Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ictus que llevó al exjefe de marketing de Apple a crear un ‘trip advisor’ para discapacitados

La vida de Willy Ruiz cambió el día que sufrió un infarto cerebral. Al despertar del coma, el mundo que él había conocido era territorio hostil. Cinco años después ha creado la aplicación Mapcesible

Willy Ruiz, en la calle Valverde de Madrid.
Willy Ruiz, en la calle Valverde de Madrid.

El ictus de Willy Ruiz llegó en plena presentación de iPhone, IPad y IPod. "Me fui con las botas puestas", bromea. La vida del jefe de marketing de Apple en España durante 10 años cambió aquella mañana de 2013: “Todo iba muy deprisa, se paró, y todo empezó a ir muy despacio”. Estuvo en coma y cuando despertó el mundo que él había conocido era territorio hostil y tenía que acostumbrarse a un cerebro nuevo que no controlaba. “Me daba miedo hasta mi casa, la primera noche que dormí en ella tras el ictus me caí de la cama”.

Pero fue la calle la que le planteó el mayor reto. Tras comer un cocido con sus amigos en el restaurante La Daniela, en el centro de Madrid, en el recorrido de vuelta a casa le entraron ganas de ir al baño. En una vía llena de bares no fue capaz de encontrar ni uno adaptado para una silla de ruedas, y cuando por fin vio una rampa, el acceso al baño estaba precedido de tres escalones. “Ahí pensé: ¿pero por qué no hay una aplicación para que yo sepa dónde puedo ir al baño?”.

Así germinó su idea de crear la aplicación móvil Mapcesible, una especie de trip advisor de la movilidad reducida en la que los usuarios puntúan desde establecimientos hasta playas en función de si están adaptados. El ciudadano evalúa estos puntos respondiendo a un cuestionario diseñado por Ilunion, la fundación de la ONCE, y también puede subir fotos. El músculo técnico y financiero lo ha puesto la Fundación Telefónica. "Las primeras valoraciones las realizaron los propios voluntarios de la fundación y para completar el contenido, hemos incorporado información de decenas de bases de datos públicas, como las de dependencias municipales", apunta Luis Rojo, director de relaciones institucionales de la entidad. La plataforma cuenta ya con información de más de 20.000 puntos. "Ves la ciudad con otros ojos. El mismo día que presentábamos la app, un patinete estaba plantado delante de la puerta de la fundación", añade. Este tipo de herramientas cubren una necesidad que probablemente cualquier ciudadano necesite algún día sea o no discapacitado, porque también es útil para personas mayores y con carritos de bebé, por ejemplo.

En la ciudad todos, discapacitados o no, nos encontramos un montón de laberintos y lo cierto es que a todos nos gusta poder llegar con seguridad a nuestro destino y no estar desorientados

En 2003 España aprobó la Ley de Igualdad de Oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal de las personas con discapacidad que especificaba la obligación de que “los edificios entornos, instrumentos, equipos y tecnologías, y de los bienes y productos” fueran inclusivos y establecía “la supresión de barreras a las instalaciones y la adaptación de equipos e instrumentos”. En 2011 los principales organismos de discapacidad en España y la Federación de Municipios y provincias elaboraron el mayor informe hasta la fecha sobre movilidad y localidades españolas en el que se analizaban 70 enclaves. Este estudio arrojó por ejemplo que el 90% de los municipios tiene escaleras urbanas que incumplen la normativa, que el 67,6% de los semáforos no cuentan con un avisador y que en el 70% hay alcorques sin cubrir o los bolardos mal diseñados.

"Cada vez más herramientas tecnológicas que ayudan a la movilidad, pero una app no convierte a un entorno en accesible si las barreras físicas siguen estando ahí", defiende Jesús Hernández, director de Accesibilidad Universal e Innovación de Fundación ONCE, quien añade que están trabajando para actualizar los datos de ese estudio. "Estamos viendo una evolución en las ciudades, pero muy lenta", puntualiza. La ONCE y Vodafone desarrollaron juntas Tur4all, otra app que valora específicamente establecimientos turísticos. La empresa catalana Mass Factory lanzó en 2016 otra herramienta que guía a los discapacitados por el transporte público y Google maps ha incorporado una opción para mostrar la accesibilidad de los lugares. "Toda ayuda es buena, pero un edificio sin ascensor sigue siendo una cárcel para un discapacitado. El problema nace desde las propias universidades, donde los licenciados en arquitectura, por ejemplo, siguen saliendo sin tener en cuenta los diseños adaptados", recalca Hernández.

Una ayuda en el móvil

Estas son algunas de las decenas de apps disponibles para conocer la accesibilidad de los espacios públicos.

Patrimonio para todos. El Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España y la Plataforma Representativa Estatal de Personas con discapacidad física, (Predif) crearon una aplicación móvil con información sobre las condiciones de accesibilidad de las urbes españolas con esta denominación, entre las que se incluyen Segovia, Toledo y Cáceres entre otras.

Accesibility Plus. Consultar plazas de aparcamiento reservado, cajeros, gasolineras o ambulatorios y solicitar taxis adaptados con algunas de las funciones que ofrece esta herramienta.

DisCar. Esta app permite encontrar las plazas de aparcamiento reservadas a discapacitados y opinar sobre dónde sería útil que habilitarán más.

App&Town Compagnon. A través de indicaciones visuales, auditivas o táctiles, guía a los usuarios en el transporte público y les facilita información sobre horarios o incidencias, entre otras cuestiones.

Tur4all. Recoge las condiciones de accesibilidad de más de 2400 establecimientos turísticos de todo el territorio español para que las personas con necesidades de accesibilidad puedan viajar en igualdad de condiciones.

La supresión de barreras y espacios adaptados no es solo una cuestión de discapacidad. David López es coordinador de proyectos de Afanías, una organización de apoyo a discapacitados mentales. “En la ciudad todos, discapacitados o no, nos encontramos un montón de laberintos y lo cierto es que a todos nos gusta poder llegar con seguridad a nuestro destino y no estar desorientados”, apunta.

Su entidad y la investigadora Berta Brusilovsky han desarrollado el proyecto Espacio Fácil, en el que discapacitados y arquitectos han colaborado para prestar un servicio de evaluación para adaptar los espacios. “Hay una serie de elementos básicos: entrada fácilmente reconocible, que haya un centro focal que nos ayude a orientarnos dentro del edifico, recorridos accesibles, directorio en la entrada con lo que nos vamos a encontrar, encrucijadas resueltas con información para no perderse y que luego uno sea capaz de salir…”, señala.

Willy Ruiz habla de lo que muchos dan por sentado: "Necesito saber qué es lo que me puedo esperar cuando salgo a la calle y que no haya sorpresas".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información