Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
psicologo niños

Cómo saber cuándo puedes ayudar a tu hijo y cuándo necesita ir a un psicólogo

7 fotos

Cinco profesionales analizan seis problemas de conducta que pueden esconder un grave trastorno

  • conducta
    1

    Todos los niños son traviesos, desafiantes e impulsivos en algún momento. Son conductas incómodas que suelen ser fruto del cansancio, el hambre, el aburrimiento o la sobreexcitación que les produce tanto cachivache tecnológico, pero no siempre es así; a veces son los síntomas de un problema que demanda la intervención de un psicólogo. Reconocer la delgada línea que separa las conductas corrientes de las que requieren ayuda profesional puede ser difícil hasta para un psicólogo infantil y, además, el primer paso debe darlo la familia. Estos son algunos de los comportamientos que los padres deberían vigilar y, en caso de duda, buscar ayuda en la consulta de un profesional que evite que una enfermedad psicológica pase desapercibida en su retoño.

  • conducta
    2Los adolescentes pueden ser melancólicos, pero también estar deprimidos 

    La psiquiatra de la Clínica Universidad de Navarra Azucena Díaz dice que la depresión "es uno de los trastornos psiquiátricos más frecuentes en adolescentes, con una incidencia de entre el 10 y 12%". Y añade: "Sus síntomas más comunes son la tristeza (que no es sinónimo de depresión), las preocupaciones excesivas, la irritabilidad, la disminución de rendimiento académico, los cambios en patrones de sueño y en la alimentación, así como la anhedonia, que es una disminución en la capacidad de disfrutar". Díaz subraya que el tratamiento debe abordarse desde la farmacología y la psicoeducación, tanto con el adolescente como con su familia.

    Por su parte, la psicóloga clínica Bárbara Zapico destaca que la primera parte de cualquier tratamiento de depresión debe ser una analítica médica, ya que "la base de una depresión puede originarse por el malestar físico continuado, originado a partir de enfermedades no detectadas del tiroides o digestivas". Según la profesional, con algunos pacientes solo hay que trabajar dos semanas, pero la terapia puede durar años si la depresión es causada por una situación como el acoso escolar. "Aunque la agresión haya desaparecido, el trabajo posterior de reconstrucción de autoestima es lento", explica.

    Distinguir la enfermedad de la normalidad de la vida adolescente es muy complicado, ya que los altibajos emocionales son frecuentes en esta etapa de la vida. El departamento de Salud y Servicios Sociales de EEUU hace hincapié en las bajadas de rendimiento académico y en la pérdida de interés por las aficiones que ocupaban el tiempo del joven como indicadores de que un adolescente puede estar deprimido, así como su distanciamiento de los amigos.

  • conducta
    3Si el miedo se anticipa demasiado, la ansiedad podría ser la responsable 

    La ansiedad está constantemente presente, pero siempre viaja oculta, escondida en emociones con las que es fácil confundirla, como el miedo. Para destapar su presencia es útil saber que el terror aparece como una respuesta adaptativa del organismo, mientras que la ansiedad se caracteriza por ser anticipatoria, amén de desproporcionada. Es normal tener miedo a la oscuridad cuando uno tiene que atravesar, de noche y a solas, un parque donde nadie oiría tus gritos de auxilio; pero si los nervios comienzan una semana antes de que uno tenga que hacerlo, y le resulta imposible sacarse de la cabeza la idea de que va a tener que internarse en ese parque, todo indica que tiene un problema psicológico.

    "La dificultad del diagnóstico de ansiedad radica en que los niños no saben explicar cómo se sienten y recurren a un cambio de comportamiento que hay que saber decodificar", explica la psicóloga infantil Bárbara Zapico. Los padres pueden buscar esos cambios en la conducta para discernir si este trastorno está condicionando la vida de los pequeños. "Puede manifestarse a través de un aumento de las rabietas o de una tendencia al aislamiento", explica Zapico.

    Los dibujos son un clásico en la detección de problemas psicológicos entre los más pequeños, pero la psicóloga advierte de que "son útiles desde el punto de vista de que a los niños les cuesta expresar sus emociones, pero no hay que buscar significados a cada dibujo que hacen. No es extraño que manifiesten inquietud por temas como la muerte y que lo representen en algún dibujo". Y zanja: "Si no se detecta un cambio significativo en el comportamiento, no hay que preocuparse2.

    Zapico distingue dos situaciones extremas que exigen consultar inmediatamente al pediatra: el mutismo selectivo, que es cuando el niño deja de comunicarse en situaciones específicas, y los terrores nocturnos, un fenómeno que no debe confundirse con las pesadillas. "Hablamos de gritos, taquicardias, sudores, amnesia del episodio", describe la profesional.

  • conducta
    4Dislexia, cuando las letras se rebelan 

    La profesora de psicología de la Universidad del País Vasco Joana Acha define la dislexia como "un trastorno del aprendizaje con base neurológica, que se manifiesta en la lectura y que está presente en un 5% o un 10% de los niños de inteligencia normal". Según la Universitat Oberta de Catalunya, es el trastorno de aprendizaje más frecuente. Acha explica que los indicios que deben poner a los padres en guardia son "la dificultad para captar las rimas, reconocer los sonidos de cada letra o identificar cada una de ellas".

    También advierte de que "la atribución de la dislexia por una pobre orientación espacial es incorrecta". Es decir, que no tiene nada que ver con problemas para distinguir la izquierda de la derecha o la propensión de escribir las letras del revés. La maestra de primaria e investigadora post doctoral de la Universidad de Deusto Marta Ferrero aclara que "los niños dibujan las letras en espejo porque les enseñamos que un objeto sigue siendo el mismo en cualquier posición". La literatura científica respalda la idea de que escribir las letras al revés es un proceso normal, que no es síntoma de ningún trastorno del aprendizaje.

    Si, una vez analizado el comportamiento de los niños aflora un caso de dislexia, la investigadora Joana Acha subraya que el tratamiento debe basarse en el fortalecimiento del vocabulario y en las actividades de dictado, en el conocimiento fonológico y en la decodificación de la correspondencia entre letra y sonido. La experta alerta sobre la ausencia de protocolos en el sistema educativo basados en la literatura científica y destaca que la dislexia, con un abordaje correcto, no incapacita académicamente a ningún alumno. También asegura que los padres tienen que hacer frente a un buen número de ofertas de intervenciones fraudulentas y pseudocientíficas, que tanto abundan en la educación infantil.

    "No hay evidencias de que la lectura mejore a partir de programas como Tomatis, tampoco en intervenciones optométricas", que son terapias en las que se utilizan lentes o se tapa uno de los dos ojos. Los programas basados en psicomotricidad también se han mostrado ineficaces, así como el Brain Gym (ejercicios como rompecabezas y puzles que aseguran incidir positivamente en el rendimiento del cerebro, cuya evidencia no ha sido probada), la kinesiología, que es una práctica centrada en el movimiento humano, y métodos como Doman y la musicoterapia.

  • conducta
    5No es que no esté atento, es que no puede estarlo 

    La falta de atención puede ser una característica definitoria de un niño que exige un trabajo educativo, pero también el síntoma de un trastorno neurológico conocido como Trastorno de Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDAH). En estos casos, las travesuras de los pequeños no son puntuales sino la consecuencia de una sintomatología muy variada, la cual se manifiesta en problemas de conducta desproporcionados en comparación con los niños de su edad. Su influencia es muy importante, pues hace que los pequeños pierdan calidad de vida.

    Los niños con TDAH tienen dificultades para atender a cualquier regla, desde las que se imponen en el ámbito escolar a las de higiene cotidiana. El trastorno, que afecta a cerca de un 10% de la población infantil, según la Fundación Cadah, puede ocasionar problemas de socialización. El jefe de Psiquiatría infantil del Hospital Sant Joan de Deu de Barcelona y coordinador de la Guía de Práctica Clínica del TDAH del Ministerio de Sanidad, José Ángel Alda, explica que el diagnóstico precoz del trastorno "evita la cronificación, y que su tratamiento debe ser psicopedagógico y, en algunos casos, también farmacológico".

    Un problema importante con el que tienen que lidiar los padres que dudan acerca de si sus hijos tienen TDAH o no emana de la percepción social de que se trata de un trastorno inventado por el sector farmacéutico. El consenso mayoritario en la comunidad científica es que se trata de un déficit en las funciones ejecutivas del cerebro, por lo que la consulta médica es la opción más sensata en caso de que tengan la mínima duda. Los psicólogos necesitan mucho tiempo de trabajo para diagnosticar este trastorno, pretender hacerlo en casa es una aspiración poco recomendable.

    Además, el coordinador de la Fundación Cadah, Amaro Camús, advierte de la abundante desinformación en internet sobre el TDAH, lo que provoca que muchas familias retrasen o abandonen los tratamientos. No siempre hace falta la medicación, pero "su diagnóstico requiere mucho tiempo con el paciente y la atención de profesionales involucrados en su tratamiento", recuerda Camús.

  • conducta
    6Enseñar a controlar los esfínteres es agotador, pero también posible 

    Hay muchos niños que demuestran su incapacidad para controlar la orina, un problema que se conoce como enuresis, que se ha magnificado con el adelanto de la etapa escolar a los 3 años y que es especialmente molesto por las noches. "A esa edad, muchos niños todavía no han desarrollado el control de esfínteres. Pero es algo que se entrena con rutinas, se les lleva a orinar todos los días a las mismas horas para que vayan creando la conducta y la asociación. Primero hay que atajar el problema de día, y después centrarse en la noche", explica la psicóloga infantil Bárbara Zapico.

    Pero, según la Asociación Española de Pediatría, un 15% de los niños mayores de 5 años sigue teniendo este trastorno en el sueño. "Esos casos pueden suceder por un componente genético o por un problema emocional. Puede llegar a ser agotador para las familias, por eso es muy importante que tengan paciencia y no recurran al castigo". La estabilización de las emociones es el mejor camino a la solución del problema.

  • conducta
    7Ante cambios de humor son radicales, se impone una valoración clínica 

    La adolescencia es la etapa vital en la que se manifiesta con mayor frecuencia el trastorno bipolar, una grave enfermedad que se caracteriza por altibajos y cambios radicales en el estado de ánimo que se califican de episodios maníacos. Los pacientes pasan de un estado apagado y triste a una verborrea excesiva, a una sensación de grandiosidad que se manifiesta en gasto compulsivo de dinero, por ejemplo. La terapia pasa por la farmacología, y "no suele aparecer antes de los 15 años", asegura la psicóloga infantil Bárbara Zapico.

    Con el trastorno bipolar pasa algo parecido a lo que marca el TDAH, que se trata de un trastorno cuya identificación puede ser compleja. La variedad de los síntomas entre las diferentes personas y su duración, que, según apunta la Asociación Española de Psiquiatría, va de varias semanas a meses, hace que la labor de detección y su tratamiento sean tareas extrarodinariamente complejas.

Más información