Que tras la crisis de los misiles en Cuba el mundo estuvo al borde de una guerra nuclear orquestada por Estados Unidos, con John F. Kennedy como presidente, y la Unión Soviética, gobernada por Nikita Jruschov. El descubrimiento por parte de EE UU de bases de misiles nucleares soviéticas en territorio cubano tensó la relaciones entre ambas potencias. Fue entonces, con el fin de evitar la debacle atómica, cuando Kennedy y Jruschov instalaron el teléfono rojo para intentar entenderse antes de liarse a lanzar misiles.

Lo que realmente es. En 1963 se activó el teléfono rojo: la famosa conexión que unía directamente a Kennedy, en Washington, con Jruschov, en Moscú. Pero ni era un teléfono al uso ni era de color rojo. "Se le llamó teléfono porque eso daba idea de su inmediatez y se le añadió el calificativo de rojo porque sugería una línea con la que tratar asuntos calentitos", señala la periodista Nieves Concostrina en el libro Se armó la de San Quintín (La esfera de los libros). Este canal de comunicación era en realidad una línea de teletipo encriptada para tratar asuntos de máxima urgencia de presidente a presidente con el fin de evitar que estallase una guerra entre Estados Unidos y Rusia.

- Es mentira que... los niños y los borrachos siempre digan la verdad

Lo que nos han contado. Que los niños y los borrachos siempre dicen la verdad. Literalmente. Esta afirmación es, en realidad, un dicho que forma parte del refranero popular español que ha pasado de generación en generación.

Lo que realmente es. Una generalidad que no es completamente fiel a la realidad. ¿Por qué? Porque, a pesar de ese halo de inocencia que los envuelve, los niños son bastante conscientes de sus actos, de lo que hacen y de lo que dicen. Y cuando niegan o aseguran algo que no es verdad suelen hacerlo con conocimiento de causa. "Los niños mienten con intención cuando quieren evitar un castigo, demostrar algo o llamar la atención. Hasta los siete años no tienen claro qué es realidad y qué ficción, confunden lo que les gustaría con lo que realmente es. Pero a partir de los siete u ocho años aprenden a diferenciar y lo usan en función de sus intereses. Es decir, que efectivamente mienten cuando les conviene", asegura a ICON Ana Isabel Martínez Lafuente, psicopedagoga y terapeuta de psicomotricidad en la clínica madrileña Estudio 22. Por su parte, los borrachos tampoco son el adalid de la sinceridad. Que los sentimientos se expresen con mayor libertad bajo los efectos del alcohol no quiere decir que estos sean sinceros siempre. Es más, es muy fácil que una persona alcoholizada tienda a hacer promesas falsas y a decir cosas que no son ciertas. Esto se debe a que el lóbulo frontal del cerebro, el encargado, entre otras cosas, de que mantengamos el juicio, pierde sus capacidades cuando se produce una ingesta de alcohol masiva. "Lo que ocurre es que el alcohol ayuda a las personas más tímidas o con dificultad para sociabilizar y desinhibirse. Esto hace que a la hora de mantener una conversación se tienda a soltar más información de la que se daría de no estar bajo los efectos del alcohol. Sin embargo, el grado de concienciación, el que nos permite controlar qué decir y cómo decirlo, se mantiene. Por lo tanto, seguimos teniendo la capacidad de mentir cuando bebemos", nos explica María Hurtado, psicóloga clínica de AGS Psicólogos Madrid.

Retrato de Miguel de Unamuno, escritor, filósofo y rector de la Universidad de Salamanca.
Retrato de Miguel de Unamuno, escritor, filósofo y rector de la Universidad de Salamanca. Getty

- Es mentira… el mítico discurso de Unamuno en presencia de Millán Astray en la Universidad de Salamanca

Lo que nos contaron. A la historia pasó una representación teatral y dramatizada de lo que aconteció en el paraninfo de la Universidad de Salamanca el 12 de octubre de 1936. Un enfrentamiento entre el rector de aquella universidad, Miguel de Unamuno, y el general Millán Astray. Todo comenzó con una mención de Unamuno a José Rizal, héroe de la independencia de Filipinas, que provocó la ira de Millán Astray, veterano de aquella guerra que no soportaba que se citase como ejemplo de hispanidad a quien consideraba un enemigo. Se dice que Astray gritó “¡muera la intelectualidad!”, a lo que Unamuno replicó con un discurso que pasó a la posteridad: “Este es el templo de la inteligencia y yo soy su sumo sacerdote. Estáis profanando su sagrado recinto. Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta, pero no convenceréis. Para convencer hay que persuadir, y para persuadir necesitaríais algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil el pediros que penséis en España. He dicho”.

Lo que realmente sucedió. En un artículo publicado en EL PAÍS en mayo de 2018, el historiador Severiano Delgado refutó el relato oficial documentando cómo se construyó el mito sobre el discurso de Unamuno. Una especie de Frankestein elaborado con cosas que el intelectual había dicho en otros sitios a lo largo de los años. “El enfrentamiento no fue tal. Fue un acto brutalmente banal, donde se dieron cuatro voces y se despidieron a la salida, un tumulto habitual en discursos y charlas de los años treinta, donde la gente se exaltaba con facilidad. Se ha exagerado muchísimo el dramatismo de lo que sucedió allí”, cuenta. La prueba de que Unamuno no lo vivió como algo trascendente fue que, al terminar, siguió su rutina diaria y apareció por el casino para tomar café después de comer, como hacía siempre. Reconstruir las palabras de Unamuno es harto difícil porque habló sin micrófono y no se registró su intervención. Según Delgado, la leyenda de lo ocurrido se extendió un lustro después del incidente, cuando la revista inglesa literaria Horizon publicó una narración ficticia del acto del 12 de octubre de 1936 en el paraninfo de Salamanca: Unamuno’s Last Lecture. “El relato tiene una clara intención literaria, no historiográfica. Portillo [el autor] no intenta describir objetivamente el acto del paraninfo, al que no asistió, sino hacer una recreación literaria destinada a subrayar la brutalidad de Millán Astray, con Unamuno en el papel del valiente que se atreve a enfrentarse al infame militar”, explica Delgado.

Dustin Hoffman, caracterizado del Capitán Garfio en 'Hook' (1992), demuestra que en el imaginario colectivo no hay pirata sin garfio.
Dustin Hoffman, caracterizado del Capitán Garfio en 'Hook' (1992), demuestra que en el imaginario colectivo no hay pirata sin garfio.

- Es mentira que… los piratas llevaran garfio

Lo que nos contaron. Como queremos empezar por el principio, primero vamos a definir la palabra pirata. Según la RAE, "un pirata es una persona que, junto con otras de igual condición, se dedica al abordaje de barcos en el mar para robar". Otra de sus acepciones es la de "persona cruel y despiadada". Los piratas trascendieron al imaginario colectivo como seres humanos de género masculino con una indumentaria difícil de ignorar: llevaban parches en el ojo, tenían pata de palo por pierna, garfio por mano e iban acompañados de loros que llevaban al hombro.

Lo que realmente sucedió. En la definición de la RAE no hay ni rastro de patas de palo, parches en el ojo, loros al hombro o garfios por mano. El atuendo que se les atribuye a los piratas es una teatralización que, una vez más, han alimentado la literatura con libros como Peter Pan con el malvado Capitán Garfio y el cine con películas como Piratas del Caribe y el carismático Jack Sparrow. A pesar de que un garfio podía ser un arma estupenda, la realidad es que un pirata tullido no era útil en altamar. Cierto es que los había, pues perder alguna extremidad en pleno fragor de la batalla no era difícil. Y cuando esto ocurría, tal y como contaba el cirujano de piratas Exquemelin (Francia, 1646-1717) en su autobiografía Piratas de América, los piratas recibían una recompensa. "Por la pérdida de un brazo derecho 600 pesos o seis esclavos, por brazo izquierdo 500 pesos o cinco esclavos, por pierna derecha 500 pesos o cinco esclavos, por la izquierda 400 pesos o cuatro esclavos, por un ojo 100 pesos o un esclavo, por un dedo tanto como por un ojo", explicaba Exquemelin en su libro. Sin embargo, con un miembro amputado normalmente la carrera de pirata llegaba a su fin y aquellos que habían perdido un brazo, una mano o una pierna no volvían a ser aceptados en otra tripulación ni regresaban a altamar.

- Es mentira que... Fernando El Católico solo se casó una vez, como nos hicieron hacer creer algunos libros de texto durante el franquismo

Lo que nos contaron. En muchos libros de texto que se usaron durante el franquismo el único matrimonio que se le adjudicaba a Fernando de Aragón fue el que mantuvo durante 35 años con Isabel de Castilla. Juntos, Isabel y Fernando pasaron a la historia como los Reyes Católicos, además de como los artífices de la unidad de España, pues contrajeron matrimonio con el fin de unir Castilla y Aragón.

Lo que realmente sucedió. "Se trata de un episodio de la historia, no solo importante, sino divertido. Hubo mucho tejemaneje político y mucho sexo. La etapa sexual más activa de Fernando El Católico no fue con sus amantes ni con su señora Isabel. Fue pasados los cincuenta y con su segunda esposa: Germana de Foix", asegura en Pretérito imperfecto (La esfera de los libros) Nieves Concostrina. Germana pasó 12 años casada con Fernando (hasta que este murió, en 1516), lo que la incluye de forma inmediata en la historia de España. "Son años que no han tenido mucho interés en contarnos porque al franquismo le chirriaba especialmente este periodo y casi lo borró del mapa educativo", señala Concostrina. Lo que más molestaba al régimen no era la actividad sexual del monarca sino las connotaciones políticas. "Fernando quiso romper la unidad de España con el fin de devolver la independencia a Aragón y así evitar que su hija Juana (La Loca) y su yerno Felipe (El Hermoso) heredaran el territorio tras su muerte. Cuando hablamos del Aragón de esa época, no nos referimos solo a Zaragoza, Huesca y Teruel. En esa época incluía además Cataluña, Valencia, Baleares, Sicilia, Nápoles, Cerdeña... Era un pedazo de latifundio que Fernando no estaba dispuesto a dejar en manos de su yerno", matiza la periodista. Las trifulcas familiares comenzaron con la muerte de Isabel. La reina dejó como heredera de Castilla a su hija Juana. Algo que no hizo mucha gracia a Fernando, que no mantenía una buena relación con la infanta. Tan mal estaban padre e hija que Fernando terminó haciendo campaña por incapacitar a Juana alegando que esta sufría una locura que la impedía gobernar. La campaña contra Juana dio buen resultado y la hija de los Reyes Católicos pasó a la historia como Juana La Loca.

- Es mentira que... los bienes que más exporta España sean el vino y el aceite

Lo que nos contaron. Que el aceite de oliva y el vino son las joyas de la corona de la exportación española. Esto es, los productos españoles que más dinero generan con su venta en el extranjero.

Lo que realmente sucede. Actualmente España es una de las diez potencias mundiales en exportaciones de productos de belleza e higiene. Solo a nivel de perfumería es la cuarta potencia mundial. En el último año, las exportaciones de productos cosméticos han generado casi 4.000 millones de euros. Las exportaciones españolas en perfumería y cosmética tienen mayor valor que las de "sectores emblemáticos como el vino, el calzado o el aceite", asegura a Cinco Días Val Díez, directora de la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa) y vicepresidenta en CEOE de la subcomisión de igualdad. "Aquí tenemos unas raíces muy profundas en conocimiento químico, farmacéutico o dermatológico, que hacen que seamos muy buenos en la técnica, con la fiabilidad que da la normativa europea, la más estricta del mundo", añade Díez. Los datos de la Cámara de Comercio de España confirman las palabras de la directora de la Stanpa. En 2018 las exportaciones de perfumería y cosmética alcanzaron los 3.800 millones de euros, superando los 2.400 millones del vino y los 2.600 del aceite.

La gran duquesa Anastasia retratada en 1914, cuatro años antes de su asesinato.
La gran duquesa Anastasia retratada en 1914, cuatro años antes de su asesinato. Getty

- Es mentira que... Anastasia sobreviviera a la matanza que los bolcheviques perpetraron contra su familia, los Romanov

Lo que nos contaron. 1918. La guerra civil rusa se encuentra en pleno auge. El 17 de julio los bolcheviques asesinan en Ekaterimburgo a la familia del zar. Mueren el zar (Nicolás II), su esposa y cuatro de sus hijos; el quinto, una niña, sobrevive. El cuerpo de la hija más joven, la gran duquesa Anastasia, no apareció junto al resto de los Romanov. Durante décadas prosperó la creencia de que Anastasia logró escapar y sobrevivir a la barbarie. Esta idea ha inspirado éxitos de taquilla como Anastasia. Muchas jóvenes de la época afirmaron ser la verdadera Anastasia, siendo la más famosa Anna Anderson. Esta última defendió durante años que era la gran duquesa y que sobrevivió a los bolcheviques gracias a la ayuda de un guardia de palacio que la ayudó a huir.

Lo que realmente sucedió. Que Anastasia murió, al igual que todos los miembros de su familia, el 17 de julio de 1918. "Es completamente falso que Anastasia sobreviviera. La única verdad es que la joven murió junto con el resto de los Romanov", asegura a ICON Fernando Camacho, profesor de Historia en la Universidad Autónoma de Madrid. En 1991 los restos de la zarina (esposa de Nicolás II) y sus tres hijas fueron encontrados. En 2007 aparecieron los restos de los otros dos hijos. Al cotejar el ADN mitocondrial de unos y otros se descubrió que todos coincidían. Esta prueba corroboró que una de las hijas encontradas junto a la zarina era Anastasia y acabó de una vez por todas con el mito de la gran duquesa. "No hay duda de que Anastasia Romanov murió asesinada. La famosa Anastasia que inspiró el musical era una impostora (posiblemente algo perturbada), que consiguió convencer a mucha gente, incluso a familiares de la princesa. Pero nunca fue reconocida oficialmente, entre otras cosas porque ni hablaba ruso ni sabía nada de la familia real", señala José María Faraldo, profesor de Historia Contemporánea de la Universidad Complutense de Madrid.

- Es mentira que... Ricardo Corazón de León fuera un valeroso y comprometido caballero guerrero

Lo que nos contaron. Que Ricardo Corazón de León (1157-1199) fue un caballero intachable y un esforzado monarca preocupado por su pueblo al que le añadieron aquello de Corazón de León por su valentía. Su vínculo con las aventuras de Robin Hood -en su novela Ivanhoe (1820), Walter Scott incorpora la figura de Robin como un noble que lucha por recuperar el trono para Ricardo Corazón de León frente a su malvado hermano Juan Sin Tierra- engrandeció al personaje hasta hacerlo llegar a nuestros días como el perfecto rey cristiano.

Lo que realmente sucedió. Según los historiadores, Ricardo fue uno de los monarcas más mitificados de la Edad Media, pero la realidad es que no fue ni buen rey ni un patriota inglés. Durante una década fue el rey de Inglaterra, pero solo pasó seis meses en el país durante todo su reinado. El Ricardo Corazón de León que ha pasado a la historia es una leyenda fruto del cine y la literatura. "Arruinó a su país al iniciar la Tercera Cruzada, batalla que para más inri perdió porque no sabía dirigir ejércitos y solo le interesaba batallar a lo loco. Ricardo iba a lo suyo. Y lo suyo era la aventura y los líos amorosos. Ricardo era un bon vivant. Un enamorado de la cultura francesa al que los ingleses le parecían unos ordinarios. Gobernar no le interesaba y la política le aburría", asegura Nieves Concostrina en su libro Pretérito imperfecto (La esfera de los libros). Sus biógrafos lo corroboran asegurando que fue "un mal hijo, un mal hermano, un mal marido y un mal rey".

El rey Carlos I de España y V de Alemania retratado por Juan Pantoja de la Cruz. La pintura forma parte de la colección del Museo del Prado (Madrid).
El rey Carlos I de España y V de Alemania retratado por Juan Pantoja de la Cruz. La pintura forma parte de la colección del Museo del Prado (Madrid). Getty

- Es mentira que... Carlos I de España se retirase a Yuste para llevar una vida austera

Lo que nos contaron. Cualquiera que haya visitado el monasterio de Yuste (Cáceres) se ha ido de allí con la idea de que Carlos I de España y V de Alemania (hijo de Juana La Loca y Felipe El Hermoso) pasó sus últimos años sumido en la más absoluta austeridad. A la historia han pasado estos años como un periodo de retiro sombrío en el que la religión fue el único refugio del monarca, que se había instalada en el convento.

Lo que realmente sucedió. Lo cierto es que el rey no fijó su residencia en el monasterio. Lo que hizo fue construirse un palacete anexo donde vivía colmado de comodidades, asistido por veintidós personas de servicio. Desde la ventana de su habitación veía la capilla del monasterio y oía misa desde la cama. "Carlos ordenó un casting entre monjes de toda España para seleccionar a treinta y ocho que cantaran estupendamente bien y que cada día le dieran un recital. Además montó una destilería propia en Yuste y se llevó con él a maestros cerveceros", afirma Concostrina en su libro Se armó la de San Quintín (La esfera de los libros).

- Es mentira que… ‘El cantante de Jazz’ sea la primera película sonora de la historia

Lo que nos habían contado. Que en 1927 se estrenó El cantante de Jazz (Alan Crosland), la primera película sonora de la historia. La cinta, centrada en la vida de una familia judía, era una adaptación de una obra de Broadway que alternaba voz y canciones con subtítulos. Hito que fue posible gracias a Vitaphone, el sistema de grabación de sonido desarrollado entre Warner y Western Electric.

Lo que realmente sucedió. Que el 15 de abril de 1923 se estrenó From far Seville, una película sonora de once minutos de duración dirigida por Lee De Forest y protagonizada por una adolescente Conchita Piquer. La cinta, exhibida en el teatro Rivoli de Nueva York, incluye recitados, un cuplé andaluz, una jota aragonesa e incluso un fado luso. "No solo es la primera película sonora en español, sino que es cuatro años anterior a la que se considera oficialmente la primera", aseguró a EL PAÍS Agustín Tena, guionista del documental Conchita Piquer. A Tena le debemos el hallazgo que convierte a From far Seville en la primera película sonora. Fue él quien descubrió en Internet Movie Data Base (IMDB), la mayor base de datos cinematográfica, que la película de Lee De Forest, fechada en 1923, era anterior a la de Alan Crosland.


Fragmento de From far Seville, primera película sonora de la historia.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información