Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Mi piso se diseñó durante la burbuja inmobiliaria: ¿cómo lo arreglo ahora?"

El pelotazo alumbró centenares de pisos con materiales y estructuras pensados para aportar un mayor margen económico: verdaderos horrores de los 90, que ahora arquitectos como Gonzalo del Val dan la vuelta. Como muestra, esta vivienda en Argüelles

reforma
Un rincón para pensar, un centro tecnológico, mucho espacio de almacenamiento y materiales de reciclaje marcan la personalidad especial de este piso de Argüelles. |

Entramos en un piso de 90 metros cuadrados en el barrio de Argüelles de Madrid, pero podría también ser el escenario de una película de Kubrick. La burbuja inmobiliaria de los años noventa trajo horrores arquitectónicos que, ahora, estudios como los de Gonzalo del Val, Daniel Fernández Pascual y Alon Schwabe intentan solucionar.

Como en este piso, en el que "todavía se puede leer la estructura heredada de las tipologías propias de la burbuja inmobiliria de los noventa", apunta Del Val, por ejemplo, "en las dos columnas presentes en el salón, a modo de pórtico: la memoria de un pasillo que fue". En la reforma que han llevado a cabo estos tres arquitectos, la vivienda se ha dividido en dos áreas: zona de día (salón-cocina) y zona de noche (habitaciones) y se ha separado "el salón de la cocina".

Un recibidor casi inexistente y una cocina sin puerta

reforma
El acceso a la vivienda es un poliedro revestido de caucho negro y naranja que da paso, a un lado, al baño, y a la cocina (sin puerta), al otro. |

Los propietarios son una familia con dos hijos que pedían incrementar el almacenamiento lo máximo posible y ganar una estancia extra para un pequeño estudio. Para ello los arquitectos eliminaron todas las circulaciones inservibles de la distribución previa.

"Desde un poliedro revestido de partículas de caucho negro y naranja se accede a la vivienda, dejando un acceso a cada lado para el baño y la cocina (sin puerta)". El baño, a su vez, aparece dividido entre aseo y ducha, con dos puertas diferentes para aumentar la simultaneidad de uso en la vivienda.

Corcho y residuos en las texturas de las paredes

La casa tiene una gran espina dorsal para el almacenamiento desde el que parten los diferentes accesos para las estancias. Este elemento se rodea de los muros de carga originales de la casa que funcionan como un umbral de paso hacia el estudio (al fondo).

reforma
Sobre la zona de almacenamiento y los umbrales de las puertas se ubica el sistema de climatización y el cerebro tecnológico de la casa. A la derecha, las dos columnas que separan la cocina del salón son testigos de la estructura de los 90: "La memoria de un pasillo que fue". |

La zona de almacenaje está revestida de un corcho con partículas. "Los alcornocales del sur de Europa empiezan a resentir el estrés hídrico asociado al cambio climático y uno se pregunta si en un futuro próximo las casas podrán ser también 'de sequía', y cuáles serán los materiales de construcción que nos ofrecerá el planeta cuando por fin nos decidamos a lidiar con los desechos", apunta Del Val. Así, se han elegido desechos pétreos, trozos de corcho y caucho reciclado para las texturas de las paredes.

reforma
El estudio es en realidad un rincón para pensar de forma semicircular que sirve también de umbral de paso a las habitaciones de los niños. |

Paneles móviles para dar independencia o ganar espacio, según se quiera

Si hay una zona de ciencia ficción en la casa es la pieza circular del estudio. "Sirve de umbral de paso hacia las habitaciones de los niños, son dos puertas curvas a cada lado que dan paso a las estancias y que gracias a un panel móvil pueden quedar independizadas la una de la otra", cuentan los arquitectos. Todo el revestimiento de color negro en las paredes es un tipo de caucho compuesto de partículas recicladas y sirve para crear transición entre las diferentes áreas de la casa.

La nodriza de la casa: el estudio

reforma
El ventanal redondo permite ver el salón y la terraza desde el studiolo, el rincón de pensar con las paredes recubiertas de caucho negro. |

En el Renacimiento italiano, el studiolo era una pequeña habitación de palacio donde el señor se retiraba para dedicarse a sus aficiones artísticas. Los arquitectos han  querido rescatar el concepto en la reforma de este piso de Argüelles, pero lo presentan con forma semicircular, paredes cubiertas de caucho de color negro y un gran ventanal redondo interior: "Gracias a su óculo, permite tener vistas de la terraza y el salón mientras se trabaja en su interior aislado del resto de estancias". Es el "rincón de pensar" de los adultos, la nave nodriza donde todo se ordena y manda.

El nuevo cuadro de luces es ahora el cerebro tecnológico de la vivienda

La casa del siglo XXI es un lugar pensante. Y por ello es necesario que buscar el hueco donde ubicar toda la parte tecnológica de la vivienda. En uno de los umbrales de la habitación principal se encuentra "el cerebro tecnológico de la casa". Lo han instalado encima de la zona de almacenaje y de los umbrales, donde también se encuentra todo el sistema de climatización de la casa. Esta zona se ha recubierto también con corcho con partículas de caucho blancas.

reforma
El espacio de almacenamientoa su vez una gran espina dorsal para la vivienda desde la que parten los diferentes accesos a las estancias. |

Más información