Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estampas de Año Nuevo

Recordemos que la mamá de Carlota Casiraghi también vivió en una montaña rusa del amor y su tía Estefanía, en una cordillera

Anne Igartiburu y Roberto Leal durante las campanadas de 2019. Captura de pantalla de RTVE
Anne Igartiburu y Roberto Leal durante las campanadas de 2019. Captura de pantalla de RTVE

Estamos un pelín preocupados por Carlota Casiraghi. Nos apena que haya roto con su último novio y padre de su segundo hijo. Recordemos que su mamá también vivió en una montaña rusa del amor y su tía Estefanía, en una cordillera. Pero en ellas se ha ejercido cierto micromachismo sin reconocerlo. Lo primero que hacemos es criticarlas por lo que les sucede porque son mujeres, aparte de princesas, guapas y ricas. Puede ser que son esos hombres que eligen lo que está mal. Malas elecciones encadenadas. Y ante las críticas por esas malas elecciones, sugiero que pensemos que ellos se acercan, se ponen a tiro y ellas, por fascinantes que puedan ser, no tienen un gran campo de elección. Mónaco, aparte de caro y mínimo, es hermético. Y Carlota debe ser tan inteligente como “complicada” para un caballero. Una vez pasó cerca de mí en la exposición de Cartier en el Museo Thyssen. Miró a los ojos y sonrió con arrollador encanto. “Encantado”, dije, y ella sin dejar de mirarme respondió: “Yo también”.

Carlota Casiraghi el 7 de mayo de 2018 en la Gala del Museo Metropolitano de Nueva York.
Carlota Casiraghi el 7 de mayo de 2018 en la Gala del Museo Metropolitano de Nueva York. Getty Images

Hay que proteger a Carlota igual que debemos proteger los océanos de los microplásticos. Decidí reunir unos amigos para recibir el Año Nuevo, una decisión que tuvo que pasar por el vía crucis de encajar en las agendas de todas y todos, incluyendo esos amigos que ponen en remojo tu fiesta en la espera de mejores invitaciones. Hay que aceptarlo, es ley de vida social. Después, los que acuden te regalan buenos momentos. Como el de ver a Anne Igartiburu dar las campanadas un Fin de Año más, vestida con un Lorenzo Caprile que homenajeaba el clavel y con el propio Lorenzo Caprile a mi lado, sosteniendo un cuenco con doce uvas. “Lorenzo, es maravilloso”, le comenté por su traje (y lo bien que lo llevaba Anne), él lo miro un instante, al bies, en nuestro televisor de hace veinte años (casi los mismos que lleva Igartiburu dando las uvas), haciendo un fugaz repaso técnico y musitó: “Garofano, así se llama, que es clavel en italiano”. Y acto seguido, siguió la conversación con mis sobrinas, tranquilo, como si el vestido fuera de otra persona. Una de las cosas que me pido para este año es tener esa misma capacidad de distanciarme de lo que hago. Al día siguiente, Lorenzo envió a casa un espléndido ramo de claveles bellos y rojos.

Antes de la separación de Carlota, el gran tema ha sido el robo de las joyas de María Teresa de Luxemburgo, que es de origen cubano. Sucedió en enero pasado pero no fue hasta diciembre del 2018 que la policía luxemburguesa detuvo e interrogó al principal sospechoso del hurto, el maquillador de la Gran Duquesa. Fue visto huyendo del lugar del crimen en bicicleta antes de embarcar en una lancha y escapar por el río. Un maquillador, presunto ladrón de joyas y además con conciencia ecológica es el tipo de cosas que encienden un fin de año. Además, JV —las iniciales aportadas por la policía— también era el maquillador de cabecera de la reina Matilde de Bélgica y ella lo recomendó a María Teresa. Como en Los Tres Mosqueteros, un lío de reinas, joyas y maquilladores que han dado pie a muchas especulaciones pero que nos ha permitido descubrir que para María Teresa de Luxemburgo, el país con mayor renta per cápita del mundo, lo más importante en su vida es la lucha contra la pobreza. ¡Evidentemente, contra la pobreza mundial porque la de Luxemburgo está bastante paliada! Es una ilusión muy romanticona pero el robo de sus joyas, en uno de esos giros inesperados típicos de estas historias folletinescas, tendría un final feliz si con su rescate va a parar todo a las arcas de su fundación para acabar con el hambre que hay fuera de las diminutas y acaudaladas fronteras del Gran Ducado.

Por supuesto, la prensa luxemburguesa está amordazada en este tema. Todo se sabe a través de las prensas francesa y belga y por un amigo mío que contactó con su tía Vilma que vive en Luxemburgo “para sentir lo que pasa en la calle”. Ella respondió con que hay impuesta ley de silencio pero sugirió la nueva página web de María Teresa, ilustrada con un magnífico primer plano de ella, con cachemires carísimos y nada de joyas, claro. Volvemos a lo mismo, no es fácil ser gran duquesa ni pequeña princesa. Ni tampoco es fácil salir de la pobreza.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >